Economía

Rajoy duplica el ajuste del cinturón en 2012 hasta los 40.000 millones

El Gobierno achaca a las comunidades el 60% del incumplimiento del déficit por haber gastado 15.000 millones de más.

el 10 ene 2012 / 14:01 h.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la primera entrevista que concede tras tomar posesión de su cargo.

Muy esperadas eran las primeras palabras del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras la aprobación de varios paquetes muy duros de medidas económicas con subida de impuestos -algo que en campaña electoral dijo que no haría- incluida. No fue una comparecencia pública ni una rueda de prensa multitudinaria, sino una entrevista a la agencia Efe que ayer recogieron los medios nacionales en sus ediciones digitales. En ella, Rajoy lamenta que subir impuestos ha sido una decisión "dura y dolorosa, pero absolutamente imprescindible para salir de la espiral en la que nos encontrábamos". Culpa de ello al déficit público, que se alejó dos puntos del 6% previsto. Además, ahonda en que va a "dar la cara" ante la crisis económica y "no se va a esconder", y por ello optó por no crear una vicepresidencia económica en su Gabinete.

Justo en la víspera de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se reúna con las doce autonomías gobernadas por el PP para analizar la manera en la que penalizar a las administraciones regionales que no cumplen con los techos de gasto y de deuda establecidos, Rajoy hizo público que dos terceras partes del desvío sobre el objetivo de déficit fueron responsabilidad de las comunidades autónomas, que gastaron 15.000 millones más de lo que debían, mientras que otros 5.000 millones correspondieron a la Seguridad Social, 3.000 más a la Administración General del Estado y 1.500 millones atribuidos a los ayuntamientos. Una información que le comunicó la Intervención General del Estado el pasado 27 de diciembre.

Posteriormente, en una reunión con su grupo parlamentario, Rajoy afinó las cifras. La desviación del déficit por encima del 8% se traducirá en un esfuerzo de ajuste durante 2012 de entre 37.000 y 40.000 millones de euros para alcanzar el objetivo.

Montoro se verá también con los Gobiernos de Andalucía, Cataluña, Canarias y Asturias a principios de la próxima semana, antes de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, que tendrá como objetivo establecer las bases de la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria para que comprometa a todas las administraciones en los objetivos de déficit público y, en un paso más allá, se abordarán también fórmulas para penalizar a quienes no cumplan con los techos de gasto y deuda.

"En esa situación era urgente actuar", justifica el presidente del Ejecutivo, que abunda en que "no quedaba otra opción" que la subida de impuestos como el IRPF, si bien afirma que no está en sus previsiones aumentar el IVA porque no cree que sea necesario. Se trata de una medida que implica un aumento inmediato de los precios y "no nos parecía lo más justo". Sin embargo, asegura que, "si hubiéramos pensado que era preciso subir el IVA, no nos hubiera temblado la mano".

Las medidas tomadas hasta la fecha son el "inicio del inicio", apostilla Rajoy en la entrevista. Para el jefe del Ejecutivo, lo primero es seguir reduciendo el déficit público. "En los Presupuestos Generales del Estado que presentaremos antes del 31 de marzo, volveremos a hacer una reducción del gasto público".

El presidente asume que se le está pidiendo un gran esfuerzo al país, aunque éste será temporal y añadió que España saldrá de la crisis, aunque requerirá tiempo.
Avanzará en esa línea con el mensaje que trasladará a las comunidades autónomas para que se aprieten el cinturón en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, al que seguirá otra reunión con los ayuntamientos.

Con el telón de fondo de la austeridad de las administraciones, el recorte del gasto y la necesidad de más ingresos para reducir el déficit, la Comunidad de Madrid ha abierto un nuevo frente de batalla al desmarcarse del Gobierno central y sopesar una bajada del IRPF en el tramo autonómico, que justifica en que las cuentas regionales están "saneadas", son las que tienen "menos deuda" y no tienen la herencia socialista que ha recibido Rajoy.

Cataluña, a través del portavoz de su gobierno, Francesc Homs, dejó claro que no seguirá los pasos de Madrid ante la delicada situación de las arcas de la Generalitat, por lo que apeló a actuar con responsabilidad y más en plenos ajustes presupuestarios.

El Gobierno avanza que la EPA dejará 5,3 millones de parados

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, advirtió ayer a su grupo parlamentario de la difícil situación de la economía española y reveló que la Encuesta de Población Activa (EPA) del último trimestre de 2011 arrojará aproximadamente un total de 5.300.000 parados, según fuentes populares consultadas por Europa Press.

Tras hacer un análisis de la situación, Rajoy desgranó el calendario que el Ejecutivo pondrá en marcha a partir de ahora. En primer lugar citó la Ley de Estabilidad Presupuestaria y el Plan de Supresión de Organismos y Empresas Públicas, que se eleva a casi 450 entidades. También citó la reforma del sector energético y del financiero, en la que defendió el ajuste de los balances, así como la transparencia, confirmando que no creará un banco malo y que defenderá nuevas fusiones entre entidades.

En ese calendario no se olvidó de la reforma laboral, que mantiene para el primer trimestre de este año. En este capítulo, los sindicatos y la patronal remitieron ayer un documento al Gobierno en el que han plasmado los temas acordados y los que aún están negociando, y le han pedido que les deje "margen" más allá del día 13, dentro del plazo previsto para su aprobación.

La CEOE, Cepyme, CCOO y UGT trataron de desatascar in extremis las negociaciones sin conseguirlo por la renegociación del acuerdo de salarios vigente para 2012 y la evolución de los salarios para 2012, 2013 y 2014, el uso de la flexibilidad interna y la negociación colectiva. También hay escollos en la contratación a tiempo parcial y el fondo de capitalización.

  • 1