Local

"Que haga lo que quiera, pero que primero diga dónde está mi hija"

Antonio del Castillo fue duro y directo al opinar sobre el intento de suicidio de Miguel, el supuesto asesino de su hija Marta: "Si se quiere suicidar yo no lo voy a retener, pero primero me gustaría que sufriera un poco, algo parecido a lo que sufrimos nosotros". No ocultó cierto tono sarcástico al pedir que primero revelara el paradero del cuerpo "y luego, en su vida privada, que haga lo que quiera"

el 16 sep 2009 / 00:33 h.

TAGS:

Antonio del Castillo, el padre de la joven Marta, fue preguntado ayer por Efe Televisión acerca del intento de suicidio en la cárcel de Morón del supuesto asesino de su hija, Miguel Carcaño, de 19 años. Su respuesta fue muy dura y directa: "Si se quiere suicidar yo no lo voy a retener, ni intentaría retenerlo, pero primero me gustaría que sufriera un poco, algo parecido a lo que estamos sufriendo nosotros, aunque igual no va a ser", dijo. No ocultó un cierto tono sarcástico al responder a la pregunta, y seguidamente pidió al joven que, antes de hacerlo, revelara "el paradero del cuerpo" de Marta: "Primero que diga dónde está mi hija, que encontremos nosotros el cuerpo, y luego en su vida privada que haga lo que quiera", dijo.

Antonio del Castillo sigue creyendo que Miguel Carcaño está ocultando la responsabilidad de alguien en el asesinato de Marta. Nunca ha creído ninguna de sus versiones sobre el crimen, ni la primera, tras la que ingresaron en prisión su hermano mayor y sus amigos Samuel y El Cuco, ni la segunda en la que excluyó expresamente a Samuel y a su hermano. Ayer volvió a recordarlo cuando le preguntaron por el intento de suicidio: "O es una maniobra suya, que no me extraña, o tiene tanto miedo a que se le escape el nombre del que está encubriendo que ha intentado quitarse la vida", aseguró.

El padre de la joven ha cuestionado el trabajo de las autoridades, de las que ayer dijo que "no están quedando muy bien" por no ser "capaces de hacerle confesar", y ha subrayado que "no es normal que todavía no haya aparecido el cuerpo en el vertedero" de Alcalá de Guadaíra.

El rastreo del cuerpo en el río, donde Miguel dijo al principio que la lanzaron, fue infructuoso. Al poco, cambió de versión y dijo haberla arrojado a la basura cerca de su casa, por lo que la Policía rastrea ahora el vertedero que almacena los residuos de Sevilla, también sin éxito. El padre de Marta ha desconfiado desde el principio de la segunda versión del crimen que Miguel le contó al juez y no cree que tirara el cuerpo a un contenedor, aunque también duda de que estuviera en el Guadalquivir, por lo que insiste en que obliguen a los implicados a decir la verdad sobre su paradero para "dar sepultura al cuerpo de Marta y poder descansar".

Del Castillo ha reiterado varias veces que cree que los detenidos tuvieron tiempo de sobra para ponerse de acuerdo y organizar una trama que impida encontrar nunca el cuerpo. Cree que lo hacen para ocultar que lo que ocurrió fue incluso peor que lo que unos y otros han confesado. Por ello, y para asegurarse un castigo duro en los delitos más graves, la familia inició una campaña para exigir al Gobierno cambios en el Código Penal que aseguren penas más largas, su cumplimiento íntegro e incluso la recuperación de la cadena perpetua, en un intento similar al del padre de la niña Mariluz, asesinada por un pederasta en Huelva. El Gobierno le ha manifestado que la cadena perpetua no tiene asidero legal en la Constitución, aunque el PP sigue insistiendo en abrir el debate.

Por su parte, los policías que revisan la basura que llegó al vertedero de Montemarta Cónica desde el contenedor donde Miguel dijo haber arrojado el cuerpo de Marta cerraron ayer una nueva jornada, la octava ya, sin encontrar ninguna pista sobre la joven. Los agentes de la Policía Judicial, la Científica y el grupo de Menores tardaron tres días en alcanzar la basura del 24 de enero, día en que Marta desapareció y fue asesinada, y llevan otros cinco indagando en ella sin haber encontrado rastro alguno. Los policías abren cada bolsa y revisan a mano, pieza a pieza, los pequeños montones en los que se han ido dividiendo los residuos de ese día, previamente extraídos de entre las toneladas de basura acumuladas en el vertedero ubicado en Alcalá de Guadaíra por la empresa Tegner, contratada por el Gobierno.

  • 1