Local

Puestos a elegir...

"El alcalde de Sevilla, Baltasar Garzón..." ¿Le gusta el inicio? O bien: "La alcaldesa Paz Vega visitó ayer..." Peleas de partidos, campañas en marcha, adioses inconclusos... Y usted ¿a quién pondría?

el 23 may 2010 / 18:42 h.

TAGS:

¿Garzón alcalde?

Baltasar Garzón, próximo alcalde de Sevilla. Si se pudiera elevar a categoría estadística, que no se puede, un simple sondeo de calle con el que El Correo ha querido saber qué perfil de primer mandatario reclaman los sevillanos, el magistrado ocuparía el sillón de Plaza Nueva en 2011. Con un alcalde que no se termina de ir, un candidato oculto por lo que pueda pasarle (lo que en latín se traduce in pectore), y otro decidido a dejarlo todo si no gana la batalla, el sevillano parece tentado a hacerle la trompetilla a todos ellos. Pero eso no significa que haya dejado de creer en la política, al revés: todos coinciden en que quieren ver honradez y valores. Bueno, y un poco de humor también, que la cosa está muy mala. Y si encima hay belleza...

"El alcalde de Sevilla debe tener respeto a la democracia y a la justicia." No es un político el que habla, ni siquiera un personaje público. La sentencia la dicta un personaje anónimo, el que de manera anónima reparte la suerte cada mañana en una esquina de la calle El Greco. Aburrido de políticos inmersos en la farándula, el cuponero pregunta si el utópico alcalde puede proceder de un ámbito distinto: "Fíjese en Arnold Schwarzenegger", exclama. Terminator: la salvación de California. El vecino de San Pablo que en el mismo lugar vende a dos euros el kilo de caracoles confiesa su hartura: "Estoy cansado de alcaldes sin valor." Ambos debaten entre ellos; intentan dar nombre y poner cara a las cualidades reclamadas. El que vende caracoles abre muchos los ojos: "El juez Baltasar Garzón." El otro aplaude la propuesta. El eslogan de la campaña, sin quererlo, lo han diseñado ellos mismos: "Más valor que Terminator."

Con dos papeletas ya en las urnas, las elecciones continúan. La dependienta de la tienda de regalos no contesta de inmediato, también piensa. Se debate entre alguien con humor, "la crisis de hoy es el chiste de mañana", y alguien con madera de líder, "como los deportistas de elite." Con chispa y carcajadas contesta: "Una mezcla entre Chiquito de la Calzada y Rafa Nadal." A continuación, se avergüenza de su propia respuesta; estará imaginando el producto de la mezcla en un pleno municipal: el encorvado Chiquito en calzones y tirantes haciendo propuestas y ademanes con el brazo zurdo de Hércules; o el joven y en este caso encorvado Nadal haciendo propuestas al tiempo que da saltitos y emite un "jarl". El lema de este bipartito: ¡Al "ataquer", campeón!.

La polémica se alza entre los que esperan a que la chica les cobre el ventilador, el palo del cepillo y la espumadera de plástico. No porque quieran pagar de una vez sus productos; también quieren ejercer su derecho al voto. "Quiero un alcalde que sepa exportar los productos de origen, como bien hacen los actores", declara la señora que ha dejado la casa por barrer: "Juan Diego, serio y comprometido con su tierra", vota. "María Galiana", dice otro adelantando la marca del partido: "En mi casa manda la voz de la experiencia." La cajera, no contenta con lo elegido anteriormente, vuelve a nominar: "Paz Vega, también comprometida y muy guapa." Ahora el comentario tampoco ha sido acertado. El que va a llevarse la espumadera le replica: "Elijamos entonces a Garzón por su compromiso, pero con las piernas y el trasero de Beyoncé." La que cobra ¬-sonrojada-, los que esperan a que les cobren y dos jóvenes que siguen la conversación mientras comparan precios asienten; los primeros por Garzón, los dos chicos por la cantante: "Si ésa fuera la alcaldesa, hasta los de la oposición estarían encantados."

En la cervecería El Cateto, unos cuantos de avanzada edad hablan de fútbol. ¿Del Nido o Lopera, alcaldes? "Ni soñarlo", reclama uno mientras sorbe un caracol: "Los mejores de Sevilla; no los presidentes, sino los caracoles." Otro contesta: "Al único mangante que yo querría como mandatario sería a El Lute, un Robin Hood para la crisis." Otro eslogan de campaña para un gobierno. El debate está servido, el acuerdo se disipa ante la elección del alcalde, reflejo de actualidad y preludio de lo que ocurrirá sin utopías en un año. Obama: "Qué va"; Fernández de la Vega: "No"; Felipe González: "Tampoco"; El juez Garzón: "Ése sí"; "No, no"; "A mí me gusta"; "Puestos a elegir..."


  • 1