domingo, 17 marzo 2019
22:52
, última actualización

"Queremos gobernar. No es una opción dejar que el PSOE lo haga en minoría"

El coordinador regional de IU asegura que "la gente no vota al candidato de IU, vota a IU. Y nuestra marca está muy fuerte".

el 22 mar 2014 / 23:30 h.

Por Isabel Morillo y Daniel Cela Antonio Maíllo afirma que IU es la formación donde más se debate sobre política. / Foto: Pepo Herrera Antonio Maíllo afirma que IU es la formación donde más se debate sobre política. / Foto: Pepo Herrera Antonio Maíllo (Lucena, 1967), coordinador regional de IU desde hace casi un año, es el único líder que, por ahora, no ostenta la candidatura a la presidencia de la Junta. También parece ser el único al que no le preocupa. Defiende que IU está «más unida y cohesionada que nunca», y que esto facilitará su designación en un proceso participativo después de las elecciones europeas de mayo. Ayer participaba en Madrid en las Marchas de la Dignidad. A final de mes comparecerá junto a la presidenta Susana Díaz para hacer balance del ecuador de la legislatura e impulsar medidas del pacto PSOE-IU. Cree que el Gobierno andaluz trabaja «demasiado lento» y le ha pedido a sus tres consejeros que aceleren sus leyes del pacto (cinco) para que al menos éstas estén en vigor antes de que termine el mandato, porque no prevé un adelanto. Las críticas que hace a menudo sobre los vicios de la vieja política en el bipartidismo, ¿las ha encontrado en su formación en este primer año? Todas las formaciones políticas tienen una inercia que hay que cambiar, también la nuestra. Nosotros tenemos que afrontar cambios, pero estamos en unas condiciones mejores que cualquier otro partido, lo digo con contundencia. No hay otro partido donde se debata más sobre política que en IU. Y eso sienta las bases para profundizar en la nueva política. Usted es el único líder que no ha sido designado candidato a las próximas autonómicas. ¿Aspira a serlo? Cuando eres elegido coordinador general, una posibilidad muy real es optar a la candidatura. Es obvio. ¿Le apetece? La apetencia es subjetiva, y en política tenemos que hablar de asunción de responsabilidades. Una de ellas es la de encabezar la candidatura a la Junta, pero no es una obligación estatutaria. Lo normal es que sea el coordinador regional, pero será después de las europeas cuando abordemos el debate. Ahora no nos preocupa. En cualquier caso, ¿su circunscripción sería por Sevilla? Verá, ahora mismo el coordinador no es ni parlamentario ni gobierno. Ahora dirijo un proceso de renovación que ha sido pacífico, y eso nos fortalece como organización. Y cuando pasen las europeas, afrontaremos la candidatura a la Junta. Se podría teorizar que el coordinador regional nunca esté en las instituciones, modelo PNV, que establece esa incompatibilidad. Si se propone que el líder sea el candidato a la presidencia de la Junta, ya se verá. Pero ese debate sobre la circunscripción se resolvió en la última asamblea y ya no es un problema en IU para nada. Los estatutos dicen que, oída la asamblea, el coordinador regional elige circunscripción. Las encuestas dicen que usted tiene dos problemas: un nivel de conocimiento bajo (25%) y falta de foco político al no estar ni en el Parlamento ni en el Gobierno... Las encuestas no hablan de problemas sino de constataciones. Y éste es un debate muy de corte. A ver, yo parto de ser una persona absolutamente desconocida, así que pasar del 0 al 25% de conocimiento no está mal. El nivel de conocimiento es un valor añadido, pero también le digo que la marca IU está muy fuerte y por encima de cualquier individualidad. La gente no vota al candidato de IU, vota a IU. Esto no es un obstáculo. Si me estanco en el 25% cuando lleve dos años, sería otra cosa, pero ahora estos datos no nos provocan alarma. maillo-iu-h El coordinador de IU, Antonio Maíllo, el pasado miércoles, cuando se le realizó la entrevista en La Alameda. / Foto: Pepo Herrera Las proyecciones sobre las europeas dicen que cuadruplicamos los resultados electorales de hace cinco años a nivel estatal, de dos a ocho diputados. En Andalucía, las vamos a vivir como un debate potente para aumentar aliados. No será un debate en clave personal, pero sí las primeras elecciones en las que yo como coordinador voy a estar liderando el mensaje de nuestra formación. Las encuestas prevén que el PSOE será el partido más votado en las autonómicas, sin mayoría absoluta. ¿Les dejarían gobernar en minoría y llegar a pactos concretos desde fuera? No es nuestra opción. Queremos gobernar porque queremos cambiar Andalucía y desarrollar un nuevo modelo productivo. Y entrar en el Gobierno, como ya analizamos en el debate de hace dos años, nos sitúa en mejores condiciones para influir en él. Nuestra voluntad no es ser actor secundario, sino principal. Para eso lo primero es tener el apoyo de la población. Cuanta