jueves, 25 abril 2019
15:42
, última actualización

“Que haya urnas y que cada militante elija sin coacción ni intimidación”

Ha sido la sorpresa de estas primarias socialistas. El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, comenzó a pensárselo casi a la vez que el presidente José Antonio Griñán anunciaba en el Parlamento que no iba a repetir como candidato.

el 12 jul 2013 / 23:00 h.

Sevilla 11 07 2013: Luis PlanasFOTO:J.M.PAISANOHa sido la sorpresa de estas primarias socialistas. El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, comenzó a pensárselo casi a la vez que el presidente José Antonio Griñán anunciaba en el Parlamento que no iba a repetir como candidato. “La vida es un guión no escrito que hace falta saltarse a veces”, cuenta. Este hombre extremadamente correcto y de hechuras diplomáticas, que lleva dos décadas entre Bruselas y Rabat y que formó parte del primer Gobierno de Manuel Chaves, asegura que le va el juego limpio, el estiloDel Bosque. Como titular quiere que aparezca el “sin urnas, no hay primarias”. Se resiste a dar el número de avales que su equipo lleva recogidos pero asegura que alcanzara la cifra mágica: 6.870. El qué ocurrirá si no lo logra aún, dice, no lo ha pensado. –Hablaba con alguien que le aprecia y me ha subrayado su “ingenuidad política” por haber dado este paso en las primarias. –Se me puede aplicar muchos calificativos. Osado, temerario, coherente… pero desde luego ingenuo sinceramente no lo soy. Ha sido una decisión muy reflexiva. He creído que había que dar un paso adelante por el PSOE y por Andalucía, estaba dispuesto a asumir un compromiso suplementario. Las primarias son una excelente ocasión para retomar el pulso a los militantes y la cercanía de los ciudadanos que votan al PSOE. –¿Esperaba encontrar tantos obstáculos para sumar avales? –Ciertamente facilidades no me esperaba. En ocasiones me ha sorprendido, incluso dolido, pero no me ha chocado. Prefiero ver las cosas en positivo y pensar que es un proceso nuevo que se practica por primera vez en Andalucía y que, como diría Erich Fromm, pues hay un cierto miedo a la libertad. Yo que soy un apasionado de la libertad creo que dentro del partido debemos de ser capaces de adoptar las decisiones libremente y elegir al candidato o candidata que estimemos oportuno. –Pide juego limpio. ¿Cuál es su principal queja? –Mi principal preocupación, soy poco quejoso, suelo ser muy positivo, es cómo llegar a cada militante del Partido Socialista. Somos unos 45.000 en Andalucía, desde Pulpí a Ayamonte, y es muy difícil llegar a todos. Me gustaría explicarles a todos por qué me he presentado, por qué quiero ganar y para qué. –Lleva mucho tiempo sin pisar una agrupación socialista. ¿Eso no es un problema? –No es un problema, es una realidad. Soy militante socialista de convicciones muy sólidas y asentadas pero por motivos profesionales he pasado 16 años fuera de Andalucía hasta que regresé en enero. He pasado muchos años en Bruselas y Marruecos y eso ha supuesto un paréntesis en mis responsabilidades orgánicas. Es normal. Lo acepto. Pero soy activo y leal dentro del partido. –¿Le hubiera gustado que a su presentación en Córdoba, aunque fuera por cortesía, hubiera acudido alguien de su Gobierno o de la dirección del partido? –Estuvieron los que quisieron estar y se lo agradezco mucho. El acto fue más caluroso, porque no había aire acondicionado, y el costo era muy bajo, con IVA unos ciento y pico euros, pero era exactamente lo que quería. Mi candidatura surge desde abajo. Juego con condiciones muy precarias desde el punto de vista organizativo y logístico, pero las estamos superando. Una de mis características, aunque parezca que soy sereno y tranquilo, es que no me echo atrás ante las dificultades. –Susana Díaz reunió cuatro consejeros y casi toda la ejecutiva. –Respeto tanto