Local

Rajoy aún se escuda en la herencia recibida tras un año de mandato

el 17 dic 2012 / 22:15 h.

TAGS:

El próximo viernes hará un año que Mariano Rajoy llegó a la Moncloa y son días para mirar atrás y analizar el camino recorrido. El presidente del Gobierno lo hizo ayer en el marco de la reunión interparlamentaria del PP en Toledo, donde defendió su ímpetu “reformista” pese a que no existen “chisteras anticrisis” y recuperó un argumento que no se escuchaba en las últimas semanas, pero que fue un latiguillo socorrido sobre todo los primeros meses: la herencia recibida. “El PSOE carga con esa culpa histórica. Hay que decirlo alto y claro, por muy presente que lo tengan todos los españoles”, subrayó en su intervención ante eurodiputados, senadores y diputados de toda España.

   Rajoy tampoco obvió en su discurso la deriva soberanista asumida por CiU a partir de septiembre y advirtió de los “caminos de incertidumbre” que está intentando abrir el presidente catalán, Artur Mas. Esas vías, a juicio del presidente del Gobierno, “no conducen a ningún sitio salvo a profundizar la crisis” y desestabilizar España. “Es un lujo que no nos podemos permitir y que los gobernantes responsables tampoco deberían permitirse”, añadió ante un auditorio que rompió en aplausos.

   Fuentes cercanas al presidente consideran que la “inoportunidad” del debate que plantean Mas y los partidos independentistas enerva a Rajoy, porque le distrae de la lucha contra la crisis, una batalla en la que que no descarta tener que pedir un segundo rescate a Bruselas.

   El jefe del Ejecutivo, como ha hecho en varias ocasiones antes y después de las elecciones catalanas, se ofreció a dialogar con Artur Mas. “Nuestros parámetros básicos son la ley y el diálogo y a los catalanes y españoles no nos convienen políticas que generen división, inestabilidad e inseguridad”, dijo sin querer concretar en qué puede consistir esa mano tendida.

EL “FUTURO” DE ARENAS En su intervención en Toledo, ante la plana mayor de su partido, Rajoy no ahorró halagos para la secretaria general, María Dolores de Cospedal, pero tampoco para el vicesecretario general de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, de quien dijo que tiene “pasado, presente y futuro”. Las tiranteces entre Cospedal y Arenas son públicas y la vuelta del dirigente a Madrid tras no poder gobernar en Andalucía ha abierto las incógnitas de cuál será el encargo que Rajoy tenga para él.

   El jefe del Ejecutivo valoró la estabilidad política que le da la mayoría absoluta cosechada en las urnas, una herramienta con la que saca adelante todos los recortes y ajustes sin necesidad de pactarlos con el resto de grupos parlamentarios. Rajoy reconoció que el 2012 ha sido “un año difícil”, pero auguró que el 2013 acabará mejor que empieza.
   El presidente se apoyó en las últimas decisiones europeas para asegurar que “los temores se disipan y la duda deja paso a la certidumbre y la confianza”. Este mensaje optimista obtuvo la respuesta del líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, en Facebook, página en la que afirmó que los ciudadanos “no toleran” que quien “está destrozando” su presente le hable de un mañana “venturoso”.

  • 1