jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

Rajoy reclama un PP "limpio" y "unido" para llegar a La Moncloa

El líder gallego presentará esta semana su código ético y un pacto contra la corrupción

el 15 nov 2009 / 21:24 h.

TAGS:

La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, acaricia a Mariano Rajoy, en la clausura de la Convención.

Ayer el presidente del PP, Mariano Rajoy, quiso hacerse oír ante los votantes que tienen que decidir si apuestan por él como próximo inquilino de La Moncloa en 2012 y, sobre todo, ante sus dirigentes, para que dejen de ponerle piedras en el camino.


Por eso el político gallego reclamó ayer un partido "unido y limpio" para liderar y ser "un instrumento útil" a la sociedad, así como para devolver a los ciudadanos "la confianza" en los políticos, para lo que presentará en una semana su esperada propuesta de pacto contra la corrupción y código ético.


Durante el discurso de clausura de la Convención que los populares celebraron estos días en Barcelona, Rajoy apenas se ha referido a la situación de su partido tras los recientes conflictos internos, salvo esa mención a la necesidad y a la "exigencia" de que el PP sea un partido "unido y limpio". Ante todos los barones territoriales de la formación, excepto Esperanza Aguirre y Francisco Camps, precisamente los protagonistas de las últimas polémicas en el seno del partido, Rajoy puso énfasis en situar al PP como referencia de lo que para él es "inexcusable" y "ejemplar" en política: "la exigencia moral" de "limpieza en la vida pública".


"Traicionar eso supone traicionar la confianza que han depositado los ciudadanos en nosotros y la confianza de los propios compañeros, a los que se les hace mucho daño", añadió. Debido a ese "nivel de exigencia" y porque "hay que devolver a los ciudadanos la confianza en sus representantes", el líder del Partido Popular recordó que en los próximos días estará ultimado el Código de Buenas Prácticas y en una semana su propuesta para un pacto contra la corrupción.


Además, reivindicó la política como una "actividad noble basada en el servicio ciudadano" y, de paso, recordó a todos los servidores públicos que ha conocido a lo largo de su vida por haber sido un ejemplo de "abnegación, trabajo y sacrificio".


El presidente del PP ha querido que la Convención de su partido se cerrara con un mensaje de esperanza en tiempos de crisis.


Si el Gobierno ofrece "parálisis, improvisaciones o frivolidades permanentes", más lo que eso conlleva de "pesimismo", el PP, en opinión de Rajoy, enseña ilusión por "despejar la niebla de desesperanza" que cunde en la población como consecuencia de la situación económica. Añadió, en este contexto, que tanto él como su equipo están en condiciones de gobernar "ahora mismo" y de situar al país en "la senda del crecimiento y la prosperidad", sobre todo porque forman un partido "previsible y fiable" que no improvisa ni "busca soluciones milagreras". Al contrario, continuó Rajoy, ya que el PP tiene un programa y un ideario político conocidos, de valores y principios ajenos a las "modas", aunque en constante "enriquecimiento", como a su entender ha quedado probado en esta Convención.


Rajoy se detuvo en su intervención en los pilares de ese proyecto: la educación y la formación como "principales armas competitivas"; fomentar las políticas de I+D+i en los ámbitos público y privado; proteger la estabilidad de los trabajadores; garantizar las prestaciones del Estado de Bienestar por medio de políticas que creen empleo y asentar una sanidad pública universal.

  • 1