Local

Pues sí que se hablaba de la sucesión

Todos lo negaron. Cuando los andaluces vuelvan mañana de sus vacaciones de Semana Santa se encontrarán con hechos casi consumados. Se darán cuenta de que, después de 19 años, Chaves ya no es presidente de la Junta, a pesar de que ni un solo dirigente socialista había dado margen en público a la posibilidad de que la sucesión se estuviese gestando...

el 16 sep 2009 / 01:13 h.

Todos lo negaron. Cuando los andaluces vuelvan mañana de sus vacaciones de Semana Santa se encontrarán con hechos casi consumados. Se darán cuenta de que, después de 19 años, Chaves ya no es presidente de la Junta, a pesar de que ni un solo dirigente socialista había dado margen en público a la posibilidad de que la sucesión se estuviese gestando. Otra cosa es que opinasen en privado sobre la oportunidad de dar el paso o no, pero el argumento siempre fue el mismo: la sucesión no estaba en la agenda. Pese a ello, el presidente ha terminado por confirmar que ésta es una estrategia estudiada: "Sabía que esta hipótesis se podría presentar", ha subrayado. Reinó la discreción. Tanto que Chaves no quedó hasta el Viernes de Dolores con el portavoz del Gobierno para confirmarle su decisión. Se produjo una situación casi cómica: en el restaurante donde le citó estaba Javier Arenas.

Habrá renovación. Entre los pocos que sabían de la operación figura el nombre de José Antonio Griñán, a quien Chaves dará el relevo. No es probable que vaya a cambiar la agenda de la Junta, pero son muchos los que opinan que sí que hará un profundo cambio de Gobierno. Griñán, con personalidad y bagaje propio, querrá imprimir su sello en el gabinete. Para nada es descartable que rehaga el organigrama del Gobierno, que saque a unos consejeros y fiche a otros. Quiere cambiar cosas en un Ejecutivo en el que, después de 13 años, la mano que mece todas las cunas no será Gaspar Zarrías. Cuentan que éste ya anda sugiriendo nombres de Jaén para las quinielas del Gobierno.

Sucesor a los 62. Hay otra razón que empuja a Griñán a actuar desde el principio con decisión: visualizar que no está de paso en el mayor puesto de responsabilidad autonómica, al que aterriza pasados los sesenta. Él aún no se ha pronunciado en público, pero se empeñará en convencer al PSOE-A y a la oposición de que se ha enfundado el traje de presidente y también el de sucesor (o sea, que quiere ser candidato en 2012). Sólo así podrá consolidarse.

icarretero@correoandalucia.es

  • 1