domingo, 17 marzo 2019
13:47
, última actualización
Local

Rajoy presenta su receta contra la corrupción sin aludir al ‘Gürtel’

El PP propone que todas las administraciones tengan códigos de buen gobierno

el 21 nov 2009 / 12:50 h.

TAGS:

Ni Juan Ignacio Zoido, ni Javier Arenas, ni Rita Barberá. Cuanto menos, Mariano Rajoy. Ninguno de los dirigentes populares que ayer hablaron en la clausura de la Intermunicipal del PP en Sevilla pronunciaron la palabra Gürtel. Y, lo que es más, nadie entonó el mea culpa por la relación de algunos cargos populares con una trama que con toda probabilidad motivó la batería de propuestas contra la corrupción que Rajoy presentó ayer.

El presidente del PP explicó sus Bases para el Pacto por la Transparencia y contra la Corrupción, un documento de 50 propuestas que a partir de hoy los populares compartirán con el resto de partidos. Entre esas medidas está la de aprobar códigos de buen gobierno en todas las administraciones, así como en sus organismos y empresas públicas.

Los populares proponen también constituir comisiones de vigilancia de la contratación en los ayuntamientos que estén presididas por un concejal de la oposición y quieren, en el mismo sentido, adoptar medidas "para evitar el fraccionamiento y la concentración de contratos".

Tras las últimas imputaciones de altos cargos, el PP ve necesario impedir que los ex concejales y ex altos cargos de la administración local y de las empresas públicas municipales puedan contratar con ellas hasta dos años después de su cese, relevo o dimisión. Rajoy cree, además, que hay que endurecer el Código Penal en lo relativo a los tipos relacionados con la corrupción.

Sobre el Pacto Antitransfuguismo, después de la polémica despertada por la moción de censura en Benidorm, Rajoy abogó por prohibir la presentación de este tipo de mociones durante el primer y el último año de mandato, "si no van avaladas por los dos tercios del número legal de miembros de la corporación".

Nada que ocultar. Y todo ello lo propuso sin nombrar la red corrupta que ha salpicado al presidente de Valencia, Francisco Camps, y que ha provocado el cese del ex secretario general del PPCV, Ricardo Costa, tras un pulso agrio con la dirección nacional del partido.
"Es verdad que hay gente que hace lo que no debe (...) pero el PP cree que es injusto extender un manto de descrédito sobre toda la clase política". De lo que Rajoy dijo ayer, es lo más parecido a una asunción de responsabilidades. El presidente popular insistió en que el PP "no tiene nada que ocultar" y en que unos de sus principales objetivos es la lucha contra la corrupción.

En la misma línea fueron las intervenciones de Zoido, Arenas y Barberá. La alcaldesa de Valencia acusó al PSOE de satanizar a los populares y recordó que los socialistas también tienen imputados. Más allá, el líder del PP andaluz instó al Partido Socialista a no dar lecciones de ética y el portavoz popular en el Ayuntamiento de Sevilla dijo que los gobiernos populares son "un ejemplo" frente a la corrupción del Gobierno local sevillano.

Para atajar las malas prácticas en los ayuntamientos el PP considera conveniente fortalecer la figura de los secretarios, interventores y tesoreros, reforzando su facultad de formular reparos de ilegalidad.


  • 1