Local

¿Quién puede con ella?

La Giralda no va a dejar de ser el icono de Sevilla. Basta con ver cómo la ciudad se articula y vive a su alrededor y cómo todas las miradas conducen a su figura.

el 16 sep 2009 / 04:48 h.

TAGS:

Ni setecientas torres Pelli echarían a Sevilla de la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, por la sencilla razón de que, para eso, tendría que estar en ella, y no está. Al menos, a día de ayer y según la propia Unesco. Sólo tres de sus monumentos (Giralda-Catedral, el Alcázar y el Archivo de Indias) tienen esa distinción a título particular. Por otra parte, el citado organismo jamás ha echado a nadie de sus listas, aunque sí, en situaciones muy excepcionales y graves, les ha puesto el marchamo de maravilla en peligro. De las cerca de 400 declaraciones de Patrimonio Mundial que afectan a Europa, sólo una, en Alemania, ha merecido esa advertencia: el valle del Elba en Dresden. Y por razones serias.

La Giralda seguirá, pues, siendo no sólo Patrimonio Mundial, como lo es desde 1987, sino emblema de esa Sevilla a cuyo alrededor se extiende. Para tranquilidad del sevillano, he aquí unas cuantas razones gráficas bastante imponentes de lo poco que los rascacielos pueden hacer para impedirlo. Son fotos que no sacan los turistas; las imágenes de la Sevilla auténtica y de diario, del paisaje urbano visto desde las terrazas y azoteas de los barrios y de los propios monumentos.

Aquí están las fotografías:

1. Así se ve la Giralda desde la cubierta de la antigua Fábrica de Tabacos, con la estatua de la Fama en primer plano.

2. Vista desde la plataforma-grúa más alta del país, que se instaló durante un día en la Plaza de España en 2007.

3. Desde la cubierta de la Catedral, hoy visitable.

4. Marcando el horizonte desde Tomares.

5. Una mujer tiende ropa en una azotea de Los Remedios, con la torre al fondo.

6. Delante del Puente del V Centenario, en esta perspectiva desde la Torre de los Perdigones.

7. En enero de 2006 proyectaron sobre su cuerpo la imagen del antiguo alminar.

  • 1