Local

Rajoy emociona a Arenas

El presidente del PP desembarca en Andalucía para arropar la sucesión

el 02 jul 2012 / 21:01 h.

TAGS:

Mariano Rajoy junto a Arenas, Zoido y Sanz, ayer, en Sevilla.

Los coches oficiales y las medidas de seguridad daban cuenta ayer a las puertas de un hotel de Sevilla del desembarco del poder del Partido Popular. Mariano Rajoy trasladó a la capital andaluza la reunión de la Junta Directiva Nacional en un gesto que desde el principio fue señalado como una manera de arropar al PP andaluz, que en dos semanas abrochará la sucesión de Javier Arenas que él mismo anunció precipitadamente hace menos de un mes. El partido atraviesa en Andalucía sus horas más difíciles. Está desnortado tras el batacazo del 25-M, cuando el PP ganó sin mayoría para gobernar, y huérfano después del portazo de Arenas. Rajoy, quien también estará en el congreso del PP-A en Granada el 13, 14 y 15 de julio, logró ayer emocionar al dirigente andaluz. Las cariñosas palabras de agradecimiento y reconocimiento que le brindó el presidente del partido motivaron que por vez primera muchos en el Partido Popular vieran como los ojos de Arenas se inundaban de emoción. Una imagen que dice mucho sobre las horas difíciles de un partido que no acostumbra a mostrar sus sentimientos.

Ese líder fuerte y dicharachero que ahora está de retirada vive los días del ocaso de su hiperliderazgo en Andalucía. Y traga saliva. El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, le tomará el relevo en una operación sucesoria que muchos dicen que ha partido directamente de Génova y de la secretaria general María Dolores de Cospedal, que ayer se ausentó por estar en una Valencia azotada por el fuego. Los más cercanos a Arenas lo niegan y aseguran que ha sido él quien ha escogido a su amigo para entregarle el testigo.
Cospedal y Arenas mantienen una relación de tensa cordialidad, lejos de la amistad. El regreso de Arenas a Génova molestó a la también presidenta de Castilla-La Mancha, quien teme perder poder.

De momento ha tenido un gesto y ha entregado a Antonio Sanz, mano derecha de Arenas, la secretaría de Administraciones Territoriales. Más incierto es el futuro de quien ha sido líder del PP andaluz durante 14 años. Muchos lo sitúan en el Gobierno de Rajoy. Cada vez se especula más con la posibilidad de que vuelva a ser ministro de Trabajo, cartera que ostentó con Aznar, tomando el relevo a la onubense Fátima Bañez. El último resbalón de la ministra -ayer se supo que había filtrado datos confidenciales de un ERE en el PSOE- dispararon de nuevo las quinielas.

No se sabe si habrá crisis de Gobierno o no, pero sí quedó claro ayer que Rajoy bendice la operación sucesoria en el PP andaluz. Halagó a Zoido y emocionó a Arenas. Del primero dijo que es "un gran alcalde", "un referente", "un ejemplo de eficacia y liderazgo". "Sé que vas a estar a la altura de las responsabilidades que te pida el PP de Andalucía", pronosticó el gallego.

Con Arenas se explayó. "Javier todos te debemos mucho, yo el primero como ya he dicho en otras ocasiones. Has marcado el camino a mucha gente, has logrado que el PP se haya convertido en la primera fuerza política de Andalucía, en el primer partido en los ayuntamientos, las diputaciones, en una generales y en el Parlamento andaluz", apuntó el presidente popular. "Tu liderazgo, tu trabajo y descomunal generosidad nos ha llevado a cotas que ahora parecen fáciles pero eran inimaginables. Eres un activo muy valioso, una referencia para todos", prosiguió Rajoy, "necesitamos que nos sigas aportando lo mejor".
Arenas se va aunque ayer a muchos aún les costaba creerlo. La receta de la sucesión está lista, otra cosa es cómo se cocinen los ingredientes.Zoido nombrará de dos a otro sevillano, José Luis Sanz, alcalde de Tomares. Ha ido a Málaga a destensar relaciones por ese acaparamiento del poder desde Sevilla. Rajoy dejó claro que no quiere líos internos y avaló el plan trazado. Ya bastante tiene con sus "líos europeos", como dijo tras ganar La Roja.

  • 1