Local

Que los últimos sean los primeros

Asenjo pide que las parroquias sean «hogares de caridad» para los pobres

el 02 sep 2010 / 19:01 h.

TAGS:

El prelado insta en una carta a recuperar un estilo de vida más austero y solidario.
El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, ha realizado un llamamiento a las comunidades cristianas de la diócesis invitándoles a "hacer todos los esfuerzos que estén a nuestro alcance para que ningún necesitado que acude a nosotros se sienta defraudado y para que nuestras parroquias sean verdaderos hogares de caridad".

En una carta pastoral con motivo del comienzo de curso, Asenjo se detiene especialmente en la "gran crisis social" que está provocando la crisis económica y recuerda "el dolor, la desesperanza y los sufrimientos de los pobres, los parados, los inmigrantes, los sin techo, y de cientos de familias que sufren las consecuencias de lo que algunos han dado en llamar una verdadera emergencia social".

"Son muchos los que han visto empeorar sus condiciones laborales, los que han perdido el empleo e incluso su casa, al no poder satisfacer los plazos de la hipoteca. Son muchos los trabajadores autónomos y empresarios que encuentran serias dificultades para sacar adelante sus negocios familiares o sus pequeñas o medianas empresas", se lamenta el prelado.

Ante esta situación, augura un futuro "cada vez más sombrío" para inmigrantes, jóvenes y miles de matrimonios y familias". Asenjo llama la atención sobre "las raíces éticas de la crisis, que están reclamando la floración de una nueva cultura de la solidaridad y de la participación responsable en la construcción del futuro de nuestro planeta".

El arzobispo no sólo responsabiliza a políticos, gobernantes y profesionales de las finanzas de esta situación. "Todos hemos de preguntarnos en qué medida somos responsables de lo sucedido por haber convertido el consumismo frenético y el bienestar individualista en el valor supremo, en un ídolo en definitiva, viviendo muchas veces por encima de nuestras posibilidades". Y concluye: "Urge, pues, recuperar un estilo de vida personal más austero y solidario".

Junto a la atención a los más necesitados, el arzobispo de Sevilla se marca en su carta otras tres prioridades pastorales para el nuevo curso: la potenciación de la pastoral juvenil en cada una de las parroquias coincidiendo con la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud, que tendrá lugar en Madrid en el mes de agosto; la formación doctrinal de los laicos; y, por último, la vivencia plena de la eucaristía.

En este sentido, Asenjo cree "urgente" insistir en la importancia de la eucaristía dominical. Además, subraya la necesidad de recuperar el sentido cristiano del domingo, y para ello pide a los sacerdotes que cuiden "la dignidad de la celebración, de acuerdo con las normas de la Iglesia, pues no somos los dueños ni de la Eucaristía ni de nuestras comunidades". En esta línea, el arzobispo pide a los fieles que hagan lo posible "por recuperar las actitudes físicas convenientes en la celebración, entre ellas la genuflexión, gesto lleno de amor, de sumisión y adoración al Señor".

Asenjo inicia su carta recordando algunos de los eventos que centrarán en los próximos meses la atención de la vida de la comunidad diocesana. Repasa la beatificación el próximo día 18 de Madre María de la Purísima, "que va constituir para todos un elocuente recordatorio de que nuestro principalísimo quehacer en el nuevo curso es aspirar con todas nuestras fuerzas a la santidad", y advierte de la celebración este mismo mes de las elecciones al Consejo del Presbiterio, "órgano que ayuda al arzobispo en el gobierno pastoral de nuestra Iglesia diocesana". Asimismo, señala que en este curso se darán los pasos oportunos para la apertura en septiembre de 2011 del Seminario Menor, que se ubicará en dependencias anexas al monumento al Sagrado Corazón, en San Juan de Aznalfarache.

  • 1