Economía

«Queremos un ley que blinde la legitimidad de la patronal»

González de Lara quiere espantar dudas sobre la representatividad de la CEA en el diálogo social.

el 24 abr 2014 / 23:54 h.

TAGS:

Para representativa, yo, y yo soy la patronal CEA. Y ésta reivindicó ayer más que nunca el ser voz mayoritaria del empresariado regional para espantar dudas sobre su legitimidad en el diálogo ante las instituciones, en tiempos en los que se habla de un nuevo modelo en la concertación social en Andalucía, a cuyas puertas está llamando más gente. Es más, Javier González de Lara recordó que la CEA lleva «10 años» reclamando del Gobierno autonómico una ley que regule y desarrolle la participación institucional, con un catálogo de derechos y obligaciones de las organizaciones empresariales. Éstas, lamentó, se rigen «por una normativa preconstitucional, de 1977», y ya es hora del cambio. «Esperamos que a la mayor brevedad posible sea efectiva para que no existan más dudas ni sobre nuestra legitimidad, ni sobre nuestra financiación ni sobre nuestra forma de participar». De hecho, Antonio Carrillo salpicó su presentación de la memoria de actividades con una retahíla de datos sobre a cuántas empresas andaluzas representan y a cuántas agrupaciones de las mismas. Y concluyó que, directa o indirectamente, «son 180.000 empresas y autónomos». Grandes, medianas y pequeñas, más –recalcó- los autónomos. Eso sí, como compañías en solitario, no a través de asociaciones intermediarias, son 190 –y aquí si están las grandes–. El patrón de los patrones andaluces defendió, por enésima vez, que la concertación social –siete acuerdos hasta la fecha– y la paz social que engendra es «la mayor infraestructura» que posee Andalucía. No tiene constancia, dijo, de que se hayan entablado contactos para abordar una nueva concertación que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha comentado que será diferente. Preguntado sobre si la investigación abierta sobre el presunto fraude en los fondos de formación para parados y trabajadores puede perjudicar el arranque de las negociaciones para la concertación social, el presidente de la CEA consideró que no tiene por qué hacerlo. Sí arroja, reconoció, un impacto importante en los medios de comunicación y eso sí puede «alterar las agendas» de las instituciones públicas –el Gobierno autonómico– como impulsoras del diálogo entre administración regional, sindicatos y empresarios. «Nosotros vamos a estar con la puerta abierta siempre». Si tiene que ser un diálogo social «distinto» –tal y como ha apuntado Susana Díaz–, que así sea, espetó. El presidente de la CEA, asimismo, volvió a desligar a la organización patronal del «fraude masivo» de los fondos de formación. ¿Usted está completamente tranquilo respecto a las investigaciones?, se le interrogó. «Sí, tranquilo». Le consta –argumentó– que los cursos de formación realizados por la CEA se han impartido de manera «muy seria, sólida, solvente y con muchísimo rigor», al tiempo que cuenta con auditoría externa y los controles de certificación ISO. Matiz. Su tranquilidad es «indiferente» porque «todo dependerá» del resultado de las investigaciones y «lo que se quiera ver» en el procedimiento. Si alguien quiere cuestionar algún programa de formación de la CEA, la patronal aportará «toda justificación donde sea preciso». «A nosotros no se nos ha llamado ni citado y no tenemos nada que ver con ese presunto fraude masivo, pero, como desde el punto de vista social suele ocurrir que se mezclan entidades, empresas instituciones y agentes económicos, lo asumimos y lo comprendemos». Sus opiniones sobre la situación económica también eran esperadas. Y aunque manifestó su optimismo, también demostró que tiene los pies en la tierra y que hay que apelar a la prudencia. «De la crisis no se saldrá porque se afirme en un telediario». De hecho, al cuestionarle sobre si comparte la confianza del ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, sobre la inminente salida de la negrura económica, González de Lara sentenció que «estamos hablando de elementos macroeconómicos que van en una buena dirección, en una buena línea y entiendo que ésa es su buena voluntad, transmitir confianza. Pero afirmar que la crisis ha pasado es demasiado afirmar». Porque lo macro no ha llegado a lo micro.

  • 1