Local

Rafael recuperará la movilidad de la cara antes de seis meses

el 04 may 2010 / 19:28 h.

TAGS:

Rafael es arropado por su madre después de dar la rueda de prensa


Rafael ha comenzado a afeitarse a sus 35 años. La neurofibromatosis que padecía desde niño le había deformado y afectado el rostro hasta el punto de que no le salía vello. Ahora, tras el trasplante, le crece la barba y se tiene que afeitar. Es sólo una de las muchas cosas que van a cambiar su vida desde ahora, una vez que ha superado con éxito el trasplante de cara a que fue sometido el pasado mes de enero. "Pero, aunque su evolución es muy satisfactoria, queda mucho por recorrer, sobre todo a Rafael", explicó el jefe de la unidad de Cirugía Maxilofacial del Hospital Virgen del Rocío, Tomás Gómez Cía. El reto ahora es que recupere la movilidad y la sensibilidad en los labios y la capacidad de deglutir, para lo que tendrá que afrontar aún entre tres y nueve meses de rehabilitación, sobre todo, con logopedas del hospital sevillano.


En estos momentos, Rafael ya puede comer. Hasta ahora ha sido alimentado mediante una sonda nasogástrica -que introduce el alimento desde la nariz hasta el estómago-. Por ahora, eso sí, come alimentos triturados y tendrá que aprender a masticarlos y a deglutir por sí mismo.


Esto se debe a que tendrá que recuperar la movilidad de los músculos y los nervios de la cara.


"El trasplante -apuntó Gómez Cía- no ha sido sólo de piel: se han trasplantado vasos capilares, tejido adiposo, huesos, músculos, glándulas... ha sido un proceso muy complejo y la rehabilitación será larga, de meses. Pero ése es el objetivo a partir de ahora: que Rafael recupere la vida normal y las funciones normales de la cara".


El jefe de la unidad de Cirugía Maxilofacial del Virgen del Rocío, David González Padilla, aseguró que "Rafael no puede pronunciar correctamente todavía. Tiene escasa movilidad de la lengua por la afección de los nervios de esa parte del rostro debido a la intervención. Quedan aún tres meses para la normalidad completa: podrá masticar y deglutir con normalidad pasado ese tiempo", añadió.


González Padilla, con todo, celebró que "el proceso de recuperación está siendo rápido. Rafael siente el tacto, puede distinguir el calor y el frío y siente dolor. Yo mismo, esta mañana [por la de ayer] le he pellizcado la cara un poco más fuerte de lo normal y se ha quejado. Antes no tenía barba y ahora se tiene que afeitar porque le crece", comentó el especialista.


En cuanto a la movilidad facial, González Padilla aseguró que "a partir de seis meses o un año tras la operación podrá tener mímica y sellado labial y masticar y deglutir con normalidad. La cara sigue inflamada aún pero pasado ese tiempo la inflamación bajará y el rostro presentará un aspecto normal. Ésa, al menos, es la experiencia constatada en los casos anteriores", abundó.


Noveno en el mundo. El caso de Rafael ha sido el noveno trasplante de cara en el mundo. Después de él, el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona realizó el tercer injerto facial de España y el décimo en el mundo.


El primero de todos se realizó en Francia, en noviembre de 2005, y la receptora fue Isabelle Dinoire, una mujer cuyo rostro había quedado deformado tras ser atacada por su perro.


El Hospital de la Fe de Valencia realizó en agosto de 2009 el octavo trasplante de este tipo en el mundo y primero de España. El paciente, operado por el equipo de Pedro Cavadas, fue también un paciente de 35 años.

  • 1