mayor capacidad y representación institucional de IU, más capacidad para que se abran paso las políticas que defendemos. ¿Está conforme con la labor que ha hecho el Gobierno de coalición en estos dos años de legislatura? Este año es el momento clave para abordar el pacto de Gobierno, sí o sí, y no hay más excusas. Para que el desarrollo legislativo sea sí o sí, 2014 es clave. Desde luego, en las consejerías donde IU tiene la titularidad vamos a cumplir con el pacto y con el compromiso de llevar al Parlamento las leyes que corresponden a Vivienda, Turismo y Administración Local en 2014. Le he pedido a los tres consejeros de IU que aceleren sus leyes y esperamos que el socio de Gobierno también lo haga para garantizar que antes del final de legislatura entren en vigor las 28 leyes del programa. Por ahora sólo han aprobado dos. Si hay elecciones en otoño, ¿diría que el pacto ha fracasado? Hay que ser serio en esto. Los andaluces nos han votado para hacer un trabajo de cuatro años. El éxito de este Gobierno es que acertemos en identificar las preocupaciones de los ciudadanos y en ir unidos con ellos. Lo serio es agotar la legislatura y si hubiera que adelantarla sería por una razón de mucho peso: la imposibilidad de abordar políticas porque haya una situación extraordinaria que lo impida, o una postura irreconciliable entre las dos fuerzas. Ninguna se está dando. ¿Ha hablado con Susana Díaz para descartar el adelanto electoral? Hace una semana hubo una reunión del comité de enlace y ambas fuerzas lo descartamos. ¿Pero ha hablado con la presidenta de la Junta personalmente? No. Lo hablé hace mucho tiempo, a principios de enero, creo. ¿Cuándo fue? (Pausa) ¿Hace tres o cuatro semanas? No me acuerdo. ¿Existe algún problema de interlocución entre Díaz y usted? No hay un problema de comunicación, pero yo quiero hablar con Susana Díaz cuando haya motivos para hacerlo y sustancia sobre la que acordar. En la interlocución política entre PSOE e IU existe una comisión de enlace que yo dirijo por IU y Juan Cornejo por el PSOE. Me veré con Díaz como secretaria general del PSOE en estos días para abordar los dos años de legislatura y medidas para impulsar el pacto de Gobierno. Desde fuera no se ve normal que los líderes de PSOE e IU no mantengan una comunicación fluida... La mantenemos cuando se agotan las vías de diálogo y hay que afrontar algún conflicto. Es una relación correcta. No hay que hacer una lectura psicologista de la relación entre Susana Díaz y yo, sino una lectura política. Usted ha criticado el marketing político al referirse a la presidenta. Parece que son dos políticos que están en las antípodas... Eso es verdad. Cuando yo hago esa reflexión sobre lo que considero marketing político la hago desde la perspectiva del respeto que merece la sociedad por parte de los políticos. No creo que eso le siente mal a Díaz. Si hablamos de la crisis de la política y del desprestigio de ésta ante los ciudadanos, pero no cambiamos las cosas radicalmente, es que no afrontamos con sinceridad este debate. Aquello no lo dije tanto por Susana como por el nuevo candidato del PP, que debajo de la foto no hay nada. A mí me parece que las fotos se hacen como resultado de una acción. Me haré fotos con quien sea cuando se llegue a un acuerdo relevante político, pero fotos para nada generan expectativas que conducen al descreimiento de la política. La respuesta de para qué sirvió la reunión de Díaz y Moreno Bonilla, ¿cuál fue? ¿Se ha llegado a algún acuerdo? ¿Alguna estrategia de trabajo para mejorar las relaciones institucionales entre un Gobierno que está permanentemente atacando a Andalucía y la Junta? Nada ha pasado. Pero tampoco ha habido una reunión entre Susana Díaz y Antonio Maíllo, que encabezan las fuerzas del Gobierno de coalición... Es que no me interesa una reunión con Susana Díaz. Vamos, para abordar asuntos del acuerdo de Gobierno sí, pero sólo para hacerme una foto no. Lo tengo clarísimo. Yo no pienso hacerme una foto en San Telmo, ahora mismo no hay razones. La foto es la plasmación de acuerdos nuevos y sustantivos. Sí debemos vernos como líderes de nuestras fuerzas para hacer una valoración de estos dos años, pero no en San Telmo. Hay que diferenciar lo institucional de lo partidario, esto es importante, porque este gobierno tiene una ventaja: hemos pasado del rodillo de una sola formación política que se anteponía a cualquier propuesta, y ahora todo se debate. Y eso es un avance. En Andalucía hace falta un gobierno que debata de todo. ¿IU se siente cómoda con los lazos que estrecha la Junta con empresarios del Ibex 35? Díaz puede reunirse con quien quiera. Pero si yo soy presidente del Gobierno, sé con quién me tengo que reunir primero para hablar de empleo: con los autónomos, con las cooperativas, con las pymes, con el pequeño comercio, con la agroindustria, porque son los