Local

¡Qué dificultoso es mandar en Sevilla!

Me resulta siempre molesto discrepar de lo que opinan los amigos. Y mucho más me desagrada dar la razón a los individuos desafectos. Dos han hablado sobre cosas de Sevilla y el primero, además, sobre el Alcalde. Con todo respeto, no puedo aceptar que Sevilla esté peor, más sucia, con peor tráfico y con menos estabilidad política ahora que con sus predecesores...

el 15 sep 2009 / 11:13 h.

Me resulta siempre molesto discrepar de lo que opinan los amigos. Y mucho más me desagrada dar la razón a los individuos desafectos. Dos han hablado sobre cosas de Sevilla y el primero, además, sobre el Alcalde. Con todo respeto, no puedo aceptar que Sevilla esté peor, más sucia, con peor tráfico y con menos estabilidad política ahora que con sus predecesores. En todo eso estamos mejor.

O se nos han olvidado las continuas broncas entre Soledad y Rojas Marcos. O el caos del tráfico por la avenida de la Constitución o la Plaza Nueva. O el estado lamentable de la Alameda de Hércules en tiempos de aquellos, por poner ejemplos.

Urge que mi amigo visite los túneles del metro que está en el haber de Monteseirín. Hemos visto cosas que no gustan pero las han protagonizado otros, no él. Sevilla no es ya esa ciudad varada en un bucle del tiempo como, por otra parte, sueñan otros. En los cuarenta años que llevo aquí nunca ha estado la ciudad más habitable. Y más se engrandece esta idea cuando se visitan otras importantes capitales con frecuencia.

Torrijos no es quien ha puesto a Monteseirín sino los votos de los sevillanos que están detrás de ambos partidos. Y juguetear con la legitimidad de los gobiernos de coalición es imprudente. Y esta funciona lealmente. Un tipo cuyo nombre no recuerdo ha dicho en su columna de otro diario que lo del Titanic en Sevilla es un despropósito. Hasta la gente como esa alguna vez acierta. Me pesa tener que reconocerlo. Y otros conspirando a destajo.

Abogado

crosadoc@gmail.com

  • 1