domingo, 21 abril 2019
23:06
, última actualización
Local

“Que venga Zoido. Esto es peor que la cárcel”

Los ocupas de Amate se sienten coaccionados por la Policía y culpan al alcalde del aislamiento y la precariedad que están sufriendo.

el 18 ene 2014 / 00:31 h.

TAGS:

Los pisos están cercados por la Policía desde hace días. / Pepo Herrera Los pisos están cercados por la Policía desde hace días. / Pepo Herrera “Mi hijo no ha podido recibir ni un beso de su padre en el día de su cumpleaños porque la Policía no le ha dejado verlo. Si sale del piso que ha ocupado, no le dejarán volver. Es inhumano lo que están haciendo”. Rocío contaba en la tarde de ayer destrozada, cansada e indignada cómo estaba decidida a cantar a gritos el feliz cumpleaños para que su hijo lo celebrase de alguna forma con su padre, asomado a la ventana del piso que ha ocupado en Nuevo Amate. “Jorge no está bien, lo estamos animando, pero no nos dejan llevarle nada. Es un martirio y hasta algunos policías nos dicen que es absurdo estas limitaciones y que es el propio alcalde quien ha mandado que estemos incomunicados y encerrados”, criticó Rocío. Ella asegura que, pese a la información del Ayuntamiento, ellos están “hartos de echar papeles” para que le den un piso social o una VPOque puedan pagar. “Estamos apuntados a Emvisesa, digan lo que digan”, asegura. Según Rocío, tras la salida el pasado jueves de Mari para llevar a su hijo al médico, sólo quedan cuatro familias ocupas: su marido Jorge, Sonia y sus hijos, Tere y Verónica con su niña de 18 meses. Precisamente la madre de Verónica, María del Carmen Expósito, nos explicaba que están “muy cansados”. “Son muchos días sin luz ni agua, queremos soluciones”, reivindica esta abuela que tuvo que sacar a su nieta del piso ocupado “tiritando”. “Silvia tiene hasta pesadillas”, lamenta. Y es que lo que están pasando es un auténtico calvario. “Esto es peor que estar en la cárcel, no somos delincuentes, así que queremos que venga Zoido y nos dé soluciones”. “Mi hija quería salir del piso para ir a Emvisesa, como dijo el alcalde que hiciéramos, pero le dije que solo es una forma de hacernos salir. Que venga el alcalde aquí y hable con nosotros, porque sí hemos pedido una vivienda y desde hace mucho tiempo. Mi hija tiene en el piso todos los papeles. No van a salir hasta que se lo diga un juez. Mi hija no puede seguir viviendo en un cuartillo en condiciones infrahumanas”, apostilló María del Carmen, quien indicó que también Tere, otra de las ocupas, lleva “trece años esperando una VPO”. Así, en contra de la información del Ayuntamiento, los ocupas aseguran que sí han solicitado por la vía ordinaria un piso social y que su situación es extrema por la falta de trabajo e ingresos. Mientras, abogados del colectivo del 17 de marzo han presentado un escrito ante la Fiscalía, el Defensor del Pueblo y el juzgado de guardia denunciando un posible delito de coacciones a las familias que han ocupado los pisos de Emvisesa. Aseguran que con una orden “administrativa”, “no judicial”, no pueden impedir que estas personas salgan y entren de los pisos ocupados y que se les está limitando el derecho a las comunicaciones (no le dejan entrar baterías, móviles...), a la salud (no le dejan subir medicinas ni asistencia médica) y a la defensa, porque tampoco se permitió el acceso a los abogados en un primer momento.

  • 1