miércoles, 20 marzo 2019
22:35
, última actualización
Economía

Quintás admite que no hay dinero y augura al menos otro año de 'sequía'

Con su habitual transparencia, el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), Juan Ramón Quintás, asumió el cierre del grifo de los créditos por los cambios en el mercado.

el 15 sep 2009 / 15:40 h.

Con su habitual transparencia, el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), Juan Ramón Quintás, asumió el cierre del grifo de los créditos por los cambios en el mercado. Ya no hay el mismo dinero que antes. Una situación que, según pronostica, se alargará durante uno o dos años más.

La restricción del crédito es una realidad que se mantendrá durante los próximos meses. Así lo aseguró ayer el presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás, en Sevilla, donde asistió a la reunión internacional del Comité Estratégico de Presidentes de la Agrupación Europea de Cajas de Ahorros (AECA). Ahondó en que el motivo de las mayores dificultades que encuentran ahora los ciudadanos para obtener préstamos es el cambio del ciclo económico, ya que "hay mucha gente a la que hubieras prestado antes, pero ahora, ya no se puede".

No obstante, quiso dejar claro que las entidades aplican "la misma norma" que antes en las concesiones de créditos, lo que ocurre actualmente es que "personas que antes estaban cualificadas para obtenerlo ahora piensas que no lo están". "No puedes prestar un dinero que no es tuyo a quien tienes la certeza de que no te lo va a devolver", apostilló Quintás.

Uno de los principales factores que influyen es el paro o la posibilidad de que los solicitantes de préstamos trabajen en sectores susceptibles de sufrir reconversiones de empleo, precisó el presidente de la CECA, quien explicó que la crisis financiera "ha cerrado los mercados" y, por tanto, el dinero que pueden prestar las cajas es el de los depositantes y ese ahorro no es suficiente ni para mantener la economía española ni para satisfacer la demanda.

Sin embargo, la financiación de proyectos empresariales es distinta, ya que se da la "paradoja", según Quintás, de que hay dinero para prestar pero la dificultad está en que hay muy pocos proyectos empresariales solventes.

En su análisis de la situación, consideró necesario un "redimensionamiento" y "racionalización" de la red de oficinas de las cajas para "comprobar si existe alguna que no interese mantener", como en zonas de desarrollo urbanístico, puesto que "ahora no debemos expansionarnos ni abrir masivamente nuevas oficinas sino extremar el rigor en la eficiencia, cuidar los costos y reducir los gastos y cuidar el rigor en la concesión de créditos para ver cuál es la mejor forma de recuperar los préstamos sin dañar al tejido productivo".

Quintás quiso minimizar la actual situación financiera, "pues tras 15 años de vacas gordas ahora nos tocan vacas flacas, pero tenemos la certidumbre de que después volverán las vacas gordas". Apuntó que la crisis financiera "no sólo será para unos meses, sino que tendremos uno o dos años incómodos".

Por otro lado, consideró las fusiones como "uno de los instrumentos para solventar la crisis, pero el tamaño no soluciona nada la falta de liquidez y hay que saber cuándo usar esa herramienta". Aseguró que no es enemigo de las fusiones pero mostró su sorpresa por la moda de que "ahora todo el mundo apueste por las fusiones frente a la crisis, cuando el problema no es el tamaño, pues ahora caen los gigantes".

  • 1