martes, 18 diciembre 2018
19:38
, última actualización
Deportes

Queda rematar en Nervión

El Sevilla vence en Los Cármenes (1-2) con goles de Deulofeu y Gameiro. El Granada acortó distancias en el 92' con el tanto de Lass

el 08 ene 2015 / 22:03 h.

GRANADA - SEVILLA El francés Gameiro bate al meta Roberto y anota el segundo tanto de su equipo. Foto: EFE. El Sevilla ha dado un gran paso esta noche en Granada hacia los cuartos de final de la Copa del Rey tras vencer al conjunto de Joaquín Caparrós con relativa solvencia y dos goles de Deulofeu y Kevin Gameiro, uno en cada parte. El tanto final de Lass en la última jugada empaña el triunfo, aunque el resultado sigue siendo muy positivo para los hispalenses. Los dos equipos han tirado esta noche de suplentes para el envite, aunque en este sentido hay una clara diferencia de nivel entre ambas escuadras. El marcador fue hasta corto, puesto que el Sevilla, por medio de Aspas, pudo marcar al menos un par de goles más en el tramo final del choque, pero el gallego no tuvo su noche. Muy pronto se comprobó que el Granada no iba arriesgar por pasar la eliminatoria y que el Sevilla, a poco que pusiera un poco de interés, se podía llevar el partido. Nada más arrancar, Deulofeu, una de las novedades, estrelló un balón en el larguero, tras rebote en la defensa del Granada. Era un aviso. Y una muestra de que apretando el acelerador, el Sevilla podía disfrutar del partido. No lo apretó demasiado el conjunto de Unai, que se dejó llevar un poco por la parsimonia del Granada. He ahí un motivo de preocupación: los de Caparrós le crearon dos ocasiones clarísimas de gol casi de la nada. Una la falló estrepitosamente Success al filo del descanso y otra la salvó Pareja cuando Eddy iba a fusilar a Sergio Rico. El Granada perdona y el Sevilla no. Otra gran diferencia. Fue en una genial contra iniciada con clase por Banega, continuada por Iborra y trasladada hasta el área por Deulofeu, que asistió con calidad a Gameiro. El francés la cruzó bien, pero se encontró con el poste. El rechace fue cazado por Deulofeu para batir a Roberto. Tras el descanso, la misma tónica. El Sevilla simplemente tenía que esperar a que aparecieran las facilidades en la defensa granadinista para rematar el partido. Lo hizo en el 53'. Suleyman, que llevaba en el campo sólo diez segundos, intentó despejar una falta sacada por el Sevilla al área pero lo que hizo fue dejar solo a Gameiro, que cazó el esférico antes de que llegara Roberto y puso el 0-2. A partir de ahí, la comodidad fue total para los de Unai Emery, que dio entrada a Iago Aspas, Aleix Vidal y Kolo, quien sustituyó a Nico Pareja, lesionado. Puede ser una mala noticia y un inconveniente serio para el Sevilla. No pareció grave su pinchazo muscular, habrá que esperar al parte médico. Mientras el Granada buscó el gol con un disparo de Riki y un remate de cabeza de Suleyman, en los minutos finales el Sevilla se aprovechó de los huecos que dejaban los locales para trazar contras peligrosas, como las dos que falló Iago Aspas. Una la envió fuera incomprensiblemente y en la otra estrelló el disparo en el cuerpo del portero. Más tarde, solo ante Roberto, disparó un poco forzado y volvió a fallar. No parece que el cuadro nervionense vaya a echar de menos esos goles fallados por el gallego, que eligió un mal día para errar tras sus protestas a Unai el pasado fin de semana. Ni siquiera tras el gol final del Granada, obra de Lass tras un potente disparo de falta desde la frontal del área que cogió a Rico dando un pasito letal hacia su izquierda. Pudo ser mejor el resultado, pero lo cierto es que hay motivos para la alegría en el Sevilla, que vio cómo jugadores llamados a mejorar como Banega y sobre todo Deulofeu han dado un paso adelante esta noche. Como el del equipo hacia los cuartos del final, aunque la vuelta ya no sea un mero trámite.

  • 1