Local

Rajoy arma el lío con Gallardón

El presidente del PP, Mariano Rajoy, insistió en que no desvelará quién será su número dos por Madrid hasta enero, pero sí se dejó interpelar por los periodistas sobre el tema. Foto: EFE.

el 14 sep 2009 / 21:39 h.

TAGS:

El presidente del PP, Mariano Rajoy, insistió en que no desvelará quién será su número dos por Madrid hasta enero, pero sí se dejó interpelar por los periodistas sobre el tema. No se pronunció sobre Alberto Ruiz-Gallardón y jugó al despiste sin dar ni un sólo dato.

En un desayuno informativo, Rajoy respondió con ironía al ser preguntado por su opinión sobre el artículo 7 de los Estatutos del PP, que establece que la condición de diputado al Congreso o al Parlamento Europeo es incompatible con el desempeño de cargos de presidente o secretario general insular, provincial o regional del partido y con los de alcalde, presidente de Diputación, Consell o Cabildo Insular.

Tras bromear sobre su desconocimiento de ese artículo en concreto y asegurar que le gustan todos los que contienen los estatutos de su partido, Rajoy garantizó que "ningún delegado del Gobierno actual irá en las listas del Partido Popular". Preguntado por si garantiza que tampoco irá ningún alcalde, el presidente de los populares respondió que "no" y añadió: "De hecho ya hay alcaldes del PP en el Congreso de los Diputados". Rajoy no precisó tampoco si su número dos por Madrid estaba entre los presentes en el desayuno (al que sí asistió Gallardón) porque, según dijo, no veía a todos los asistentes. En el desayuno estuvo también la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, vaticinó por su parte que el alcalde de Madrid irá en las listas del PP al Congreso en marzo, pero estimó que no influirá en el resultado que obtenga el líder del partido, Mariano Rajoy.

Los notables. Hablando de otros temas, Rajoy dijo que no nombrará en los próximos meses a un gobierno en la sombra, una especie de comité de notables o de núcleo duro que sirviera de base a la formación de un futuro gobierno, como sí hizo el PSOE en 2004. "Notables no eran muy notables, a juzgar por el ejercicio de la acción de gobierno", ironizó sobre los socialistas.

Por otro lado, el presidente del PP aseguró que intentará gobernar después de las elecciones si consigue más escaños aunque pierda en votos. Rajoy señaló que no se cierra a ninguna posibilidad para gobernar y advirtió que no hará un "acuerdo que ponga en tela de juicio los fundamentos de la nación". Por su parte, el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, criticó al Ejecutivo al hacer balance de la legislatura y aseguró: "Hemos sabido lo que es pasar de una situación de locomotora internacional en 2004 a un Gobierno que habla de si hay que comer o no comer conejo", en alusión a los consejos del Ejecutivo para salvar el alza de los precios.

Zaplana añadió que "desde las cartillas de racionamiento" la sociedad española "no conocía consejos de esta naturaleza". Todo ello demuestra, a su juicio, lo que es una "constante" del Gobierno: "echar la culpa a los demás". "El Gobierno no ha aceptado el error o la autocrítica en la pérdida de calidad de vida, ya que ha hecho de la confrontación su elemento principal", apostilló. El portavoz del PP hizo balance de la legislatura que ahora acaba y opinó que han sido cuatro años "muy complicados", porque ha faltado ese colchón del consenso entre los partidos".

  • 1