Local

"¿Qué les pasa a los socialistas andaluces?"

3.000 personas desbordan el 38 congreso federal del PSOE, donde coexisten dos incógnitas: quién ganará la secretaría general y de dónde viene la bronca en la federación andaluza.

el 03 feb 2012 / 16:26 h.

TAGS:

-"¿Qué es lo que les pasa a los andaluces?", le preguntaba un delegado del PSOE catalán a un dirigente del PSC, mientras leía un periódico local en el hall del hotel Renacimiento, donde está teniendo lugar el 38 congreso federal del PSOE. Los desencuentros en la federación andaluza, y con mayor intensidad en la sevillana, han trascendido laS fronteras del congreso donde se elegirá mañana al nuevo líder del partido, en sustitución de José Luís Rodríguez Zapatero. Los militantes catalanes de base le preguntaban a uno de los miembros de su ejecutiva a qué se debía ese grado de crispación en la federación andaluza que aparece hoy en casi todos los periódicos. Se hizo un corrillo en un rincón de cafetería, al que se asomaron, curiosos, algunos delegados vascos.

En la mayoría de federaciones ha habido sus más y sus menos entre los chaconistas y los afines a Rubalcaba, pero ¿tanto como para acusarse de hacer cosas "ilegales e inmorales", como volvió a insistir esta mañana el secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, y enfatizó el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano. Ambos denuncian injerencias de la ejecutiva andaluza para que la mayoría de delegados opte por Chacón. En una parte del PSOE andaluz, afín a la candidata catalana, se ha instalado la idea de que si Rubalcaba se alza con la secretaría general mañana y dentro de un mes se sube al escenario con Griñán a mitinear de cara a las autonómicas, "tendremos un lío gordo", dice uno de los socialistas andaluces partidarios de Chacón.

"Lo que le pasa a los andaluces es que en cuanto se acabe esto tienen elecciones, y están nerviosos", le responde finalmente el dirigente catalán. Entre el grupo vasco, la reacción es inmediata: "El congreso y todo lo que salga de aquí no tendrá mucho sentido si un mes después perdemos las elecciones en Andalucía y en Asturias". 

El hotel Renacimiento, en la Cartuja, acoge ahora a unas 3.000 personas: casi mil delegados (cuando arrancó la conferencia inaugural se habían acreditado 956, el 96,87%), más de mil invitados y unos 500 periodistas, que además teclean hacinados en una sala de prensa con capacidad para unos cien personas. La mañana ha sido soleada y fría, y cada dirigente socialista que entraba por la puerta era arropado con docenas de cámaras y micrófonos. Todos preguntando a quién apoyan y quién ganará. Carme Chacón ha entrado, con chaqueta roja y una sonrisa amplica, acompañada del exministro de Justicia Francisco Caamaño, de Pedro Zerolo y de José Montilla, entre otros. La organización del congreso se ha cuidado mucho de que no coincida su entrada con la de Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha llegado más tarde acompañado de Trinidad Jiménez, Micaela Navarro y Elena Valencian. Hasta que no han ocupado sus asientos contigüos en el escenario de la ejecutiva federal, los dos contrincantes no se han saludado.

El hotel se ha transformado por dentro, cubierto de alfombras rojas y subdivido en partes (despachos para negociar y para las comisiones), un ágora para seguir las sesiones plenarias desde fuera y conectarse a internet. Las columnas, los pasillos y los stands, pero sobre todo las miles de personas que se mueven de arriba abajo, dificultaban que los dos precandidatos con más opciones, Rubalcaba y Chacón, se crucen el uno con el otro. Algunos delegados se hacen los encontradizos, rodeando el hall circular para chocar de frente "casualmente", o con Chacón o con Rubalcaba.

Griñán ha ejercido de anfitrión y, tras ser elegido presidente del congreso, ha lanzado su primer discurso de cara a las elecciones andaluzas, como si mañana se eligiera el próximo presidente de la Junta de Andalucía, en lugar del próximo líder del PSOE.

  • 1