Economía

Quintás se suma a Andalucía para decir no al plan de Salgado

Ayuda sí, intervención no. Ésta es la fórmula que aconsejó ayer el presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás, para las entidades financieras que se encuentren en una mala situación de solvencia a corto plazo pero que serán solventes en dos o tres años. Así, auguró un panorama negro para bancos y cajas españoles para 2010 y 2011, ya que algunos "entrarán en pérdidas".

el 16 sep 2009 / 04:24 h.

Ayuda sí, intervención no. Ésta es la fórmula que aconsejó ayer el presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás, para las entidades financieras que se encuentren en una mala situación de solvencia a corto plazo pero que serán solventes en dos o tres años. Así, auguró un panorama negro para bancos y cajas españoles para 2010 y 2011, ya que algunos "entrarán en pérdidas".

Aunque todo el sistema financiero español, como el del resto del mundo, se resiente por la crisis, algunas entidades se encuentran mejor que otras. Por ello, el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, aprovechó ayer una conferencia en Santander para pedir que no se intervengan aquellas cajas que se prevé que sean solventes en dos o tres años pero que incumplan la obligación de tener un activo un 8% superior al pasivo, algo que, con la regulación actual, supondría una intervención por parte del Banco de España.

Eso sí, solicitó que puedan recibir ayudas que luego el Estado pueda recuperar. En su opinión, el 20% del sistema bancario español "puede padecer esa situación".

Así, reclamó que el Fondo de Regulación y Ordenación Bancaria (FROB) dé ayudas a estas entidades y que se desarrolle "a través de la mente flexible de un gestor y no con la rigidez de un funcionario". Quintás hizo estas declaraciones en unas jornadas organizadas por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y el BBVA en la capital cántabra.

En cuanto al fondo desgranado el lunes por la vicepresidenta económica, Elena Salgado, Quintás se mostró a favor de que el Estado entre en las entidades a las que ayude mediante cuotas participativas con derechos políticos el tiempo que dure dicha ayuda, porque "sería una garantía de buen control del uso de los fondos públicos". "Jamás pediría que se ayudase a una entidad no viable", sentenció.

Sobre el proceso de fusión entre cajas, advirtió de que habría que levantar el veto de las comunidades a estos procesos.

Con ello, Quintás se sumaba a las críticas contra los planes de Salgado vertidas desde la Junta de Andalucía y la Generalitat de Cataluña.

Por otro lado, advirtió de que va a haber entidades que lo van a pasar mal durante los próximos dos años. Así, aseguró que en 2010 "habrá pérdidas en el sistema financiero español" y que va a ser un "año incómodo", igual que el siguiente. Eso sí, aseguró que 2012 supondrá el punto de inflexión, ya que a partir de ahí se comenzará de nuevo a recoger beneficios.

En este sentido, explicó que "unas entidades no las tendrán y otras las tendrán", aunque pueden no ser tantas las que caigan en números rojos, porque esos cálculos no tienen en cuenta la posibilidad de ingresos no recurrentes, es decir, los que proceden de plusvalías que se pueden obtener por procesos de venta de activos. Las previsiones de Quintás, basadas en el estudio de una consultora, cifran para el sistema financiero español unos ingresos recurrentes en 2010 de 36.800 millones y unas pérdidas por morosidad de 28.900 millones. Si a eso se suman unos gastos de explotación de unos 29.000 millones, "esto quiere decir que, en principio, va a haber pérdidas".

En lo referido a la tasa de mora, auguró que rondará el 6,7% a final de año (en estos momentos se encuentra en el 4,2%), para tocar techo en 2010 en el 8,8%. A partir de ahí empezaría a bajar.

Además, ante las advertencias del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y de la ministra de Economía, Elena Salgado, sobre los problemas que padecerán algunas cajas y no así los bancos, Quintás afirmó, tras resaltar que ambos son defensores de las cajas. "Con amigos así, no necesitamos enemigos".

  • 1