Local

Puigcercós abandonará ERC en 2011 por el fracaso en Cataluña

Los republicanos perdieron la mitad de sus diputados el 28-N.

el 18 dic 2010 / 16:59 h.

TAGS:

El presidente de ERC, Joan Puigcercós, en el Consejo Nacional.

Las elecciones catalanas del pasado 28 de noviembre se ha cobrado una nueva víctima política: Joan Puigcercós. El líder de ERC anunció ayer que, después del importante retroceso electoral sufrido el 28-N, no presentará su candidatura a la presidencia de Esquerra en el congreso previsto para octubre de 2011.


Puigcercós expuso su intención de tirar la toalla y no volver a liderar ERC tras el próximo congreso, en el transcurso de la reunión del Consejo Nacional que se celebró ayer en Barcelona, aunque sí que continuará presidiendo el partido y el grupo en el Parlamento regional hasta que sea relevado por otros dirigentes.


El todavía presidente de ERC fue, sin embargo, ratificado en el cargo por el Consejo, al votar a favor de su permanencia el 80% de los consejeros (151), frente a un 12% que lo hizo en contra (23) y un 7% en blanco (14).


También fue aprobado el documento que contiene la hoja de ruta de ERC para los próximos seis meses, que además de contener un análisis sobre las causas por las que este partido ha perdido la mitad de su electorado y de sus diputados (de 21 en 2006 ha pasado a 10 en 2010), incluye propuestas para tratar de remontar la tendencia a la baja de cara a las elecciones municipales de mayo del 2011.


Aunque se aplaza el debate sobre la futura estrategia de ERC hasta el congreso de otoño y se aboga por cerrar filas para no proyectar una imagen de partido dividido, el anuncio hecho por Puigcercós abre el debate sucesorio dentro de la organización, por lo que la histórica pugna entre los diversos sectores puede volver a manifestarse.


Partido en dos

La renuncia de Puigcercós, no obstante, argumentada por él mismo como fruto de "una reflexión personal", se produce en un momento en el que el sector que lidera es absolutamente mayoritario, y en que el otro sector oficialista, el carodista, está diseminado y con sus dos principales líderes, Josep Lluís Carod-Rovira y Ernest Benach, apartados de la dirección.


Puigcercós justificó su decisión de no optar a la reelección para facilitar que se abra "una nueva etapa", y explicó que si no se convoca antes el congreso es para garantizar "la estabilidad del partido" y porque "no se puede abandonar la dirección en los momentos más difíciles". Sobre el debate sucesorio, señaló que trabajará "para que ERC tenga una candidatura unitaria que represente a todos, a los diversos acentos, ya que la diversidad es perfectamente compatible con la cohesión". "Quiero hacer un relevo tranquilo", apuntó, por lo que "estaré atento a los movimientos de todos aquellos que quieran plantear antes de tiempo el congreso, porque ahora no toca".


También el secretario general de ERC, Joan Ridao, hizo un llamamiento a la unidad del partido, y, pese a reconocer que la dirección ha cometido "errores", advirtió de que la recuperación de los republicanos pasa por acabar con las batallas internas que han caracterizado a la formación. En un discurso de casi una hora, Ridao subrayó que ERC no gestiona bien el debate interno, y avisó que si el partido quiere remontar la debacle electoral de las autonómicas no tiene "más margen para la confrontación".


El Consejo Nacional aprobó una remodelación de la ejecutiva para adaptarla a los cambios derivados del próximo pase a la oposición, aunque se mantiene el equilibrio interno entre sectores. El ex presidente del Parlamento Ernest Benach abandona la ejecutiva, mientras que Carod-Rovira lo hará cuando deje de ser vicepresidente en funciones del Gobierno catalán, y Carles Bonet, cuando deje de ser senador.

  • 1