Local

Rabat carga contra la prensa española por el Sáhara

Madrid defiende un acuerdo entre las partes sobre el futuro de la ex colonia.

el 03 nov 2010 / 20:54 h.

TAGS:

Trinidad Jiménez, saludando a Taib Fasi Fihri.
El ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Taib Fasi Fihri, acusó ayer a la prensa española de distorsionar la realidad de su país y del contencioso sobre el Sáhara Occidental, en lugar de hacerse eco de las buenas relaciones con España y de rebajar la tensión generada por el campamento saharaui de El Aaiún.


Fasi Fihri ofreció una rueda de prensa junto a la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, después de su primera reunión en Madrid, tras la que se anunció la incorporación en las próximas semanas del nuevo embajador marroquí en España.


El mensaje central de Fasi Fihri fue su queja de que a la prensa española sólo le interesan casos como el de la huelga de hambre de la activista saharaui Aminatu Haidar y que "no vea más que cosas negativas y deformadas" de su país, sin apreciar los cambios que se están produciendo.
Durante la rueda de prensa, a la que acudieron un gran número de medios de comunicación, y antes de las preguntas, Fasi Fihri lanzó sus primeras críticas por los "excesos" que algunos periodistas cometen cuando informan sobre la cuestión del Sáhara. Así, les acusó de dejarse influir por su ideología y de escribir más en función de sus "deseos", que de la realidad. "Hay veces que Marruecos quiere mostrar el cielo, y algunos lo ven y se preocupan, pero otros sólo ven el dedo que apunta a ese cielo", describió Fasi Fihri.


Ya en el turno de preguntas, el ministro insistió en sus reproches por los intentos de periodistas españoles de burlar el control marroquí, "incluso disfrazándose de mujeres saharauis", para entrar en el campamento situado a las afueras de El Aaiún después del veto impuesto por Rabat.


También les echó en cara que no se informe de las actuaciones negativas del Frente Polisario, de la situación de los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia) o por el arresto de un marroquí por defender la autonomía del Sahara Occidental. Igualmente, lamentó que "no se refleje" la cordialidad en las relaciones entre España y Marruecos y que se vea de forma negativa el acuerdo agrícola firmado con la UE, que ha suscitado protestas en regiones como Canarias y Andalucía.


Ante estos ataques, Jiménez manifestó su respeto a la actitud de Marruecos hacia los periodistas extranjeros, pero precisó que España defiende otra política de prensa. Entonces, Fasi Fihri tuvo que admitir que la información difundida hace unos días por la agencia oficial de su país, en la que se aseguraba que la Policía española había matado a un ciudadano marroquí la pasada semana en unos disturbios en Melilla, "quizá no sea veraz" y no se disponen de pruebas que lo confirmen. Tras estas declaraciones, el portavoz de Exteriores del PP en el Congreso, Gustavo de Arístegui, consideró que las críticas a la prensa española no eran "razonables". Aún así, los dos ministros se Exteriores se felicitaron porque, a pesar de los incidentes que a veces surgen entre ambos países, como los de este verano en la frontera de Melilla, "no haya tabúes" en el "fecundo" diálogo que España y Marruecos han mantenido en los últimos años. Tasi Fihri destacó el deseo de reforzar aún más la cooperación en áreas como la inmigración irregular y la lucha contra el narcotráfico.


Como muestra de la voluntad de afianzar esa amistad, Fasi Fihri anunció que el nuevo embajador de Marruecos en España, el saharaui Ahmedu Uld Suilem, se incorporará a su puesto antes de fin de año. El puesto de embajador está vacante desde hace 8 meses.


Respecto al contencioso del Sáhara, Jiménez puntualizó que España no apoya ni la posición de Marruecos a favor de un plan de autonomía para la ex colonia, ni la del Frente Polisario, que rechaza la anexión y exige la celebración de un referéndum para avalar la independencia, sino que apuesta por un acuerdo entre las partes. Además, el ministro marroquí reclamó un acuerdo "realista", que no pasaría por la consulta popular al no ser una obligación que imponga la ONU.


Fasi Fihri no hizo referencia sobre las aspiraciones de Marruecos sobre Ceuta y Melilla y sí habló sobre un viaje a su país del vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien ya estuvo en Rabat en agosto. Por ello, la recién estrenada ministra de Exteriores se comprometió a viajar al país vecino lo antes posible.

  • 1