miércoles, 20 marzo 2019
09:50
, última actualización
Local

Rajoy calla mientras los populares afirman que no hay "nada nuevo"

El PSOE achaca el silencio del líder del PP a que «está paralizado».

el 06 abr 2010 / 20:55 h.

TAGS:

Soraya Sáenz de Santamaría.

El líder del PP, Mariano Rajoy, fue ayer una de las personas más buscadas para que diese su opinión sobre el caso Gürtel, pero guardó el más absoluto silencio. Dejó que los protagonistas fuesen sus otros compañeros de partido. Así, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, aseguró que en el sumario del Gürtel "no aparecen hechos nuevos" y recordó que el PP ya dio "una respuesta política" y tomó medidas contundentes contra los cargos del partido implicados en la trama liderada por Francisco Correa.

Su compañera de formación, la portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que su partido tomará medidas y actuará si hay "hechos acreditados" contra cargos del PP. Por el momento, pidió "prudencia" porque, según dijo, aún no conocía el sumario del caso. Para añadir que a su partido le "preocupa la corrupción" provenga de la formación que sea, y que está deseando "tomar medidas" y que "se aclaren estas cuestiones". Hasta ahora, añadió, el PP ha tomado medidas cuando ha tenido "hechos acreditados" y las personas imputadas han dejado de ocupar cargos en la estructura orgánica del partido.

A la defensiva. Más a la defensiva estuvo la secretaria general popular, María Dolores de Cospedal, quien insistió en que su partido está actuando con "muchísima contundencia". "Yo todavía no he oído a Leire Pajín (PSOE) dar ninguna explicación de por qué su madre, junto con otros ex concejales socialistas, está ocupando el Ayuntamiento de Benidorm (Alicante), o qué pasa en el ayuntamiento de Pinto (Madrid)", aseveró. Además, pidió al PSOE que tenga "cuidado" al dar "lecciones de ética" y hablar de "grandes tramas" cuando, según dijo, es "el partido del caso Filesa o del caso Roldán". La que también estuvo muy contundente fue la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien remarcó que en España no juzga la Policía, "que depende del Gobierno", sino los jueces, por lo que remarcó que hay que esperar.

Algo más autocrítico fue el presidente de la Xunta y líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, al decir que su única petición es que se investigue "hasta el final", aunque defendió que el PP está actuando "con bastante rigor" siempre que hay "un indicio razonable" de cualquier acción irregular en el partido.
Pero si el PP pedía prudencia y aseguraba que había actuado con contundencia -su ex tesorero, Luis Bárcenas, implicado en la trama Gürtel, sigue en el partido-, desde el PSOE las críticas hacia los populares eran demoledoras. El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, atribuyó ayer la "resistencia" de Rajoy, a dar explicaciones sobre el Gürtel a que "sabe cosas que afectan gravemente al PP y que le tienen literalmente paralizado". De forma similar se pronunció el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, quien emplazó al presidente popular, a dar explicaciones ante los españoles y "hacer un ejercicio de responsabilidad política tomando decisiones". La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, también pidió a Rajoy que actuase y recordó que es una trama en la que "unos señores se han hecho multimillonarios a costa de dar regalos y beneficios económicos a dirigentes del PP a cambio de contratos públicos". Mientras que la vicepresidenta del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, censuró la tibieza del presidente del PP en esta caso al no actuar con contundencia.

Otros partidos como ERC e IU también fueron muy críticos con los populares y pidieron responsabilidades al PP, mientras que desde CiU indicaron que no creen que el PP pierda votos por este caso de corrupción.

  • 1