Local

Quién esté libre de culpa que tire la primera piedra

Antes de visitar El Salvador, la embajada española avisa de tal modo que es fácil desistir de la visita: violencia extrema, alto peligro, pronunciada inseguridad... Es cierto que caminar por algunas calles de San Salvador debe resultar muy llamativo para un español: guardas...

el 16 sep 2009 / 05:11 h.

Antes de visitar El Salvador, la embajada española avisa de tal modo que es fácil desistir de la visita: violencia extrema, alto peligro, pronunciada inseguridad... Es cierto que caminar por algunas calles de San Salvador debe resultar muy llamativo para un español: guardas de seguridad armados con rifles y casas colmadas de alambres de espino con alto voltaje. Sin embargo no me parece que desde España pueda darse un buen ejemplo para la gente pacífica.

En la última manifestación que participé en Sevilla fui testigo de una carga policial impresionante. Uno de mis amigos estuvo ingresado en el hospital. En Barcelona, los estudiantes anti-Bolonia alzaban sus libros abiertos en señal de conocimiento y paz, y recibían como respuesta policial golpes de porra y patadas con botas militares por todo el cuerpo.

Y ahora me llegan noticias desde Sevilla, en donde los manifestantes por la dignidad y el empleo han sido duramente apaleados por la policía. Dislocaron el hombro de un parlamentario andaluz, provocaron un infarto a otro manifestante y varios de ellos sufrieron heridas de gravedad diversa.

No tengo la menor duda: me siento más seguro en El Salvador.

  • 1