Local

Rajoy reclama ante Merkel que Europa cumpla los compromisos adoptados

Jornada de euforia, con la prima de riesgo por debajo de los 400 puntos, al calor de la decisión de Moody's de no tocar la nota a España.

el 17 oct 2012 / 19:46 h.

TAGS:

La canciller alemana se dirige al presidente español durante el Congreso de los populares europeos, ayer en Bucarest.

La agencia de calificación de riesgos Moody's se puso del lado del mercado al dar ayer por descontado que España pedirá "antes o después" ayuda a sus socios europeos. Fue la razón que le llevó a mantener la nota a nuestro país y no rebajarla al nivel de bono basura, después de que Standard & Poors la dejara al borde de ese límite hace apenas unos días.

Esa decisión insufló una bocanada de oxígeno a nuestro país, que vio por primera vez en muchos meses cómo la prima de riesgo se colocaba por debajo de los 400 puntos y animó a la bolsa, cuyo índice selectivo, Íbex 35, se disparó un 2,37%, por encima de los 8.100 puntos.

De todos modos, Moody's también lanzó una advertencia. La confianza de los mercados, que está permitiendo al país financiarse a costes más razonables y dejar de estar en el epicentro de los mercados, "tiene un límite".

"No decimos una hora o un día, decimos que nuestro escenario base asume que lo va a pedir", indicó a Europa Press la analista Kathrin Muehlbronner, miembro del equipo de Moody's responsable del rating soberano español.

Sin embargo, y pese al aviso, el Gobierno de Mariano Rajoy se mantuvo en sus trece al asegurar que "no tiene prisa" en decidir si solicita o no la línea de crédito preventiva del fondo de rescate permanente (MEDE), que activaría la intervención del Banco Central Europeo (BCE) en el mercado secundario de deuda, informó el Ministerio de Economía.

El departamento que encabeza Luis de Guindos sale así al paso de las informaciones que pronostican una "inminente" solicitud de ayuda por parte del Ejecutivo español, argumentando que "no hay prisa", dado que el Tesoro español mantiene su acceso a los mercados, como puso de manifiesto la subasta del martes, caracterizada por una "fuerte demanda" y en la que superó sus expectativas al colocar 4.800 millones en letras a 12 y 18 meses a tipos más bajos.

Hoy el Tesoro afrontará una nueva prueba, al tratar de colocar 4.500 millones en bonos.

Por su parte, la Comisión Europea afirmó que no espera novedades sobre la situación económica y financiera de España o sobre un posible rescate en la cumbre de líderes de los 27 que empieza hoy en Bruselas. "Ni Grecia ni España están en el orden del día", aseguró el portavoz del Ejecutivo comunitario, Oliver Bailly.

Sin embargo, desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) se apuesta por que España e Italia pidan ayuda financiera a sus socios de la Zona Euro para detener la crisis de deuda del bloque, una idea que Roma rechaza, mientras los mercados especulan con una inminente solicitud por parte de Madrid. "En el corto plazo sería vital disponer de un plan para los dos países de la periferia", declaró Blanchard en una entrevista publicada este miércoles.

"Esto incluiría no sólo un proceso continuo de ajuste dentro de los países, sino también una garantía de que puedan financiarse. Esto tendría la condición de que se adhieran a sus compromisos. Estamos casi allí, pero todavía nos falta para llegar a ese punto", agregó.

Entre tanto, Mariano Rajoy, aprovechó su presencia en el Congreso del Partido Popular Europeo para plantearle a la canciller alemana, Angela Merkel, que del Consejo Europeo de hoy salga el mensaje de que se avanza en la construcción europea, según informaron fuentes de Moncloa, quienes precisaron que no abordaron un posible rescate a España durante la conversación, que duró media hora. Las fuentes explicaron que, aunque Merkel coincide en el concepto, difiere en las cuestiones en las que ponen el acento. De hecho, hablaron del documento elaborado por los cuatro presidentes -Van Rompuy, Mario Draghi, Durao Barroso, Jean Claude Juncker- para esta cumbre y Mariano Rajoy destacó más la parte en la que se aborda la unión bancaria, mientras que la canciller alemana se centró en la unión fiscal. Al término del encuentro, los periodistas preguntaron a Rajoy cómo había ido su entrevista con Merkel y su respuesta fue: "bien, sin problema".

Rajoy pedirá hoy al resto de líderes europeos que cumplan el compromiso asumido en junio de permitir la recapitalización directa de la banca , lo que significa que la ayuda comunitaria no computaría como deuda pública. "Los acuerdos que se alcanzan, se cumplen", defendió. "Cualquier señal de debilidad, de desunión o de duda en torno a estos objetivos pone peligrosamente en riesgo, no sólo nuestra credibilidad, sino nuestra estabilidad", advirtió.

  • 1