Que todo el mundo vaya a votar

Los partidos siguen lanzándose reproches pero coinciden en animar a los electores a ir a las urnas

el 18 may 2014 / 23:24 h.

RUBALCABA ASISTE A ACTO PSOE EN ALMERÍA La jornada de ayer tuvo un denominador común: todos los partidos centraron buena parte de sus discursos en animar a los ciudadanos a que el próximo domingo acudan a las urnas. El temor a la alta abstención está haciendo mella y los líderes políticos se están afanando para que la abstención no sea la protagonista el 25 de mayo. La presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del  PSOE-A, Susana Díaz, advirtió de que «quieren  desmoralizar y desmovilizar» a los ciudadanos para que la «izquierda  no vaya a votar» y conseguir así «una mayoría suficiente para  gobernar contra la mayoría social» y aseguró que no es Europa la  que está «fallando» a la gente sino «la derecha que manda, que ha  cogido el camino erróneo». «Las encuestas no importan, importan los ciudadanos. No dejéis que  nadie os desmoralice porque no les interesa que votéis y no permitáis  que nadie os baje del tren de la Europa que queremos, la de las  libertades, la del empleo, la de la igualdad de oportunidades, la de  los derechos, la de la solidaridad», indicó en Almería ante unas  2.000 personas Díaz, quien llamó a la movilización para  «devolver el crédito a la política y demostrar que PSOE y PP no somos  iguales en absoluto». Díaz abogó por «tomar conciencia de la importancia de  utilizar el voto para el cambio» el día 25 y de ir a «votar con el  orgullo de saber que el PSOE es necesario para defender los intereses  y el futuro». «No quiero una Europa de líderes prepotentes como  Merkel pero tampoco tan sumisos como Rajoy, que todo lo acata aunque  haga daño a los ciudadanos de este país porque el norte no tiene  derecho a mandar siempre y el sur a acatarlo todo siempre», aseguró. La líder del PSOE-A acusó a Mariano Rajoy de «vivir en un  mundo feliz, alejado de la realidad» y le reprochó que no se  «meta en la piel de la gente». «No ve el sufrimiento que está  provocando y por eso el PSOE tiene que ganar, para volver a ser un  partido de gobierno, que es desde ahí desde donde se hacen las cosas  para recuperar derechos en este país», señaló. Por su parte, el presidente del Partido Popular andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, pidió ayer un «voto comprometido» para su partido con el  que, además de aportar por seguir en la senda de la «recuperación  económica y la creación de empleo», también se venza a la «altísima  abstención» y al «posible empate» con el PSOE que pronostican las  encuestas electorales. De este modo se refirió Moreno, en un acto público celebrado  en el Parque del Tamarguillo de la capital hispalense, a las  encuestas publicadas ayer por los diarios El País  y ABC que dan cierta ventaja a los populares sobre los socialistas en los  comicios del próximo domingo. El líder del PP-A restó importancia a estos sondeos  recordando que «las encuestas encuestas son» y que el PP tiene  precisamente con ellas «una amarga experiencia» –en las últimas  elecciones autonómicas muchas de ellas daban mayoría absoluta al  entonces presidente Javier Arenas–, por lo que pidió a los  andaluces que se «movilicen» el día 25 para combatir la «altísima  abstención» que se pronostica y dediquen «diez minutos» a reflexionar  sobre qué es lo mejor para su futuro dado este «posible empate entre  PSOE y PP» que se vaticina a una semana vista de las elecciones. «Nos jugamos el tipo y os pido un voto comprometido por el futuro,  el empleo y la prosperidad», recalcó Moreno, quien también advirtió a los andaluces de que votar al PSOE es «truncar» la  recuperación económica puesta en marcha por el Gobierno de la Nación  y «volver a las políticas del pasado que nos han llevado a esta  crisis». El coordinador general de IULV-CA, Antonio Maíllo,  también animó ayer a votar y a «dar la vuelta» a las últimas encuestas sobre el resultado  de las elecciones europeas «llenando las urnas de tarjetas rojas  contra el bipartidismo», al tiempo que advirtió de que cada voto  a la Izquierda Plural supone «una enmienda a la totalidad» contra las  políticas de los dos grandes partidos de este país, que han llevado a  la situación de crisis actual. A preguntas de los periodistas antes de participar en un acto de  campaña sectorial sobre políticas de mujer, Maíllo dijo que la  gente está «hasta el gorro, desencantada e indignada» porque la  política no resuelve sus problemas y ello se muestra en el elevado  porcentaje de abstención que recogen las encuestas. «Nuestro reto es que esa indignación y rebeldía contra las políticas que causan dolor  se convierta en votos», señaló, tras apuntar que hay que decirle a la gente «que si se quedan en  casa esas políticas no van a cambiar», e indicó que la única alternativa real que hay contra el bipartidismo es IU.

  • 1