Deportes

Puesta en escena en el Bernabéu sin el mejor

Rubén Castro se ha perdido solo ocho partidos en tres temporadas con el Betis, que ganó tres y perdió cuatro de ellos. Su lesión es una incógnita y su reaparición sigue sin fecha.

el 17 ago 2013 / 00:33 h.

rubenMientras la afición del Betis se vuelca en las taquillas para sacar el abono y barre en pocas horas con las 700 entradas que el Real Madrid ha cedido para asistir al encuentro del domingo en el Bernabéu, en la que será la gran puesta de largo del nuevo proyecto de Pepe Mel en esta Liga,  el cuerpo técnico, y por ende la propia entidad, viven con desazón la problemática lesión de Rubén Castro, el que sigue siendo el jugador más importante de la plantilla. Porque el canario, a día de hoy, es el gol del Betis, como lo ha sido en las dos últimas temporadas, donde ha sido clave para que el resultado final fuera tan satisfactorio. Luego, otros jugadores complementaron en esa faceta decisiva del fútbol, pero el artífice principal fue el delantero de Las Palmas. “No poder contar con Rubén Castro es de locos”, se lamentaba Mel en los micrófonos de la SER. “No sabemos lo que le ocurre y estamos expectantes”, dijo el madrileño, quien dejó claro que  es mucho más importante que jugadores que se han marchado como es el caso de Beñat. “Ante el Everton jugamos bien, pero nos faltó el gol”, es decir, faltó Rubén. Ya se sabe que un jugador como el canario puede con sus goles transformar un buen campeonato en notable o sobresaliente, y así ha sido en las tres últimas gracias a los 27, 16 y 18 goles que anotó en la Liga. Luego, junto a él se necesitan otros goleadores en el camino de los objetivos, como así hicieron Jorge Molina y Dorlan Pabón. El colombiano está a punto de llegar al Valencia y está por ver que Braian Rodríguez pueda aportar esa buena cifra de goles. Vlada Stosic, director deportivo, está convencido de ello y Mel lo ve con posibilidades, pero de momento como un complemento a Rubén. El canario se ha perdido sólo ocho partidos de Liga desde que llegó al Betis en el verano de 2010. Entonces no se sospechaba sobre el peso que iba a adquirir.  No estuvo ausente en ni uno solo de los 42 partidos del campeonato en Segunda división. En todos fue titular y sus 27 goles dispararon al equipo. Solo fue sustituido en cinco encuentros. En la primera temporada del regreso a Primera, curiosamente, también empezó Rubén Castro con problemas de lesiones. Jugó los dos primeros partidos, pero a continuación se perdió cuatro. Los dos primeros sin él los solventó con victoria, en San Mamés (2-3), con goles de Beñat, Salva Sevilla y Nacho, y en casa ante el Zaragoza (4-3), con doblete de Roque Santa Cruz, Beñat y de nuevo Salva Sevilla. Pero a continuación perdió en Getafe (1-0) y con el Levante en casa (0-1). La temporada pasada volvió a perderse de nuevo cuatro partidos, la misma cifra e igualmente fue, primero, al comienzo de la competición, porque no estuvo en la segunda jornada.  Por fortuna para el Betis no fueron más, porque el equipo perdió sin él en casa ante el Rayo (1-2). Empató de nuevo en el Villamarín ante el Valladolid (0-0) en la jornada 23 y en las dos siguientes perdió a domicilio ante el Espanyol (1-0) y finalmente, en el cuarto partido sin el canario, pudo ganar al Málaga (3-0) con goles de Molina, Pabón y Mario. Rubén seguía ayer trabajando  en el campo 2 junto al readaptador físico Fran Molano tratando de hacer desaparecer esas extrañas molestias en los isquiotibiales de origen desconocido. No estará en el Bernabéu y aún no tiene fecha de regreso. Y no es un jugador cualquiera. Es el mejor.

  • 1