Local

Raitán empieza su nueva vida

Raitán, el perro que sobrevivió encerrado en un cuartillo ocho años, aprovecha su segunda oportunidad. Pese a su precario estado, el animal se recupera con rapidez en un centro de rehabilitación en Avilés (Astu- rias). Hasta dio su primer paseo con otros canes. Los psicólogos creen que podrá ser adoptado y vivir feliz.
>>>Aluvión de peticiones para adoptar a Raitán

el 16 sep 2009 / 07:02 h.

TAGS:

Raitán, el perro que sobrevivió encerrado en un cuartillo ocho años, aprovecha su segunda oportunidad. Pese a su precario estado, el animal se recupera con rapidez en un centro de rehabilitación en Avilés (Astu- rias). Hasta dio su primer paseo con otros canes. Los psicólogos creen que podrá ser adoptado y vivir feliz.

Ni los años de encierro ni el hecho de subsistir sin apenas comida y con kilos de pelo sobre su lomo han podido con Raitán, el animal que fue rescatado de una casa de Dos Hermanas. Contra todo pronóstico, el animal aumenta sus posibilidades de ser adoptado por una familia tras pasar sus primeros días en un centro de rehabilitación de perros en Avilés.

Raitán llegó a la casa de acogida asturiana el pasado sábado y, según el vicepresidente de la Asociación Andaluza para la Defensa de los Animales (Asanda), Luis Gilpérez, el animal está siendo sometido a un completo tratamiento, que incluye "los primeros paseos de su vida" en compañía de otros perros que han pasado por situaciones "extremas".

Ese paseo lo dio con una de las cuidadoras de este centro, Mercedes Mas, que mostró ayer su satisfacción al ver que Raitán "en sólo tres días ha aprendido a relacionarse con el resto de los perros de la casa, tiene muy poco miedo a que lo acaricien y se deja querer".

Una actitud que ha sorprendido sobremanera a la experta. "Es verdad que pensábamos que, ante una situación de aislamiento semejante, iba a llegar peor, pero parece que se adapta muy bien a todo", explica Mas, que tiene una opinión parecida a la de varios psicólogos caninos, que veían difícil que el perro se pudiera recuperar del trauma al que fue sometido tantos años.

Pese a este inicial optimismo, Mas reconoce que todavía tiene una forma muy peculiar de ladrar y de chillar, sobre todo "cuando lo coges sin que él lo espere, que es cuando lloriquea y se asusta".

De todos modos, el proceso no ha fecho nada más que empezar. El propio Gilpérez aventura que "cuando se socialice y pueda estar con otros animales sin esconderse podrá darse en adopción". Pero además deben estar seguros a quién lo entregan, ya que "lo peor" que podría ocurrirle sería que alguien se lo llevara y lo devolviera al cabo de un mes.

"Eso sería la puntilla", afirma. El vicepresidente de Asanda también asegura que, aunque la situación se ha "calmado" en los últimos días, siguen llegando centenares de solicitudes de adopción del perro, principalmente de España, pero también de otros países como de Centroeuropa, Estados Unidos y América Latina".

  • 1