sectores que generan actividad y trabajo. La opción de los empresarios… yo no me habría reunido con Botín porque no me aporta absolutamente nada. Es uno de los responsables de la crisis. Botín da un crédito a Andalucía de hasta 500 millones de euros que es un anticipo de las transferencias que recibe del Estado. Si Botín hubiera concedido un crédito de aumento de 500 millones más con los que nosotros hacer políticas sociales estaríamos hablando de otra cosa. En el nuevo modelo de concertación social, la patronal quiere vetar la entrada de pymes. ¿Lograrán reconducir el diálogo social? Estoy convencido de que por una reflexión colectiva llegaremos a la conclusión de que la economía social tiene que estar en la concertación. Es un camino irreversible, la implicación de un sector muy importante en el desarrollo económico. También es llamativo que IU abandere la reapertura de la mina de Aznalcóllar. ¿Todo vale por el empleo? Apostamos por la reapertura de la mina desde un blindaje medioambiental que es una condición sine qua non, no pueden existir balsas en esa reapertura. Tenemos que tener conciencia de que en esa zona tan deprimida hay que generar una reactivación económica. IU tiene una posición prudente y rigurosa. Si el objetivo de la legislatura es la creación de empleo y ésta termina con una tasa de paro similar a la que tenía al inicio, ¿harían autocrítica? La prioridad de la política de empleo parte de una base: ninguna administración por si sola puede afrontar íntegramente estas políticas. Tenemos que sentar unas bases solventes para que se genere empleo y desde nuestro punto de vista se están iniciando con la constitución de la banca pública. Las conclusiones que se han aprobado en el Parlamento este mes tiene que traducirse en norma y tiene que aprobarse antes de finales de 2014. No será creíble un cambio de modelo económico en Andalucía si no hay una entidad financiera que empiece a facilitar el crédito a las pymes y los autónomos. La banca privada sigue sin dar crédito. Ni Santander, ni La Caixa han abierto el crédito por mucho que hablen de eso. Ese papel que no lo ha hecho cuando más lo necesitaba la sociedad andaluza lo tiene que hacer la banca pública. ¿Por qué IU rechazó una comisión de investigación sobre los fondos de empleo? Es complicado creer en su voluntad de esclarecer lo ocurrido. No comparto ese análisis. Queremos saber la verdad y el PP quiere montar un circo. La Cámara de Cuentas ha hecho un informe de fiscalización general sobre las ayudas de las políticas activas de empleo. De ahí extraemos una conclusión, lo de Faffe ha sido un desastre absoluto, es llamativo el descontrol que había. Vamos a pedir a la Cámara de Cuentas una fiscalización que ponga el foco en todas las posibles irregularidades. Si luego necesita una implementación para saber más, tomaremos en consideración la comisión de investigación. ¿Eso no posterga sine die la investigación sobre lo ocurrido? Hablamos de cinco o seis meses. El PP insiste en que ustedes tapan la corrupción de los socialistas. El partido más corrupto de España no nos puede dar lecciones. El partido de Bárcenas, de los sobresueldos, de los currículum falsos, de las campañas electorales presuntamente financiadas por empresas privadas que se beneficiaban de contratos públicos… El PP quiere montar un circo y que al final pase como con los ERE, se une PP y PSOE para impedir que salgan conclusiones. ¿De qué hablan? Moreno Bonilla dice que la Junta es rehén de IU y que ustedes son los que llevan la iniciativa política... Lo del PP no tiene consistencia, ya no es ni pensamiento líquido, de verdad. Que tenemos de rehén al PSOE, que nos hemos vendido por cuatro puestos… es de una inconsistencia que llega al patetismo y así les va, no van a conseguir el Gobierno de Andalucía en otros 30 años. ¿Apoya la dimisión del director de la Energía por tener casa ilegal? Ha sido un actitud coherente. ¿En qué estaba pensando el consejero cuando dice que no le pregunta a su gente lo que tiene? Cuando salen noticias de estas un responsable que ha nombrado a alguien tiene que preguntarle si es verdad o no. Lo mismo este alto cargo pensó que dirigía la Agencia de la Energía no pagada… El padre de esta norma son las consejerías de Economía y de Fomento y Vivienda y sobre todo IU, porque se ha abierto paso el discurso que hemos defendido siempre y es que el sector de la construcción en Andalucía tiene que estar vinculada a la rehabilitación y la eficiencia energética. ¿Tiene ya candidatos para las municipales en las grandes ciudades? Lo elegirán las bases. Tenemos el calendario de afrontar las grandes ciudades en un plazo que no puede exceder de septiembre de 2014. Surgirá el debate de las asambleas locales y también con el conjunto de organizaciones que se sienten identificados con IU y que participan en la elaboración de sus programas.

  • 1