Local

Que se tapen las vergüenzas

La prostitución es una lacra, un crimen y una asquerosidad. Pero no por las prostitutas, que son sus víctimas y como tales debieran inspirar compasión y respeto, sino por quienes las utilizan y exprimen, que deberían estar en la cárcel. En las cunetas y en las aceras, en algunas televisiones...

el 14 sep 2009 / 21:56 h.

La prostitución es una lacra, un crimen y una asquerosidad. Pero no por las prostitutas, que son sus víctimas y como tales debieran inspirar compasión y respeto, sino por quienes las utilizan y exprimen, que deberían estar en la cárcel. En las cunetas y en las aceras, en algunas televisiones cutres, se perpetra una de las manifestaciones más sucias y vejatorias de explotación sexual. Ya es hora de que la sociedad se tape las vergüenzas (la peor de todas, su falsa moralina) y señale con el dedo a los verdaderos indeseables de esta historia.

  • 1