Local

Rajoy relaja el tono mientras Aguirre aún baraja presentarse a presidir el PP

Sigue la guerra abierta en el PP. En el capítulo de ayer de la crisis popular, Rajoy se esforzó por relajar el tono, mientras que Aguirre continuó jugando al despiste y reiteró que no es su intención presentar candidatura alternativa en el congreso. (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 03:33 h.

TAGS:

Sigue la guerra abierta en el PP. En el capítulo de ayer de la crisis popular, Rajoy se esforzó por relajar el tono, mientras que Aguirre continuó jugando al despiste y reiteró que no es su intención presentar candidatura alternativa en el congreso. Insistió, sin embargo, en que tampoco lo descarta.

La presidenta de la Comunidad de Madrid volvió a decir ayer que no está en sus planes presentar su candidatura a la Presidencia del PP. Aseguró que no es su intención y que nunca lo ha sido. Sin embargo, en lugar de terminar así su argumentación, Aguirre precisó: "Yo, como jugadora de cartas, de póquer y de mus, que soy, de momento para poder descartarte tienen que darse las cartas, y es que las cartas no se han dado". La presidenta madrileña no sólo volvió a dejar la puerta abierta a rivalizar con Rajoy en el congreso de junio, sino que pidió explicaciones sobre las palabras que el líder popular le dirigió el pasado sábado.

"Si alguien se quiere ir al partido liberal o al conservador, que se vaya", fue el reto lanzado por Rajoy. A Aguirre, que ese día se mostró sorprendida, no parece haberle hecho gracia ese comentario. Tras reunirse con el presidente valenciano, Francisco Camps, quien ya ha expresado su respaldo absoluto a Rajoy, Aguirre dijo que no puede creer que el líder del PP quiera "echarla" del partido. "Como no lo puedo creer, no", contestó a la pregunta de si se sintió aludida. Pero como algunos medios "han interpretado lo contrario", dijo, "quizá sería muy bueno" que Rajoy "lo aclarara".

Su reunión con Camps situó ayer a ambos líderes regionales en el centro de todas las miradas. El presidente valenciano ha sido, desde el inicio del debate interno en el PP, el más fiel defensor del liderazgo de Rajoy, por lo que su encuentro de ayer con Aguirre fue visto como un encuentro entre las dos corrientes enfrentadas del partido.

Ante el desafío de Aguirre, Rajoy retrocedió y renunció a la actitud combativa que mostró el sábado. Guardó silencio unas horas y, a través de un portavoz del PP, aseguró dócilmente que jamás se le ha pasado por la cabeza que Aguirre pueda estar en otro partido. Asimismo, dijo que cree que es un "gran activo" y contará con ella si es reelegido en el cargo. Esas fuentes populares explicaron que Rajoy pretendió en Elche "garantizar la unidad del partido y la independencia".

En estas circunstancias, además de dejar la puerta abierta a una candidatura alternativa a la de Rajoy en el congreso de junio, la presidenta regional cambió de discurso también en lo referente a otros asuntos. Así, Esperanza Aguirre dijo que se siente "cómoda" en el PP y aseguró que no ha pedido un debate ideológico en su partido, sino uno con los adversarios políticos. "No sé de dónde ha salido esa distorsión", subrayó.

  • 1