martes, 11 diciembre 2018
22:40
, última actualización
Economía

¿Qué hacer con un décimo?

400.000 euros que se quedan en 320.500 tras el tajo de Hacienda. Desde pagar la hipoteca hasta un depósito a plazo fijo, claves para invertir... si sobra.

el 22 dic 2014 / 08:00 h.

TAGS:

sevilla{Para tapar agujeros es quizás la expresión más manoseada cuando un agraciado por el Gordo de Navidad se enfrenta nervioso a la alcachofa y la cámara de televisión. Para quienes los tengan tapados y ya tengan su casa y su coche, los 400.000 euros por décimo que entraña el primer premio de la Lotería se abre, en cambio, un amplio abanico para invertir y obtener una rentabilidad más o menos segura, dependiendo del también más o menos aguerrido perfil. Detalle de las tablas con las bolas de la Lotería de Navidad insertadas en los alambres. / JUANJO MARTÍN (Efe) Detalle de las tablas con las bolas de la Lotería de Navidad insertadas en los alambres. / JUANJO MARTÍN (Efe) LA RETENCIÓN Hacienda quita una quinta parte Por lo pronto, hay que tener en cuenta que no serán 400.000 euros, sino menos, puesto que ya los premios de la Lotería están sometidos a la tijera de Hacienda. En efecto, todos los importes «superiores a 2.500» euros obtenidos en juegos de azar llevan aparejados ese pellizco fiscal –si toca la pedrea, con 100 euros por décimo, no alcanza la guadaña– . Es decir, 79.500 euros van para las arcas del Estado, así que nos quedan 320.500 sobre los que tomar decisiones –los primeros 2.500 no están sujetos a tasa–. EL AHORRO Depósitos a plazo fijo y cuota segura Lo más seguro, un depósito a plazo fijo en cualquier entidad, que garantiza una remuneración mensual. Se pueden contratar on line, y la mayoría de las entidades financieras ofrecen en las web calculadoras para hacer la simulación con sus distintos productos de ahorro. Por ejemplo, Bankinter posee un depósito a 1 año al 0,85 por ciento de interés que reportaría 2.762,50 euros en los doce meses (más o menos, dos nóminas normalitas). Si optamos por plazos más cortos, a 6 meses tenemos un 0,40 por ciento de interés, que nos daría 648,22 euros, y a sólo 3 meses ese dinero es mucho más exiguo, con 240,41 euros. Y, cuidado, estamos hablando de intereses, y por tanto son gravados por Hacienda. Si en vez de ingresarse de inmediato se espera a enero, el tipo de gravamen será menor, al entrar en vigor la reforma del IRPF, y, además, hay posibilidad de acogerse a los nuevos productos del Plan Ahorro 5 arbitrados por el Gobierno (fondos a cinco años). LO FIJO Deuda del Estado pero poco dinero Entre los clásicos a la hora de invertir está la deuda pública: letras del Tesoro, bonos del Estado y obligaciones del Estado. Eso sí, hay que tener en cuenta que la rentabilidad está en mínimos tras quedar ya en el olvido la crisis de la prima de riesgo. Por ejemplo, el bono español a diez años tiene ahora una rentabilidad del 1,697 por ciento, y a un año, del 0,344. Son ganancias seguras, sí, pero escasas por si decidimos invertir directamente o en un fondo de inversión basado exclusivamente en los valores de renta fija. Pero hay fondos no sólo de deuda pública española, sino también internacional y de las empresas (emisión de deuda pero por parte de compañías privadas). LA PENSION Mirar al futuro, y más antes de 2015 Clásico donde los haya, los planes de pensiones. Este año hay que tener en cuenta no sólo el interés que reporta en función del fondo contratado (fijo, variable o renta mixta), sino que también hay que jugar con la desgravación en el IRPF, puesto que en 2014 la máxima es de 10.000 euros y a partir del año que viene –tras la entrada en vigor de la reforma fiscal– serán 8.000. La patronal de sociedades de previsión social Inverco cifra la rentabilidad media actual –medida a mes de noviembre– para los planes individuales en el 6,7 por ciento. Ojo. A tener muy presente: la inversión realizada solo cabe rescatarla en determinadas circunstancias: muerte, invalidez y jubilación, o en situaciones de un desempleo prolongado. LA HIPOTECA Una amortización parcial o total Para los hipotecados, la primera consecuencia del Gordo es quitarse de encima el préstamo sobre la vivienda habitual y, con ello, librarse también del banco. Pero hay que tener en cuenta que una amortización total te elimina las deducciones al declarar el IRPF para las adquiridas con anterioridad al 1 de enero de 2013 —la medida se eliminó para las compradas a partir de 2014—, hasta un límite o máximo de 9.040 euros, aplicándose una deducción fiscal del 15 por ciento sobre las aportaciones ejecutadas. El cálculo es tedioso, pero una recomendación sería sumar los intereses que quedan por pagar y las deducciones a las que se tienen derecho. Si los primeros superan a las segundas, adelante –cuidado también con la comisión por cancelación parcial o total que cobran no pocas entidades, ya que puede alterar sustancialmente las cifras–. LA BOLSA Para los más aguerridos Por supuesto, si nos gusta el riesgo, para eso está la bolsa directamente o los fondos de inversión de renta variable. La subida del selectivo de la bolsa española, el Íbex 35, es del 4,51 por ciento en lo que llevamos de año, pero dentro del índice hay rentabilidades de dos dígitos, y en el Mercado Continuo existen incluso superiores al 50 por ciento.

  • 1