Local

Rajoy aviva los debates sobre la cadena perpetua y el padrón

Zapatero tilda las polémicas de "oportunistas" y ve las penas "adecuadas"

el 26 ene 2010 / 21:10 h.

TAGS:

Esperanza Aguirre, Mariano Rajoy y Alberto Ruiz Gallardón, de nuevo juntos.

El líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, se mostró ayer dispuesto a mantener en el candelero dos polémicos debates: el de la cadena perpetua y la inmigración. Y ello pese a recibir la censura del resto de partidos del Congreso por intentar desgastar al Ejecutivo con dos asuntos tan espinosos y las acusaciones de "oportunismo" y "populismo" del Gobierno.

El presidente popular dijo ayer que está a favor de iniciar dos debates exhaustivos y "sosegados" sobre los requisitos que han de cumplir los inmigrantes para inscribirse en el censo, así como sobre los efectos de ello, y sobre la posible implantación de la cadena perpetua revisable. Dos asuntos de actualidad por los que el PP ha recibido críticas del Gobierno y del resto de partidos, y que ayer el líder de los populares planteó en un desayuno organizado por el Foro del Partido Popular de Madrid con asistencias de la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón.

Por encima de cuestiones internas, Rajoy situó en su discurso la inmigración, la cadena perpetua revisable y la ubicación del centro de residuos nucleares, aparte de la gestión de la crisis por el Gobierno.

Al cumplirse un año de la desaparición de Marta del Castillo, Javier Arenas propuso iniciar un debate sobre la cadena perpetua. Como el lunes De Cospedal, Rajoy no explicó si el PP llevará a las Cortes Generales dicha cuestión, aunque sí afirmó que "no hay que tener miedo" a un debate al respecto, "sobre todo si se trata de la cadena perpetua revisable".

Censo para todos. Además, el líder del PP destacó que él está dispuesto y preparado para ese debate y así lo trasladará a su grupo en el Congreso para que en las próximas fechas formalicen su propuesta de reforma de la Ley de Extranjería -la última modificación se aprobó hace sólo dos meses- y de revisión de los requisitos de inscripción en el padrón, al igual que de sus efectos. Al tiempo que subrayó "contradicciones" en la legislación actual, Rajoy insistió en que quiere que se cumplan las leyes, pero sin que se obstruya el debate que exige.

A este respecto, la nueva Ley de Gobierno Local que prepara el Ejecutivo y que podría entrar en vigor en 2011 establecerá la obligación de los ayuntamientos de empadronar a todos los ciudadanos que vivan en su territorio, incluidos los inmigrantes indocumentados. Así lo manifestó el secretario de Estado de Cooperación Territorial, Gaspar Zarrías.

Un debate que el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no está dispuesto a retomar. Zapatero opinó ayer que abordar la posibilidad de instaurar la cadena perpetua es "un debate de oportunidad" y subrayó que con la actual normativa España da "una respuesta penal adecuada a los delitos más graves". En declaraciones en el Palacio de la Moncloa antes de reunirse con el primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, Zapatero aseguró que se trata de un debate "muy al hilo de algún acontecimiento, un debate de oportunidad", ya que ha surgido justo cuando se cumple un año de la desaparición "trágica" de la joven Marta del Castillo.

Precisamente, el padre de la joven sevillana, Antonio del Castillo, solicitó ayer hablar "sin miedo" de la posibilidad de implantar la cadena perpetua.

  • 1