Local

Rajoy reclama un Gobierno "serio" con un plan y sin "bandazos"

Ve "infundados" los rumores "sobre contagios" de situaciones como  Grecia en el caso de España y descarta un rescate.

el 10 may 2011 / 14:51 h.

TAGS:

Rajoy durante su discurso en Vigo.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha alertado de que el "principal problema" de la economía española es "la falta de confianza" y ha proclamado que, para "recuperarla", España necesita "finiquitar ya la etapa de los bandazos e improvisaciones" del socialista José Luis Rodríguez Zapatero y tener un Gobierno formado por "personas competentes" capaces de articular "un plan conocido que fije objetivos y rumbo".

"España necesita un Gobierno serio, formado por personas competentes, que tengan las ideas claras, que sepan lo que hay que hacer y que tengan el arrojo y el coraje y la determinación para hacerlo; en segundo lugar necesita un plan conocido, que sea muy bueno, que dé certidumbre, que la gente entienda y que fije objetivos y rumbo", ha sentenciado Rajoy en una comida mitin en Vigo, en la que estuvo acompañado del líder del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y de la candidata popular a la Alcaldía de la ciudad, Corina Porro.

En una intervención centrada en la situación económica de España, el líder popular advirtió de que es "imposible" que el país recupere la "confianza" con el actual Ejecutivo estatal. Frente a ello, apostó por la austeridad en la gestión pública, el apoyo "absoluto y radical" a los emprendedores, medidas para facilitar la financiación e incentivos fiscales como recetas para lograr "el crecimiento económico" y generar "empleo", dos factores que ve "clave" para superar la crisis.

"Queramos o no queramos las administraciones públicas tendrán que ser muy austeras en los próximos años", advirtió Rajoy, antes de alegar que "detrás del déficit público y de la deuda pública española" están "buena parte de los problemas" que hay en las instituciones europeas y en los mercados. "No podemos seguir emitiendo deuda pública de por vida, hay que controlar el déficit", aseveró.

Al tiempo, constató que está "subiendo el crédito a la administración y bajando a las familias y a las empresas", para insistir en la necesidad de aplicar la "austeridad" y una ley de estabilidad presupuestaria que "fije un techo de gasto y endeudamiento" a todas las administraciones. También de importancia "capital" resulta, a su juicio, el apoyo "total, absoluto y radical" a emprendedores y autónomos, a quienes España "necesita para salir adelante".

Incentivos fiscales y otras medidas

En su batería de propuestas, Rajoy defendió el impulso de  "incentivos fiscales" en la actividad empresarial para la mejora de  la "competitividad" en el ámbito del comercio minorista, a través de  un plan de modernización. También propuso, entre otras medidas, bajar  el tipo de impuesto de sociedades para las empresas de reducida  dimensión y elevar hasta 12 millones la cifra de negocio para que una  firma pueda ser considerada pyme "a efectos fiscales".

Para "facilitar" la financiación y atenuar el "impacto" en los  efectos de la morosidad, se mostró partidario de permitir que las  pequeñas y medianas empresas, así como los autónomos, no tributen por  el IVA de las facturas no cobradas, y que ambos colectivos puedan  "compensar" las deudas reconocidas de todas las administraciones con  sus impuestos correspondientes. Y es que, alertó el dirigente  popular, lo que "se ha puesto de moda" en las administraciones es "no  pagar", extremo que consideró "inaceptable".

Descarta el rescate

Sin salir del ámbito económico, Rajoy aludió a la posibilidad de que la Unión Europea (UE) tenga que movilizar un segundo fondo de ayuda a Grecia y resaltó que, junto al griego, hay otros dos países europeos --Irlanda y Portugal-- cuya situación es "peor" que de la economía española, aunque ésta, incidió, no deja de ser "preocupante".

En este escenario, el jefe de filas del PP constató que la situación de estos países genera "grandes tensiones" en los mercados y "muchos rumores sobre contagios", si bien manifestó su convicción de que, en el caso de España, son "infundados".

"España no tendrá rescate, lo creo firmemente", sentenció Rajoy, aunque calificó de "triste" que el país tenga que estar pendiente de la situación de Grecia y alertó de que esta coyuntura es "negativa" porque "encarece y aumenta" las dificultades de las empresas españolas para encontrar financiación en los mercados.

 

 

  • 1