martes, 20 noviembre 2018
18:46
, última actualización
Economía

Rajoy pide que actúe el BCE para bajar las primas y la unión fiscal y bancaria

Ha enviado una carta al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy

el 13 jun 2012 / 07:37 h.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, propone diseñar ya un plan, un calendario y unas condiciones para conseguir la unión fiscal y bancaria europea, algo que, a su juicio, "se impone" como "inaplazable" en el proceso de construcción europea. Además, defiende la intervención del Banco Central Europeo (BCE) para estabilizar los mercados financieros y para reducir las primas de riesgo.

Así se recoge en la extensa carta, de cinco páginas, que el jefe del Ejecutivo ha enviado al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en defensa de la integración fiscal y bancaria, una batalla que dará en la reunión del Consejo Europeo de finales de mes y que previamente presentará en la cumbre de crecimiento que se celebra el día 22 en Roma.

En la citada carta, Rajoy afirma que el euro "está en riesgo" y es necesario "actuar de forma decidida", tanto a nivel nacional como comunitario para hacer frente a una situación cuyo desenlace es "impredecible" y "pondría en peligro los beneficios" en términos de estabilidad y bienestar que el proyecto de integración europeo ha traído a los ciudadanos.

A su entender, una unión monetaria requiere, para su éxito, que estén presentes dos condiciones: estabilidad fiscal para evitar presiones sobre la moneda; y mercados flexibles para crear los mecanismos de ajuste interno de los que hoy carece la unión monetaria. "Todo ello, junto con un sistema financiero sólido, integrado y bien supervisado, es la base para que los beneficios de la integración monetaria se materialicen", apunta.

Rajoy repasa lo que ha sucedido estos años, con una crisis financiera que empieza en 2007. "El riesgo de ruptura del euro, percibido cada vez mayor, provoca una creciente dificultad de refinanciación de la fuerte deuda acumulada en el pasado", asegura, para añadir que el futuro incierto de la unión monetaria "agrava la situación financiera impidiendo que los ajustes tengan el efecto positivo que deberían tener".

"Todo ello se ha traducido en una fragmentación del mercado financiero comunitario y en consecuencia, en una huida de la liquidez existente desde los países de la periferia al centro. Esta situación es insostenible, impredecible y podría llevar al euro al límite", advierte el presidente del Gobierno.

ACTUACIÓN EN CINCO ÁMBITOS

En este contexto, plantea actuar en cinco ámbitos: en primer lugar, la consolidación fiscal como "condición necesaria para que Europa en su conjunto emprenda la senda de un crecimiento equilibrado y sostenido". En su opinión, un país no puede gastar más de lo que tiene.

En segundo lugar, aboga por que los Estados miembros "reformen sus mercados en profundidad" y agrega que sin esas reformas la Unión Monetaria no tendrá la flexibilidad necesaria para funcionar correctamente, ni será posible mantener la competitividad de las economías dentro del euro.

En tercer lugar, sostiene que la Unión Europa y la zona euro deben continuar avanzando en la integración de sus mercados nacionales. Por ello ve "esencial" relanzar una agenda de reformas estructurales y de integración de mercados "todavía excesivamente segmentados". Rajoy apuesta por un enfoque global y no limitarse a la apertura de un número reducido de mercados, al tiempo que defiende prestar más atención a la liberalización de los servicios y fomentar la movilidad del trabajo.

El presidente del Gobierno asegura que los avances en esas tres áreas garantizan una unión monetaria "sólida y sostenible" en el tiempo, con avances "tangibles" para los ciudadanos. Sin embargo, reconoce que la materialización de los beneficios de las reformas "lleva tiempo" y "tiempo es precisamente" de lo que se carece.

INCERTIDUMBRE PROVENIENTE DE GRECIA

Así, Rajoy destaca que se vive un momento de mercados financieros fragmentados que se ve "agravado por la incertidumbre proveniente de Grecia y por las dudas sobre la moneda única". "Es la incertidumbre sobre el euro la que está impidiendo que las medidas de ajuste que muchos Estados Miembros estamos llevando a cabo tengan los efectos positivos que deberían", dice, para recalcar que la "presión" sobre muchos países está aumentando.

Esta situación, prosigue, está empeorando de manera "acelerada" y es necesario "atajarla cuanto antes". Para ello, pide adoptar "medidas decididas y contundentes y dejar clara la irreversibilidad" del proyecto de integración y, en particular, de la moneda única.

En este sentido, y como cuarta medida, defiende actuar con urgencia para estabilizar los mercados financieros y para reducir las primas de riesgo. "Es necesario utilizar todos los instrumentos disponibles --explica--. La única institución que tiene hoy la capacidad para asegurar estas condiciones de estabilidad y liquidez que necesitamos es el Banco Central Europeo. Y asegurar la estabilidad financiera es en estos momentos, esencial para mostrar el compromiso de los Estados Miembros con la irreversibilidad del euro".

MAYOR CESIÓN DE SOBERANÍA

En quinto lugar, Rajoy ve "esencial" que los líderes europeos pongan de manifiesto su compromiso "decidido y contundente" con la moneda única, dejando claro que, a medio plazo, la unión reforzará su arquitectura institucional común. "Ello, sin duda, supone avanzar en la integración o si lo prefieren así, mayor cesión de soberanía, en particular, en los ámbitos fiscal y bancario", recalca.

En el ámbito fiscal, continúa, supone crear una autoridad fiscal en Europa que pueda dar una orientación a la política fiscal en la zona euro, que armonice las políticas fiscales de los Estados Miembros y que permita un control de las finanzas centralizado, además de ser la gestora de la deuda europea. A su juicio, un compromiso en esta línea daría una señal de confianza en el euro "imprescindible en el momento actual".

En el ámbito bancario, el presidente del Gobierno ve necesario contar con una "supervisión a nivel comunitario y un fondo de garantía de depósitos común".

BASTA CON "EL COMPROMISO", NO HAY QUE DECIDIR AHORA

Finalmente, Rajoy admite que no es necesario decidir ahora cómo lo harán, sino que basta con manifestar "el compromiso" con ese objetivo y ponerse a trabajar en ello para "diseñar un plan, un calendario y unas condiciones para su consecución".

"El futuro del euro depende de que demos inicio a este debate. No será un camino fácil pero es un objetivo ineludible en torno al cual debemos estar de acuerdo. Esta 'unión fiscal y bancaria' se impone ya como inaplazable objetivo en el proceso de construcción europea", afirma, para concluir que la reunión que celebrará el Consejo Europeo los días 28 y 29 de junio es "una oportunidad inaplazable" para ello.


  • 1