la libertad de los demás que no he querido que nadie se sintiera condicionado o coaccionado por una invitación. Me apoyan muchos militantes y esta no es una elección de miembros del Gobierno. Por cortesía de colegas y por no confundir tareas de Gobierno y de partido yo no se lo he pedido a nadie. –¿Otros sí lo han hecho? –No lo sé, respeto las decisiones de cada uno. Mi preocupación es lograr los apoyos necesarios para pasar esta primera fase de los avales y después llegar a lo más importante, los debates y la confrontación de ideas. Para eso me siento especialmente preparado y lo he venido demandando en los últimos días. Lo que realmente quieren los militantes son dos cosas: debate y votación. Que haya urnas y que cada militante elija de forma personal, individual y directa, sin ningún tipo de coacción o de intimidación. –¿La demanda del alcalde de Jun puede alterar el proceso? –No lo sé porque no conozco su texto. Plantea temas similares a los que yo he planteado ante los órganos del partido, que aún no han respondido. Respeto la decisión de José Antonio Rodríguez pero no la comparto. –¿Cuándo unirá su candidatura con el alcalde de Jun? Los avales son nominativos y no les queda mucho tiempo. –Podría producirse una transferencia de apoyos personal. En todo caso mi actitud es abierta y estoy dispuesto a que todo aquel que quiera apoyarme. –Él dice que le ve bien como vicepresidente de su Gobierno... –[Risas] Pasemos la fase de los avales y después vendrá el debate. Estoy deseando porque estoy lleno de ideas y quiero dejar claro que mi candidatura no es de continuidad. –¿Cuántos avales tiene ya? –Estamos trabajando en ello. Sevilla 11 07 2013: Luis PlanasFOTO:J.M.PAISANO–¿Teme que muchos de los avales que tiene firmados se anulen porque posteriormente se hayan firmado para otro candidato? –Es una posibilidad. Pero me están llegando avales de todos los lugares. El primero que obtuve llegó de Londres, ya lo tengo por correo certificado urgente. Y me ha llegado otro en pdf desde Pekín. Vamos a ver si ese aval podemos convalidarlo. Es otro tema en discusión. En la era digital parece extraño que el PSOE plantee restricciones sobre la posibilidad de utilizar medios telemáticos. –¿Los militantes firman libremente o hay presiones e intereses en juego? Habló de elegir sin coacciones ni intimidación... –No lo sé. Debe preguntárselo a los militantes. Pero la mejor forma de demostrar que esa elección es totalmente libre es permitiendo las urnas y que cada una elija en una cabina. Esa es la esencia y las reglas básicas de la democracia. –Habla de cambio pero viene avalado por Almunia, Chaves o Felipe González... –¿Almunia? No conozco el apoyo de Almunia… Ha mencionado el nombre de tres socialistas muy significados y a los que aprecio muchísimo pero mi candidatura no es de nombres sino de militantes. Lo que supone el cambio no son los nombres de los apoyos sino la voluntad de hacer. Estas primarias son una oportunidad magnífica para que el PSOE se motive y se dinamice internamente y se aproxime más a la sociedad. No se puede ser inercial, tampoco en política. Hay una situación en España y en Andalucía particularmente crítica desde el punto de vista económico y desde el punto de vista de la consideración de la opinión pública hacia la clase política y está claro que esto incluye al PSOE. Es muy importante que los socialistas mostremos nuestra sensibilidad y nuestra forma de hacer las cosas de forma diferente para que los ciudadanos crean en nosotros. Primero, en la palabra dada. Segundo, nosotros no somos una fuente de problemas sino de soluciones. Formo parte de un Gobierno que intentamos dar una respuesta distinta y demostrar que se puede salir de la crisis sin más desigualdad. –¿Qué es lo que más le gusta de Susana Díaz y lo que menos? –Me he propuesto a mi mismo no hacer referencias