miércoles, 12 diciembre 2018
02:42
, última actualización
Deportes

Que siga la fiesta sevillista

Llega a Nervión una Real Sociedad herida y con ganas de reaccionar. Vuelve ante su afición un Sevilla lanzado. Unai Emery hará algunos cambios y avierte: nada de euforia.

el 24 sep 2014 / 09:13 h.

Navarro (i), Aleix Vidal (c ) y Krychowiak (d), celebran el primer tanto del equipo. Foto. EFE El Sevilla espera hacer buena su condición de local para seguir la senda positiva en la Liga. Foto. EFE Nervión tiene esta noche una cita para soñar. No es ningún partido definitivo el que jugarán Sevilla y Real Sociedad, pero si el conjunto de Unai Emery aparta confianzas absurdas y euforias desmedidas y logra imponerse al equipo donostiarra, dejaría sobre la mesa una carta de presentación la mar de interesante. Sería atestiguar que nada distrae al Sevilla en su camino emprendido hacia las alturas (puestos Champions, pero vuelve a ser éste un término tabú en el club nervionense). Sin mucho tiempo para analizar la victoria contundente en Córdoba y preparar con esmero la visita de la Real, Unai se ha centrado en dejar claras dos cosas. Primero, que no entendería que sus hombres se dejaran llevar por el atracón de azúcar que las crónicas han vertido sobre ellos. Para ello ha advertido de los peligros de una Real Sociedad que hace aguas por varias partes pero que se revuelve y muerde con toda la mala leche de un equipo que acumula ya varias temporadas a un alto nivel. Y segundo, que toda su tropa tiene que estar alerta para el momento en que toque jugar. Con esto el técnico vasco advierte de que hará rotaciones ante la acumulación de partidos. Analizando un poco la trayectoria del entrenador y la situación de varios jugadores, todo hace indicar que los cambios que hoy veremos en el Sánchez-Pizjuán podrían aparecer por las bandas. Aleix Vidal y Vitolo son indiscutibles, pero también son los dos futbolistas que más kilómetros recorren en los partidos (de hecho son los extremos más trabajadores de la Liga). Y el partido ante el Atlético el sábado en el Vicente Calderón se presume difícil y competido. No es descartable, pues, que Deulofeu tenga de nuevo una oportunidad de titular. El sevillismo quedó agradado con las virtudes exhibidas por el catalán ante el Feyenoord, pero Emery quiere más. Más discutible sería la opción Reyes por la otra banda. En la Europa League fue así, pero la Liga es la Liga y la Real Sociedad un equipo que sitúa los encuentros en un nivel competitivo mucho más alto que el Feyenoord y mucho más alto del que ahora mismo puede alcanzar el utrerano. Denis Suárez, otro de los que destacó en El Arcángel (y de los que más corrió) también podría entrar en las rotaciones. Como quiera que el doble pivote defensivo es intocable, Banega aparecería en la titularidad justo por detrás de Bacca. En ese caso, el dibujo no variaría. Al igual que si Mbia deja en el banquillo a Iborra, otra de las posibles modificaciones. No parece probable cambios en la línea defensiva, aunque sí en las órdenes que Emery pudiera dar a sus laterales. No serán esta vez tan ofensivos como ante el Feyenoord o el Getafe. La Real tiene dinamita y velocidad arriba, peligro. Pero el cambio más significativo llegará en la portería. O no. Beto jugará. Se acabó la salida a escena de un Sergio Rico que ha dejado claro que ahí está la cantera para cuando se necesite. El perfecto funcionamiento de la escuadra de Unai ha hecho que las lesiones de los dos porteros titulares hayan quedado en un segundo plano. Pocos rivales logran acercarse al área del Sevilla; poco trabajo ha sido el que ha tenido Sergio Rico, quien sí respondió cuando los enemigos asomaron la cabeza. En este sentido, Emery le dio un merecido premio en Córdoba: titular por delante del ya recuperado Beto. Honores al canterano. Pero el portugués ya está listo y cualquiera le deja de nuevo sentado en la banda. Si el Sevilla sigue respondiendo defensivamente como en los últimos partidos, poco importará quién actúe entre los palos. También hará cambios Arrasate. No sólo lo hará por la acumulación de partidos, sino porque su Real Sociedad no terminar de carburar. El conjunto donostiarra es capaz de lo peor (caer estrepitosamente en la primera ronda de la Europa League) y de lo mejor (remontarle un 0-2 a todo un Real Madrid). La Real viene de caer en Anoeta ante el Almería, aunque no se producirá ninguna revolución. Tiene problemas en las dos área. Malo. Falta puntería arriba y los rivales le hacen daño con poco trabajo. Mikel González y Jon Gaztañaga podrían actuar desde el inicio. Viaja sin el centrocampista David Zurutuza, con problemas musculares, Rubén Pardo, por una inoportuna gastroenteritis, y Carlos Martínez. Pero a Arrasate le precoupa más otro aspecto, exactamente lo mismo que a todos los equipos que se miden al Sevilla: la estrategia. Un arma letal en el Sevilla pese a que se han marchado sus dos principales  ejecutores: Rakitic y Fazio. Da igual que ahora sea Denis Suárez, Banega o el mismo Deulofeu quienes saquen las faltas laterales o los córneres, y poco importa que quienes busquen los remates sean Krychowiak, Iborra o Mbia. De hecho, la vuelta del camerunés ha supuesto un subidón en este sentido: dos partidos y dos goles en jugadas de estrategia. Los problemas defensivos de la Real condicionarán el once de Arrasate y las intenciones de los donostiarras. Las rotaciones no deberían modificar las ansias. Alineaciones probables: Sevilla FC: Beto; Coke, Pareja, Carriço, Trémoulinas, Krychowiak, Mbia, Deulofeu, Banega, Vitolo; Bacca. Real Sociedad: Zubikaral; Zaldua, Mikel, I. Martínez, De la Bella; Granero, Gaztañaga; Bergara, Vela, Canales; Agirretxe.

  • 1