domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización

¿Quién abrió la puerta ‘falsa’?

Los rectores y la Junta afrontan el próximo jueves una reunión de urgencia para analizar cómo más de un centenar de estudiantes sin Selectividad accedió a la Universidad. La crisis amenaza la continuidad del Distrito Único Andaluz .

el 02 nov 2014 / 12:00 h.

Un grupo de estudiantes espera para hacer un examen de Selectividad en Sevilla. / José Luis Montero Un grupo de estudiantes espera para hacer un examen de Selectividad en Sevilla. / José Luis Montero La Dirección General de Universidades remitió el pasado 2 de octubre un correo electrónico a todas las universidades andaluzas en el que apuntaba cuáles podían haber sido las causas por las que se abrió una puerta falsa por la que un centenar de estudiantes sin Selectividad había conseguido matricularse en las universidades andaluzas (en todas sin excepción). En dicho correo, cuyo contenido ha podido ver este periódico, la Dirección General admite que creyó en todo momento que las nuevas condiciones de acceso estaban publicadas en BOJA y que, por tanto, las universidades y los estudiantes estaban informados. Siguiendo este razonamiento, la Dirección General justifica así que, durante junio y septiembre, estuviera habilitada una pestaña en el sistema informático del Distrito Único donde los alumnos sin Selectividad se pudieron matricular. El agujero negro abierto en el Distrito Único Andaluz amenaza la continuidad de este sistema de acceso a la Universidad pública andaluza, reconocen varias fuentes académicas consultadas. El próximo jueves 6 de noviembre, las universidades están convocadas a una reunión en la que, de partida, se evidenciarán dos bloques con visiones bien distintas de lo ocurrido y, lo que es más importante, de su solución. Por un lado, estarán los rectorados que mantienen que las normas están para ser cumplidas y, por tanto, exigirán a las universidades que aún mantienen matriculados a alumnos sin Selectividad que los expulsen. En el lado opuesto, esas mismas universidades, que esperan instrucciones de la Dirección General de Universidades «dentro del marco de la legalidad». Fuentes de la consejería emplazan al día 6 para poder tener explicaciones precisas y completas de lo ocurrido. Una semana después de que El Correo hiciera pública esta anomalía, la pregunta sigue siendo la misma: ¿cómo y por qué se han colado en las universidades andaluzas un centenar de estudiantes sinSelectividad? Unos y otros ametrallan con fechas de reuniones, correos, publicaciones de reales decretos, cumplimiento de plazos... El resultado de este galimatías es el relato que sigue a continuación. El Gobierno central aprobó el 6 de junio un Real Decreto que regula el periodo transitorio de acceso a la Universidad mientras desaparece la Selectividad y se implanta el modelo de la Lomce, en el que cada Universidad podrá fijar sus propios criterios de acceso. En dicho Real Decreto se dice en su disposición adicional tercera: «Quienes no hubieran superado ninguna prueba de acceso a la Universidad y hubieran obtenido el título de Bachiller podrán acceder directamente a las enseñanzas universitarias oficiales de grado si bien deberán superar los procedimientos de admisión que fijen las universidades». Siguiente hito en el calendario: el Distrito Único Andaluz se reunió el 10 de julio, reunión en la que la Dirección General de Universidades presentó un borrador de acuerdo a los vicerrectores de Estudiantes en el que se asumía lo dispuesto por el Gobierno central. Desde la Junta se mantenía, según las fuentes consultadas, que había obligación de adaptarse a la norma. Estalló la bronca. Las universidades recordaron entonces que ya se había celebrado la Selectividad de junio y que, por tanto, introducir esa posibilidad de matricularse sin la Selectividad generaba una desigualdad manifiesta, además de que suponía romper el acuerdo firmado por los rectores y la Junta en el mes de febrero. En dicho acuerdo, la Junta y los rectores cerraban filas contra los planes del ministro José Ignacio Wert y fijaban como criterio general de admisión tener la Selectividad. Tras horas de discusión, los vicerrectores arrancaron a la Dirección General de Universidad el compromiso de elevar una consulta al ministerio y que si, tras dicha consulta, había obligación de abrir las puertas a estudiantes sin Selectividad, esto se comunicaría inmediatamente a las universidades y a la ciudadanía. ¿Cómo? Los rectores creen que con un desarrollo normativo del real decreto, aprobado por la Junta y publicado en BOJA, un paso que nunca se produjo. Las fuentes académicas consultadas apuntan a «un error» que justificaría que no saliese nada en BOJA, pero se mantienen firmes en un punto que no es baladí: tampoco era posible publicar acuerdo alguno si «en ningún momento» se cerró dicho acuerdo en la reunión del Distrito Único del 10 de julio. Los rectores sostienen que debe ser la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empresa, que coordina la política universitaria andaluza, la que explique esta laguna. Gracias a que el supuesto acuerdo se dio por válido han sucedido tres cosas: un centenar de estudiantes se matricularon sin Selectividad debido, dicen los rectores, a que el Distrito Único habilitó esta opción entre junio a septiembre; las universidades se enteraron de que esta puerta había estado abierta por los propios estudiantes afectados y ya hay universidades que han procedido a la expulsión de estos estudiantes por no tener aprobada la Selectividad. A esta versión, la Junta replica que fueron las propias universidades las que, como entes autónomos, admitieron a esos estudiantes, y ahora deben ser ellas quien decidan expulsarles. La pregunta que cierra este relato es: ¿por qué unas universidades han desmatriculado y otras no si desde que se supo de esta anomalía fuentes de la consejería repiten machaconamente que los estudiantes «no tienen cobertura legal»? Ítem más: fuentes académicas de máxima solvencia revelan que el 6 de octubre hubo una reunión de urgencia en el Distrito Único Andaluz para analizar lo ocurrido y todas las universidades «se comprometieron» a desmatricular a los estudiantes sin Selectividad. A día de hoy, quedan universidades sin hacerlo, aunque ni Junta ni universidades quieren señalar cuáles. En medio del galimatías de fechas, reales decretos, errores y desmatriculaciones, hay otra pregunta que tanto universidades como Junta de Andalucía deben responder: ¿se apuesta o no por el Distrito Único? ¿Se garantiza en Andalucía la igualdad de oportunidades en el acceso a la Universidad? Las respuestas, el próximo jueves.

  • 1