miércoles, 23 enero 2019
21:07
, última actualización
Toros

Puerta grande para Perera con cinco orejas en Nimes

El diestro pacense saldó hoy su encerrona con seis toros en solitario con un triunfo que le permitió salir a hombros por la Puerta de los Cónsules.

el 20 sep 2014 / 22:13 h.

TAGS:

Miguel Ángel Perera sale a hombros porla Puerta de los Cónsules. / EFE Miguel Ángel Perera sale a hombros porla Puerta de los Cónsules. / EFE GANADO: Toros de Jandilla, el sexto con el hierro de Vegahermosa, aceptablemente presentados, bajos de raza y justos también de fuerzas. El mejor, el quinto. DIESTROS: El balance artístico de Miguel Ángel Perera, que actuó como único espada, fue el siguiente: estocada y descabello (ovación); casi entera (oreja); estocada (oreja); pinchazo y estocada (oreja); pinchazo y estocada (dos orejas); y estocada (silencio). INCIDENCIAS: El anfiteatro romano de Nimes registró dos tercios de entrada. Hasta la salida del quinto toro, el mejor de un encierro que careció de raza y, a veces, de fuerzas, la encerrona de Perera le había permitido confirmar su poderío, técnica, ganas y temple, a lo largo de cuatro faenas acordes con las condiciones de sus oponentes. Siempre bien, pero aburrido también. Afortunadamente, el quinto le permitió a Perera enseñar su verdadera dimensión, a lo largo de una faena importante sobre ambas manos. El pinchazo previo a una estocada entera no impidió el corte de las dos orejas. El primero fue noble y flojo, y el mérito de Perera fue de ayudarle siempre sin brusquedad. Faena técnicamente perfecta pero de nula emoción. Mató de entera y descabello y escuchó una ovación. perera-02 El segundo tuvo más movilidad pero salía de los muletazos con la cara suelta. Se entregó y aguantó mucho Perera, templó a la perfección y mató de una casi entera y corto su primera oreja. El tercero fue un toro complicado, con genio, pero Perera lo sometió a base de técnica y aguante. Mató de estocada y cortó otra oreja. El cuarto fue noble pero no duró. Perera lo templó mucho, nunca le exigió más de lo que podía dar, y acabó metido entre pitones. El pinchazo que precedió a una entera no impidió el corte de oreja. El último, de Vegahermosa, no tuvo ni clase ni transmisión, y por primera vez de la tarde Perera se quedó sin solución.

  • 1