Deportes

«Rafa Nadal es mucho mejor de lo que él mismo piensa»

Acaba como número uno mundial por cuarta temporada consecutiva pero le quedan desafíos. Sabe que sólo puede ser el mejor de la historia si supera el récord de títulos de Grand Slam de Sampras (14) y si conquista por fin París.

el 14 sep 2009 / 20:25 h.

-¿Podía explicar cuáles han sido los peores momentos para usted en esta temporada que ha finalizado y por qué?

-El momento más duro fue en la final de Roland Garros y es un disgusto que no puedes esconder. Es algo que fue difícil de digerir para mí. Tenía esperanzas de hacerlo muy bien en París porque me había estado preparando mucho. Quizá fue una de las razones por las que tuve que darme de baja de Halle, porque no tenía tiempo para darme explicaciones a mí mismo y prepararme para Wimbledon justo después. Creo que hice lo correcto. Luego también señalaría la derrota contra Volandri en Roma, y sobre todo por la forma en la que se produjo, cómo cambiaron las cosas. Y también la ruptura con Tony Roche. No fue el mejor momento para llegar preparado a Roland Garros.

-¿Y por qué ha señalado en su calendario del 2008 el torneo de Estoril? ¿Quizás para preparar más Roland Garros?

-Honradamente no. Una de las razones por la que voy a Estoril es porque ahora disponemos de byes (exentos en primera ronda) en los Masters Series. Entonces en vez de jugar 6 partidos disputamos 5 si se llega a la final y ya no tenemos que disputar ésta al mejor de cinco sets. Eso es lo que me ha decidido a jugar un torneo extra sobre tierra el próximo año. Quizás también porque Roland Garros me exige más partidos sobre tierra. Pero también es muy bonito jugar un torneo pequeño. La atmósfera es increíble, más cercana.

-Usted dijo tras perder la final de Roland Garros este año que tenía que encontrar la clave para ganar a Nadal de una forma cómoda. ¿La ha encontrado ya?

-Me siento cada vez mejor jugando contra Rafa. Al final del año pasado creía que había encontrado la clave para ganarle, pero desafortunadamente no la tenía. Aquí, ante 14.000 espectadores me sentí muy bien jugando contra él. Eso no quiere decir que no me vaya a sorprender nunca más. Es un gran carácter, me gusta, nos conocemos muy bien y nos caemos muy bien y creo que él piensa lo mismo de mí. Creo que es muy bonito para el tenis esta amistad. Tenemos un deporte limpio, correcto y para mí, que seamos el número 1 y el número 2 es algo muy grande. Recuerdo siempre la primera vez que jugamos, en Miami, hace dos años. Es un gran luchador, y mucho mejor de lo que él piensa. No lo olvide.

-¿Cuál ha sido el mejor recuerdo de la temporada?

-La final de Wimbledon. Fue una mañana preciosa, desgraciadamente no había techo. Es un día especial, había mucha expectación y batiendo a uno de los jugadores más duros, y además en el quinto set. Había tenido partidos muy duros antes, en Roland Garros, en Roma, contra Volandri y, de repente estábamos en la final de Wimbledon y ganarla en 5 sets ante leyendas sentadas en cada esquina de la pista como Borg, McEnroe o Connors hizo de ella un momento muy especial.

- Desde Roma usted viaja sin entrenador, ¿lo va a solucionar?

-Voy a pensar incluso durante las vacaciones. Creo que será una decisión crucial para mí y por eso debo meditarla bien. Necesito a alguien que me haga seguir ganando, no que me ayude a mejorar, a alguien que me haga jugar 10 años más, incluso. Me encantaba cómo jugaban Sampras y Agassi, por eso es para mí como un desafío llegar a lo que hicieron ellos. No por ellos, sino por mí mismo. Y para probar incluso a los medios de comunicación que puedo hacerlo bien en tierra.

--La próxima temporada cumplirá 27 años. ¿Es un desafío para usted enfrentarse con jóvenes jugadores que están iniciando su carrera y poderles vencer?

-Para mí es muy interesante haberme enfrentado con jugadores de diferentes generaciones o hacerlo contra las del futuro. He jugado contra Agassi o Sampras, y lo he hecho después con otros como Safin, Hewitt, Roddick y ahora con Nadal y estos otros, y si ahora me tengo que enfrentar con rivales que han nacido en 1991 por ejemplo, me encantaría. Esos son los próximos, ¡es increíble!, diez años más jóvenes que yo, pero me gusta la idea. Eso es un desafío y me encanta.

--¿Cuáles son sus objetivos para el 2008?

-El ser número uno no me afecta para jugar la Copa Davis, y seguir ganando torneos del Grand Slam. Mi objetivo es seguir rompiendo récords, y por ello es por lo que juego. En el 2008 tenemos los JJOO, puedo romper el récord de Pete Sampras (14 títulos del Grand Slam) o igualarlo, ganar Roland Garros por primera vez. Es algo apasionante y eso me anima. Si rompo el récord de Pete Sampras el próximo año sería una sorpresa. No es fácil ganar tres títulos del Grand Slam el mismo año, es un proceso largo y un trabajo muy duro.

-¿Se puede usted imaginar viajando por el circuito sin la compañía de Mirka (su novia)?

-Para mí, una de las cosas más importantes es despertarme por la mañana y verla cerca de mí en la cama. Ella me cuida, hace lo mejor para mí. No es el tipo de novia que te pregunta, "¿cuánto tiempo va a durar el entrenamiento?", "¿cuánto tiempo vas a pasar en el gimnasio?". Ella me dice, "Roger, tienes que ir al gimnasio". Y luego hace que mi vida fuera de la pista sea mucho más sencilla. Puede parecer una mala persona diciendo no el 95 por ciento de las veces. Lo pueden entender algunas personas y otros no, pero ella es especial, si no no estaría ya con ella siete años de mi vida.

-A estas alturas de su carrera, ¿puede mejorar aún?

-Claro que tengo que seguir mejorando, esto es un proceso, es como un boxeador que nunca quiere ser noqueado y yo soy positivo para el futuro.

  • 1