Local

Que las autonomías se retraten

El nuevo modelo de financiación autonómica se negociará en pleno parón económico. ¿Tendrá el ciudadano que rascarse más el bolsillo o las administraciones cambiarán el tipo de gasto? El informe de Funcas constata que las autonomías no han agotado las posibilidades fiscales que tienen desde 2002. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 04:15 h.

TAGS:

El modelo de financiación autonómica se negociará en pleno parón económico. ¿Tendrá el ciudadano que rascarse más el bolsillo o las administraciones cambiarán el tipo de gasto? Eso se pregunta el último informe de Funcas, que constata que las autonomías no se han mojado y no han agotado las posibilidades fiscales que tienen desde 2002.

El informe de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) titulado Las comunidades autónomas ante la negociación del modelo de financiación -elaborado por los consultores Carmen López Herrera y María Serra González- analiza las claves del modelo en vigor y apunta las del nuevo. H

Hay un punto en el que, según sostiene, coinciden los gobiernos autonómicos: la "insuficiencia financiera". Las "tensiones" del gasto sanitario -señala que las medidas pactadas en 2005 no cerraron ese agujero- y la oscilación desigual de la población son las principales causas.

De hecho, el informe pone de manifiesto cómo el incremento de población de Madrid, Valencia y Cataluña ha hecho que, pese a ser las tres comunidades que más recursos ganaron entre 1999 y 2004 -periodo marcado por la entrada en vigor del actual sistema en 2002-, perdieron posiciones en el reparto per cápita.

En Andalucía -con un aumento demográfico inferior- fue donde más aumentaron los fondos por habitante, después del quinquenio de apuros de 1997-2001, en el que se quedó fuera del sistema impulsado por Aznar.

El modelo actual ha sido lo suficientemente "flexible" para aumentar los fondos a disposición de las autonomías, por encima incluso del crecimiento del PIB de cada comunidad. Pero con la desaceleración amenazando los ingresos del sistema y los retos de atender al envejecimiento de la población o a la Ley de Dependencia, los expertos creen que se agravará la "insuficiencia".

En este escenario, el informe apunta que las comunidades se verán "abocadas" a hacer lo que no han hecho hasta ahora: "Agotar en la medida de lo posible el recorrido fiscal no transitado". Un ejemplo claro: pueden aumentar hasta un 10% el impuesto sobre determinados medios de transporte, pero ninguna lo ha hecho. Otro: sólo seis (no es el caso de Andalucía) han gravado la venta minorista de hidrocarburos.

Y es que el documento concluye que "prácticamente todas las comunidades han ejercido su capacidad normativa a la baja". "La visibilidad ciudadana de la tributación directa y los riesgos derivados de la competencia fiscal -añade- han supuesto un fuerte desincentivo para elevar la carga fiscal".

El Gobierno central ya se mostró reticente en un documento de 2005 a que las autonomías sigan mamando de la teta del Estado. Los expertos consideran que, si no cede al respecto, la opción es que incremente la participación autonómica en los impuestos del Estado -la pregunta es hasta dónde- y que dé a las comunidades más margen de maniobra.

En definitiva, que las obligue a que sean ellas "las que soliciten a sus ciudadanos un esfuerzo adicional" para cubrir el gasto. Dada la evolución de éste -añade- está "demostrado que mantener o mejorar los niveles de servicios va a exigir decidir entre incrementar recursos fiscales o cambiar un tipo de gasto por otro".

  • 1