Local

Rajoy endurece el tono y exige retirar unas cuentas "chapuza"

La vicepresidenta admite que la recuperación económica será «lenta y difícil»

el 20 oct 2009 / 20:25 h.

TAGS:

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, a su llegada al Congreso.

La tensión se mascaba ayer en el Parlamento. El debate de los Presupuestos Generales del Estado de 2010 fue de los más duros que se han vivido en los últimos años. La oposición no tuvo ningún tipo de reparos en lanzar toda su artillería contra las cuentas del Gobierno y contra la vicepresidenta económica, Elena Salgado, que defendía sus primeras cuentas.
De los más hirientes fueron el líder del PP, Mariano Rajoy, y el portavoz de CiU, Josep Antoni Durán i Lleida.

El duelo dialéctico entre Salgado y Rajoy estuvo más que subido de tono. El líder del PP advirtió de que los Presupuestos son una "chapuza", que "extenderán el paro" y "castigarán" la economía de las familias, y defendió el rechazo de su partido a estas cuentas porque "disfrazan la realidad, maltratan la economía y perjudican a los españoles". Por ello presentó una enmienda a la totalidad, que defendió porque, según él, no se pueden aprobar las cuentas de un Gobierno "desacreditado tanto en sus políticas como en sus previsiones". "Retiren esta chapuza", concluyó.
En su discurso, como era de esperar, no evitó las alusiones al PNV y a Coalición Canaria (CC) por haber mostrado su respaldo al proyecto presupuestario.

El líder del PP durante su discurso intentó ningunear a Salgado, dirigiéndose únicamente al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, mientras que sus compañeros de banca aplaudían las intervenciones de su líder y reclamaban la dimisión de la vicepresidenta, a la que llegaron a abuchear y decir "menudo papelón" o "qué nivelazo". Como era de esperar, los diputados del PSOE no se andaron a la zaga y salieron en defensa de su compañera. Esta actitud de socialistas y populares obligó incluso al presidente del Congreso, José Bono, a interceder para que guardasen silencio.

Pero si Rajoy fue duro -Salgado le llegó a acusar que le había faltado al respeto-, Durán i Lleida no lo fue menos, al sugerir a Zapatero que buscase otro "capitán" para "virar" la política económica del Gobierno.

El resto de formaciones que se oponen a las cuentas también fueron contundentes. Joan Ridao, de ERC, indicó que los Presupuestos de 2010 no favorecen la recuperación, y se compadeció de Salgado por tener que presentar las cuentas "más complicadas de la democracia". Mientras que Joan Herrera, de IU-ICV, advirtió al Gobierno de que ha "decepcionado a mucha gente". Desde el BNG, Francisco Jorquera criticó la política social "regresiva y antisocial" del Gobierno y la diputada de UPyD, Rosa Díez, también se refirió a Zapatero como el "capitán" de un barco "incapaz" de salvarlo del naufragio.

la defensa. Muchas intervenciones de la oposición miraban hacia Zapatero aunque también matizaron que Elena Salgado no estuvo brillante, se le notó "agarrotada y patética", según el PP, y es que la vicepresidenta segunda tuvo que defender unas cuentas austeras que, en su opinión, servirán para mitigar el impacto de la crisis económica y sentar las bases de una recuperación que irá cobrando impulso a lo largo del año 2010, pero que no estará exenta de riesgos a pesar de contar con unos fundamentos "muy sólidos".

También tuvo que admitir que la recuperación será "lenta y difícil" y se vio obligada a defender la subida fiscal que, según dijo, es "equitativa" e introduce "progresividad", al tiempo que "minimiza las distorsiones" que pudieran producirse sobre el consumo o la inversión productiva. El PSOE contradijo a los populares y alabó su discurso.

  • 1