personales a los demás candidatos, a los cuales respeto. De Susana Díaz diría que es muy buena colega de Gobierno con quien tengo una relación de trabajo perfectamente normal. –¿Es verdad que han tenido roces, por ejemplo por las naves de Colecor en Córdoba? –Nunca he hablado de eso con la consejera. En las tareas de Gobierno, los temas de coordinación interna siempre implican acuerdos y desacuerdos pero ninguno especialmente significativo, se lo digo honestamente. –¿Y por qué diría que es usted mejor candidato que ella? –Tengo una experiencia y capacidad para llevar adelante los temas que ya está probada. Me siento perfectamente capacitado. –Si el día 17 usted no consigue... –Sí lo voy a conseguir. No está siendo tarea fácil pero día a día, y aunque el tiempo es muy limitado, dispongo de 14 días para recoger los avales, diría que el proceso se va acelerando por momentos. –Pero si no consiguiera los avales, ¿en qué situación quedaría dentro del Gobierno? –No me planteo esta hipótesis. –¿Ha pensado en dimitir? –No he pensado en nada. Mi problema es que tengo una agenda muy intensa este mes. Estamos en plenas negociaciones de la PAC, uno de los grandes temas de Andalucía al que cada día dedico un buen número de horas y el 24 y el 25 tenemos una conferencia sectorial clave. El próximo 18, he intervenido personalmente, vamos a hablar sobre el acuerdo de pesca con Marruecos. Y a finales de este mes vamos a someter a la opinión pública el plan del litoral. Son tres temas clave. He hecho esta campaña de primarias sin restar ni un minuto a mis responsabilidades. –¿Pero se le ha pasado por la cabeza su dimisión? –No lo he pensado, tengo tarea por delante. Yo esas cosas no las pienso. Hay que responder siempre a situaciones reales y no a hipótesis. Después ya veremos. –¿Entendería que saliera en una crisis de Gobierno tras enfrentarse a Susana Díaz? –No entiendo qué tiene que ver eso con las primarias. –Mucho. Se producen roces, surgen conflictos internos... –Son especulaciones. Tengo muy buena relación con el presidente de la Junta. Él me nombró y se lo agradezco. En sus manos está. –¿No le ha molestado a Griñán que usted dé este paso? –No lo sé. Cuando se lo expliqué me dijo que lo comprendía y que me animaba a hacer una buena campaña. Nada más. –¿Qué le parece que la consejera de la Presidencia esté asumiendo ya asuntos que antes estaban en la agenda del presidente? –No veo problema.Yo desde luego no utilizo la acción gubernamental desde un punto de vista de las primarias. Separo muy claramente. Voy de consejero o de candidato. –¿Qué le provoca el caso de los ERE? –Sé que muchos militantes socialistas están indignados y yo comparto esa indignación. –Usted que tiene un perfil aparentemente moderado ¿está cómodo con IU? –Yo soy simplemente de izquierdas y lo soy de siempre porque he militado desde el Bachillerato. Mi relación con IU es excelente. Ha sido un descubrimiento. Encuentro un buen espíritu de trabajo en equipo. –¿Se siente el candidato favorito de la derecha? En determinados sectores más conservadoras usted es muy alabado. –Cuando alguien a uno lo consideran positivamente lo veo con respeto y con cariño. Pero que sea yo el candidato de sectores conservadores me parece una maldad. No es el caso. Hay quien piensa que soy un candidato mucho más peligroso desde el espectro de centro izquierda que significa el PSOE  y que puedo alcanzar un mayor apoyo electoral. Pero lo dirán los militantes y los ciudadanos. –¿Hay gente que considera que la manera de ejercer la política de Susana Díaz es muy sectaria? –Cada uno tiene su estilo.El de Susana Díaz es conocido y el mío también. –¿Considera un error que fuera ella quien tomara las riendas del Partido Socialista? –Yo tengo un espíritu muy práctico de integración y de solucionar problemas. Es lo único que le puedo decir.

  • 1