Local

"¿Quién pidió 16.000 euros a mi nombre?"

Un ciudadano denuncia un error bancario por el que le constaba un crédito que nunca solicitó.

el 02 may 2010 / 18:56 h.

TAGS:

Rafael Fernández Falcón posa con los papeles del banco.

¿Se imagina ir a pedir una hipoteca y encontrarse con que desde hace más de diez años tiene un crédito a su nombre sin saberlo? Esto es lo que le ocurrió a Rafael Fernández Falcón cuando en 2005 solicitó la hipoteca de su vivienda. Ahora, cuando iba a renegociarla para ampliarla y así financiar unas obras, se ha encontrado con que el problema aún no se había solucionado, y "lo peor es que no sé cómo ha ocurrido".

Rafael supo que en el Banco Santander constaba un crédito de casi 16.000 euros a su nombre que, sin embargo, él no había pedido nunca. "El préstamo había sido entregado en una sucursal de Granada, cuando yo no he sido nunca cliente del Santander ni tampoco he estado en Granada. Sólo he estado una vez y fue un fin de semana", explica. El caso es que esta deuda apareció en los registros del Banco de España cuando él solicitó la hipoteca para su vivienda en 2005. "El banco me dijo entonces que tenía un crédito sin pagar en el Santander", señala Rafael.

Fue entonces cuando comenzó "a mover cielo y tierra" para aclarar qué había pasado y su sorpresa fue que no sólo habían utilizado su identidad, sino también su número de DNI y hasta el domicilio antiguo, "que era en el que vivía antes con mis padres". Tras mover un montón de papeles supo que el crédito "había pasado en el año 1996 a lo que ellos llaman contratos contenciosos, donde ya lo daban por perdido". Por eso, Rafael cree que el préstamo fue solicitado antes del año 1996, "con lo que es imposible que fuera yo porque, además de no ser cliente del Santander, en 1996 tenía 19 años y ni siquiera estaba trabajando. ¿Cómo me iban a dar ese dinero?".

Finalmente, fue una entidad financiera la que le gestionó la hipoteca para su vivienda, asegurándole "que todo estaba solucionado y que había sido un error". Rafael creía que era así, hasta que hace unos meses, y cinco años después de lo ocurrido, comenzó a hacer gestiones con varios bancos para solicitar una ampliación de la hipoteca para poder hacer una reforma a su piso.

"Entonces me encuentro que seguía constando en el Banco de España el crédito", afirma. Rafael había acreditado ante el banco con el que quería renegociar su hipoteca que durante cinco años "no sólo había pagado todas las letras, sino que incluso había acortado cada año la hipoteca". Sin embargo, cuando la entidad bancaria solicitó al Banco de España su historial apareció que tenía un crédito sin pagar, "quedando como un mentiroso y con mi imagen dañada". Pero lo peor fue que ha tenido la hipoteca parada hasta que ha logrado acreditar otra vez que se trataba de un error.

"Tuve que mover de nuevo todos los papeles, pero lo que más me extraña es que el Santander no sepa explicarme qué ocurrió. Es más, en Granada no saben qué pasó con ese expediente y no me dejan verlo y eso que se supone que está a mi nombre y con mi DNI", lamenta. "Lo que quiero es una explicación, que me aclaren qué pasó. No entiendo cómo un banco no verifica todos los datos", insiste.

Por ahora lo que ha conseguido es un escrito del banco en el que reconoce que "se trata de un error por coincidir su NIF con el de otra persona", por lo que ya "se ha dado de baja" dicha deuda. Sin embargo, a Rafael esta justificación no le vale "porque no sólo coincidía el nombre y el DNI, sino también mi dirección". Por ello, fue a la Policía Nacional, que ha acreditado que su DNI "es único" y que no hay un duplicado.

Protección de datos

Rafael cree que en su caso se ha producido "una vulneración de la protección de datos" por parte del banco. Por eso "les he planteado que me indemnicen de alguna forma por los daños causados, aunque sé que no lo harán". También se ha planteado denunciar, pero su temor es que si alguna vez tiene que solicitar otro crédito, "me encuentre con el problema de nuevo".

Este periódico se puso en contacto con el Banco Santander para conocer su opinión, pero no ha recibido ninguna contestación.

  • 1