martes, 20 noviembre 2018
14:35
, última actualización
Local

Rajoy anunciará a sus ministros en vísperas de Nochebuena

El próximo Congreso Nacional se celebrará a mediados de febrero, aunque la fecha puede variar si coincide con las andaluzas.

el 21 nov 2011 / 19:41 h.

TAGS:

El presidente electo del Gobierno , Mariano Rajoy, ha informado al Comité Ejecutivo Nacional del PP de que Soraya Sáenz de Santamaría será la encargada de liderar los contactos con el Gobierno socialista saliente para realizar el traspaso de poderes.

Fuentes del PP consideran que con esta designación Rajoy está señalando a Sáenz de Santamaría, persona de confianza del líder popular y portavoz parlamentaria en la anterior legislatura, como una de las personas fijas en el nuevo Gobierno, que tiene previsto anunciar en vísperas de la Nochebuena.

Según informaron a Europa Press fuentes populares, durante su intervención ante el Comité Ejecutivo, Rajoy hizo una broma sobre la proliferación de quinielas de ministros que se producirán en los próximos días, advirtiendo de que proceden de "comentarios que no nacen de aquí".

Tanto a la entrada como a la salida de Génova, ninguno de los dirigentes 'populares' ni barones territoriales han querido pronunciarse sobre la composición del futuro Gobierno, ya que consideran que es una decisión que corresponde únicamente a Rajoy. Eso sí, finalizada la reunión, han coincidido en elogiar la designación de Sáenz de Santamaría para coordinar el traspaso de poderes.

La canciller alemana, Angela Merkel, ya le ha dibujado al presidente electo cuál es la senda que tiene que transitar para sacar a España de "los grandes problemas" que tiene. Mariano Rajoy mantuvo ayer una conversación telefónica de 20 minutos con Merkel -con la que no ha tenido ningún contacto en los dos últimos dos meses y medio- en la que Alemania le prometió una "estrecha colaboración" para hacer frente a la crisis económica sin precedentes que mantiene a los españoles en vilo.

Muy probablemente, la dirigente con más poder dentro de Europa le recordó a Rajoy que debe afrontar con carácter urgente más medidas con las que conseguir tranquilizar a los mercados. Estos no saludaron precisamente con alegría la llegada de Rajoy a la Moncloa pese a la mayoría absoluta incontestable (186 diputados frente a los 110 ontenidos por el PSOE). La prima de riesgo ayer estuvo de nuevo por encima de la italiana (país ya intervenido) y las bolsas cerraron en rojo.

Merkel ya le indicó a España el camino a seguir antes de la cumbre europea de finales de octubre: "España ha hecho mucho, pero tendrá que hacer probablemente más para recuperar la confianza de los mercados". Alemania no fue la única que le recordó a Rajoy qué es lo que Europa espera que haga para evitar que España entre en la lista de países intervenidos. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, remitió una carta de felicitación, desvelada por elpais.com , en la que afirma: "Nos toca [en alusión a Francia y España] aportar una respuesta eficaz y creíble para reestablecer la estabilidad y el crecimiento de la zona euro. Debemos trabajar hacia una integración europea reforzada y sé que puedo contar con usted". El presidente electo, por medio de su secretaria general (ya que éste canceló la rueda de prensa que tenía prevista tras la celebración del comité ejecutivo nacional), restó importancia al recibimiento de los mercados -"los milagros no existen", afirmó María Dolores de Cospedal-, y dejó claro que, pese a las presiones, Rajoy no desvelará qué va a hacer en materia económica hasta que se celebre el debate de investidura, previsto para finales de diciembre. Cospedal insinuó algunos de los temas que abordaron Merkel y Rajoy. "Lo que está meridiamente claro es que España no se puede seguir financiando al 7%", e insistió en la necesidad de que la UE coordine una "estrategia operativa" que garantice la "solvencia de la deuda soberana".

A amaiur ni agua. Ya en clave interna, el comité ejecutivo nacional del PP, celebrado tan sólo horas después de la victoria aplastante de Rajoy, dio pistas sobre cuáles serán los primeros pasos de Rajoy como presidente electo. Los populares no ocultan que quieren ejercer el poder absoluto obtenido en las urnas lo más pronto posible. Querrían que los españoles conocieran al nuevo Gobierno en Nochebuena.

Para ello, apuntó Cospedal, Rajoy se sentará con todos los grupos con representación parlamentaria con el objetivo de acortar al máximo los plazos. Con todos, no. La también presidenta de Castilla La Mancha excluyó de este diálogo a Amaiur, la fuerza nacionalista vasca formada por Bildu y Aralar que ha irrumpido en el Congreso con grupo propio gracias nada menos que a la obtención de siete diputados, por encima incluso del histórico PNV. "El PP quiere hablar con todos los partidos con un objetivo amparado en la Constitución, y éste no es el caso", remarcó la secretaria general en referencia a Amaiur. Esta premisa no se puede aplicar, según fuentes del partido, a ERC porque, aunque su fin último es la independencia de Cataluña, las circunstancias "no son las mismas".
Cospedal fue muy tajante en su valoración de los resultados obtenidos por Amaiur. El PP hubiera "preferido" que este partido no hubiera obtenido representación parlamentaria, y zanjó la cuestión: "El voto nacionalista es elevado, aunque en otras épocas lo ha sido más. Hay que tomarse las cosas con prudencia".

Congreso en febrero. La otra decisión de calado que adoptó ayer Rajoy para el PP fue la de convocar para el 17 de febrero el próxim Congreso Nacional. El cónclave se anunció horas después de que el todavía secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciara un congreso ordinario con el fin de elegir a su sucesor en la dirección del partido. Aunque las circunstancias que rodearán a uno y otro son diametralmente opuestas. Para Rajoy, la cita congresual será un paseo triunfal, mientras que para los socialistas es un paso más en la travesía del desierto que les queda por recorrer, como mínimo los próximos cuatro años, para recuperar la confianza de los 4,2 millones de ciudadanos que les han retirado su confianza. Rajoy ha decidido que la cita de febrero tenga como escenario Andalucía. Tampoco es una decisión inocente. La comunidad autónoma celebrará tan sólo semanas después sus elecciones, las primeras en las que el PP tiene en sus manos, tal y como vaticinan las encuestas, la posibilidad de arrebatarle al PSOE el único reducto de poder que conserva tras el tsunami que ha teñido de azul el país. Rajoy quiere sacar el máximo provecho al vuelco electoral de los comicios del 20N, donde el PP por primera vez en democracia, se impuso al PSOE en su granero de votos. El PP ya le ha hincado el diente a un hueso que se le resistía y ahora no quiere soltarlo de ninguna manera.

Fuentes de la dirección popular consultadas por Europa Press aclaran que, si se diera la circunstancia de que la fecha del congreso coincidiese con la campaña electoral de las autonómicas andaluzas, se cambiaría la fecha. Cospedal no quiso aclarar, por último, si desea continuar o no con el cargo de secretaria general, algo, recalcó, que le corresponde decidir al presidente de su partido. "Será él quien decida. No yo".

  • 1