domingo, 09 diciembre 2018
01:31
, última actualización

El PP-A se presenta como único partido «sin guerras internas»

Moreno Bonilla se apoya en Rajoy y contrasta la crisis interna en PSOE, IU y Podemos con la «estabilidad» de su partido

el 14 feb 2015 / 19:05 h.

RAJOY EN ACTO PP CÓRDOBAJuan Manuel Moreno Bonilla se ha estrellado esta semana contra una encuesta (el Egopa) que le otorga un porcentaje de conocimiento inferior al 50%, a 36 días de las elecciones del 22 de marzo, y seis puntos en intención de voto por debajo del PSOE. Esto no ha desviado un milímetro el discurso del líder del PP-A, que este sábado, en un mitin en Córdoba, volvió a retar a la presidenta Susana Díaz a que se comprometa a dejar gobernar al partido más votado, seguro de que será el PP-A. La estrategia de Moreno para ganar el 22M se levanta sobre dos pies de apoyo: uno es el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ayer vino a Andalucía por segunda vez en siete días para arropar a su candidato y denunciar «los tres años perdidos» del Ejecutivo PSOE-IU. El otro es el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez. El PP-A ha encontrado en la crisis del PSOE de Madrid un filón que usa para desgastar la figura de Díaz. Hace tres días, el relato de campaña de Moreno giraba en torno a la ambición de ésta por saltar a la política nacional y abandonar Andalucía tres meses después de las autonómicas. Ahora explota una fórmula más pragmática: los conflictos que asolan al resto de fuerzas frente a «la estabilidad del PP». El enfrentamiento entre la dirección federal del PSOE y la madrileña, que se saldó con la expulsión del secretario general, Tomás Gómez, y la sustitución de su ejecutiva por una gestora; la dimisión de la candidata de IU por Madrid, Tania Sánchez, empujada por el aparato de su partido; y el pulso de la dirección nacional de Podemos con Teresa Rodríguez, candidata a las andaluzas, son tres ejes que permiten al PP-A presentarse como el «único partido unido frente a las guerras internas de otras formaciones». Así lo expusieron este miércoles tanto Moreno como Rajoy durante el acto de presentación de las candidaturas de alcaldes en las ocho capitales. «Ante el gallinero y el ruido en el que se han convertido muchas fuerzas políticas, el PP-A es un ejemplo de estabilidad y unidad», dijo Moreno. El líder popular atacó a Díaz acusándola de estar instalada en «una declaración de guerra frontal» a Sánchez. «Los dirigentes socialistas no están centrados en los ciudadanos, sino en sus líos internos y ambiciones», recalcó. Los populares van a explotar las «contradicciones» del golpe de timón que dio Sánchez el miércoles, al disolver la ejecutiva del PSOE madrileño y apartar a Gómez por las investigaciones que apuntan a posibles irregularidades en la concesión del tranvía de Parla cuando éste era alcalde. «Sánchez ha fulminado a la dirección regional del PSOE de Madrid por sospechas de corrupción contra Gómez. Si por una sospecha ha fulminado aquello, ¿qué tendría que hacer en Andalucía con 265 imputados, miles de millones defraudados, dos expresidentes señalados y la corrupción campando a sus anchas? ¿Dónde está la coherencia en el discurso de Sánchez? ¿Dónde está su autoridad en Andalucía?», avisó. En año y medio como presidente del PP-A, Moreno no ha logrado unir al partido y consolidar su liderazgo. Los alcaldes de las capitales, que se juegan su mayoría absoluta dos meses después de las andaluzas, cerraron filas ayer en torno a su líder. La dirección nacional ha puesto a los regidores al servicio del cuasi desconocido candidato del PP-A a la Junta, ligando su destino político al de un líder que, según las encuestas, podría ser el gran perdedor el 22M. «El PP es un partido disciplinado. Y el PP andaluz es el más disciplinado de los PP», dice un dirigente popular. Rajoy, sobre Podemos: «No prestemos atención a cantos de sirena» Rajoy fue muy duro con el Ejecutivo PSOE-IU. «Decían que lo bueno era un gobierno de progreso, pero no hubo ni un gobierno de progreso ni de nada, sino unos señores peleándose con otros y tres años perdidos», para rematar, «bueno, pero aquí estamos nosotros para arreglarlo». El presidente del Gobierno animó a los andaluces a «subir al carro» de las políticas del PP, las de sus regiones y ayuntamientos, y envió una advertencia contra Podemos sin mencionarlo: «No tiremos las cosas por la borda, atendamos a lo serio, a lo razonable, a lo sensato, y no prestemos atención a cantos de sirena».

  • 1