Local

¿Qué busca el PNV?

¿Compromiso o estrategia? Es la pregunta que se hizo ayer Patxi López sobre las buenas intenciones que últimamente derrocha el PNV. La actitud de la formación jeltzale en los últimos días dista de la que demostró después de ser desbancada de Ajuria Enea el pasado 1 de marzo.

el 16 sep 2009 / 05:27 h.

TAGS:

¿Compromiso o estrategia? Es la pregunta que se hizo ayer Patxi López sobre las buenas intenciones que últimamente derrocha el PNV. La actitud de la formación jeltzale en los últimos días dista de la que demostró después de ser desbancada de Ajuria Enea el pasado 1 de marzo.

En su última pataleta, el ex lehendakari nacionalista Juan José Ibarretxe cargó contra el PP y el PSE por su alianza postelectoral, que calificó como "el cambio hacia atrás". Para el PNV, la estrategia de los "españolistas" se basaba en la utilización "perversa" de los instrumentos legales. Ibarretxe calificó al nuevo Gobierno de débil, frentista e inestable.

Tras el 1-M se fue Ibarretxe y llegó Urkullu. El mismo que se dice nacionalista "moderado" y se considera más en la línea de Josu Jon Imaz que en la de Juan José Ibarretxe, es el que ahora está ahora al frente del PNV. Un PNV que, tras la muerte de Eduardo Puelles a manos de ETA, dijo cosas como que "es mejor que las viudas no hablen" o "discursos como el de Patxi López elevan la temperatura de la gente".

El propio Íñigo Urkullu, horas después del fallecimiento de Puelles, escribió en su blog: "No creo en los discursos intencionados de quienes quieren hacer creer que este Pueblo nunca se ha manifestado hasta este sábado pasado en contra de ETA". Se refería al hecho -efectivamente inédito- de que el lehendakari convocara una manifestación ciudadana tras conocer el atentado mortal.

Aunque parezca mentira, este Urkullu es el mismo que el pasado lunes ofreció a todos los partidos vascos -en especial al PSE- "un acuerdo de estabilidad presupuestaria e institucional con el objetivo prioritario de afrontar la actual situación de crisis económica". Demasiado altruista para ser verdad, piensan ahora López y Basagoiti.

El lehendakari no confía en Urkullu y sospecha que el PNV puede estar entendiendo que necesita recolocarse porque "no le sirve el anuncio del apocalipsis" para Euskadi. Con esto, opina López, el PNV pretende "dar la imagen de que también se quiere responsabilizar del país".

Al hilo de lo que opina el lehendakari hay que recordar que el PNV sigue siendo el partido más votado en Euskadi y que en las próximas autonómicas seguirá optando a volver a Ajuria Enea. El discurso del cambio está calando, poco a poco, en el País Vasco y la estrategia de la unidad, el consenso y la contundencia frente a ETA está convenciendo, por lo pronto, a los familiares de las víctimas. Así las cosas, es explicable que el PNV intente un cambio de estrategia.

Patxi López lo explica así: "El PNV pensaba que este Gobierno no iba a durar, no iba a ser capaz de mandar, de liderar, de ejercer o de gestionar". "Y está viendo que lo está haciendo y con todas las consecuencias".

Por otro lado está el debate sobre si un acercamiento del PSE al PNV implica un alejamiento del PP. En este sentido, el presidente popular, Mariano Rajoy, se lanzó ayer a defender lo suyo y dijo que resultaría "dramático" que por un pacto de estabilidad presupuestaria entre el Gobierno vasco y el PNV "todo lo que es importante y esencial", en referencia a la preservación de la libertad y al cambio político en Euskadi, "quedase en nada".

Es decir, que el cambio y la vuelta atrás -al nacionalismo- son excluyentes.Pero ayer el lehendakari se olió los miedos del PP y tranquilizó a Rajoy al dejar claro que la era del cambio no corre peligro: "Lo que se ha abierto en Euskadi es un nuevo tiempo que pretende dejar atrás ciertas políticas de las que el PNV ha sido responsable", por lo que "ese nuevo tiempo tiene una relación preferente entre el PSE y el PP", que son "los que están avalándolo mientras otros juegan a la contra". No hay lugar a dudas.

  • 1