Local

Rajoy quiere a políticos "honrados" pero avala a 3 imputados

La Justicia investiga a Ripoll, Fabra o Camps, posibles candidatos el 22-M.

el 10 dic 2010 / 20:21 h.

TAGS:

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ayer en Segovia.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, dio ayer por terminada la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno y alentó al PP a ganar los decisivos comicios del próximo mayo. Un desenlace que el líder de los populares supedita a cinco ejes fundamentales: el control del gasto público, la lucha contra la crisis y contra el desempleo, la mejora del funcionamiento del modelo autonómico, así como de los servicios públicos y la transparencia de los cargos públicos.

Así se manifestó Rajoy durante la clausura de la reunión que la dirección nacional del PP ha celebrado en Segovia con todos sus presidentes provinciales e insulares, incluido el de Alicante, José Joaquín Ripoll, imputado en la tra- ma del llamado caso Brugal, y que hoy por hoy piensa repetir como candidato el 22 de mayo.

El juez que investiga la trama corrupta en torno a la concesión de la gestión de residuos de Orihuela acusa a Ripoll de cohecho, fraude, tráfico de influencias, revelación de información privilegiada y actividad prohibida a funcionarios. Pero Ripoll no es el único posible candidato con causas judiciales abiertas y que cuenta con el aval de Rajoy.

El presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, también está imputado por diversos delitos de tráfico de influencias, cohecho, negociaciones prohibidas, contra la Administración Pública y fraude fiscal. Y Francisco Camps, presidente de la Generalitat valenciana, está pendiente de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) confirme su imputación por la comisión de un delito de cohecho impropio, al haber aceptado unos trajes valorados en 12.000 euros, en calidad de representante público, presuntamente de la trama Gürtel.

Y pese a todo el PP se ve más cerca que nunca de recuperar al poder en 2012. Por ello alentó a su partido, ya que "está bien posicionado en la vida política española", a vencer en las elecciones autonómicas y locales de mayo de 2011, "un momento decisivo para España".

El cónclave de los populares, que comenzó el jueves, ha servido a la dirección nacional para poner en orden con sus presidentes provinciales las ideas que habrán de componer el programa electoral en las elecciones de mayo de 2011. Un programa que estará redactado entre febrero y mar-zo, y a "modo de manifiesto". Será "un programa serio y estudiado", diseñado para cumplirse, "no como el del PSOE en 2008", dijo antes de denunciar que nunca antes se ha visto "un caso tan evidente y palmario de programa oculto" como el del Gobierno.

Rajoy avanzó en su intervención las ideas maestras de ese programa, en concreto los cinco objetivos que busca el PP con él, y la filosofía del mismo, que será "controlar el gasto público" en todas las administraciones. Es decir, ser "prudente en el manejo del dinero", tanto el público como el privado. "En España habrá que apretarse el cinturón y habrá que hacer más con menos", resumió antes de criticar el modelo del Ejecutivo central, basado en aumentar el déficit y la deuda, 267.000 millones de euros en cuatro años.

Como "gran objetivo nacional", el presidente del PP fija la lucha contra la crisis y contra el desempleo, y si bien reconoció que la tarea corresponde en gran medida al Gobierno de España, subrayó que las comunidades y los ayuntamientos tienen también mucho margen, especialmente en la ayuda a las pymes y a los autónomos y en la corrección de "las carencias del sistema educativo".

Administración eficaz. Asimismo abogó por que la carga de la administración para evitar que se convierta en un "gasto estructural" y haya contradicciones con la unidad de mercado, así como por mejorar el funcionamiento de los servicios públicos, con "atención especial a las personas con mayores niveles de riesgo de pobreza y exclusión social", dijo.
Otro de los retos que asumirá el programa electoral del PP será la transparencia y el rigor en el ejercicio de los cargos públicos donde Mariano Rajoy reivindicó a la clase política y a los numerosos servidores de lo público que se ha encontrado a lo largo de su vida. El líder nacional del PP pidió para ello gente "sensata, razonable y honrada" un aspecto en el que hay que ser "muy exigentes".

Confianza ciudadana. Con esos cinco ejes, según manifestó, "el PP va a pedir el voto" a los que confiaron en el partido y a los que no lo hicieron pero consideran que España necesita un cambio. Se trata, por tanto, de ganar las elecciones autonómicas y locales de mayo de 2011 y las generales que vengan después, o "cuando toque", declaró el líder del PP, para quien "llega un momento decisivo para España".
La secretaria general, María Dolores de Cospedal, por su parte, criticó al PSOE por haberse dedicado a "la descalificación permanente" al PP, lo que refleja "el modo de Zapatero de asumir sus responsabilidades", siempre culpando a otros de sus "fracasos". "Hay una diferencia abismal entre lo que necesita la economía y hace el Gobierno", concluyó.

  • 1