Local

Rajoy dice que no tiene "intención de variar el rumbo"

El presidente explica en el Congreso el nuevo plan de reformas del Gobierno presentado hace dos semanas. Rubalcaba le planteará la propuesta de un pacto por el crecimiento.

el 08 may 2013 / 09:43 h.

TAGS:

rajoy-congresoEl presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este  miércoles en el Pleno del Congreso que está "abierto a toda  sugerencia útil" que pueda plantearse para contribuir a que el  Gobierno sea "más fuerte y eficaz en beneficio de los españoles",  aunque ha advertido a la oposición de que no tiene "intención de  variar el rumbo" de sus políticas económicas, porque "el mejor  servicio que se puede hacer a quienes sufren el paro es perseverar". Durante su primera intervención en la Cámara Baja, ante la que ha  comparecido a petición propia para explicar el Programa de  Estabilidad y el Plan Nacional de Reformas remitidos a Bruselas hace  unos días, el presidente ha defendido las decisiones de su Gobierno y  los frutos que ya han dado, aunque no ha ofrecido nuevos detalles  sobre ninguna de las reformas que se aplicarán a partir de ahora  porque, a su juicio, son "de sobra conocidas" ya que fueron  anunciadas en el Debate sobre el estado de la Nación. No obstante, ha tendido la mano a los grupos parlamentarios que  "de verdad pretendan ayudar a los parados con algo más que buenos  deseos y fantasías ilusorias" a "sumarse" al trabajo del Gobierno,  aunque avisándoles de que no planteen "atajos quiméricos ni medidas  erráticas" porque se continuará con "la misma política, que es la que  da resultados palpables". "Estoy abierto a toda sugerencia útil que nos ayude a ser más  fuertes y más eficaces en beneficio de los españoles. Toda ayuda para  alcanzar los objetivos que nos hemos propuesto será bienvenida, no  porque el Gobierno carezca de suficientes apoyos parlamentarios, sino  porque estamos ante una responsabilidad que nos alcanza a todos y a  la que todos, sin duda, podemos contribuir", ha apuntado. rajoy-congreso-2CAMBIO DE PREVISIONES. Además, ha recordado que el Gobierno "ni ha variado su rumbo ni  tiene intención de variarlo" por lo que ha instado a todos a no  llamarse a engaños ni esperar "bandazos o vacilaciones" porque "no  estamos en el camino equivocado" y los españoles "no desean volver a  las calamidades que han quedado atrás". "Adaptarnos a las circunstancias, sí; vacilaciones, ni una", ha  dicho, justificando el cambio en las previsiones económicas para los  próximos ejercicios en que "corresponden a una realidad que no estaba  prevista" y que se han hecho para contar con cifras "realistas". "Las  hemos hecho a la baja, cosa que no debe alarmar a nadie, porque es lo  razonable. Son estimaciones deliberadamente prudentes, lo que las  hace más serias y fiables", ha dicho. Según Rajoy, la mejor muestra de que ya ha habido cambios es que  ya nadie le pregunta si España va a pedir un rescate, algo que "hace  unos meses preguntaban todos los días". "*Y por qué? Porque hemos  demostrado una férrea voluntad de mejora y una capacidad de  sacrificio, y un empeño por cumplir nuestros compromisos que han  despejado todas las dudas", ha dicho. Así, lo único que refleja la revisión del cuadro macroeconómico es  el "nuevo escenario" en el que se moverá el país y además las  previsiones "ni siquiera tienen por qué cumplirse", objetivo que, de  hecho, persigue el Gobierno con sus actuaciones.   "Y tampoco reflejan ningún cambio en las directrices o en el rumbo  de nuestra política económica", ha insistido, avisando a quienes  "piensan que las previsiones modifican la política del Gobierno de  que se equivocan". "Lamento mucho desengañar a quienes disfrutan  sembrando alarmas, pero están pinchando en una nube", ha añadido. YA HAY LOGROS. Entre otras cosas, porque las reformas ya están obteniendo  "logros", entre los que el líder del Ejecutivo ha mencionado la  reducción de la prima de riesgo --que a final de año podría suponer  un ahorro de unos 1.000 millones de euros-- o la reducción de la  deuda española con el exterior. "Y ese cambio cualitativo se traduce  en confianza y tranquilidad respecto a España", ha apostillado. "Algo  está cambiando, y no es por casualidad", ha añadido el presidente,  argumentando que las mejoras "no son fruto de ningún milagro" sino  que "se las han ganado los españoles a pulso". Por eso, y por los más de seis millones de parados alcanzados  durante el primer trimestre del año, el Gobierno mantendrán una  política cuyo "objetivo final es la reactivación económica y la  creación de empleo". "Los 6,2 millones de parados son el mejor  acicate para no retroceder ni un milímetro y mantener el rumbo sin  vacilaciones y sin descanso", ha asegurado. Y es que, según Rajoy, la creación de empleo es "inseparable" de  la corrección de los "graves desequilibrios económicos heredados" del  anterior Ejecutivo, por lo que lo primero que hay que hacer es  "enderezar lo que estaba torcido" y "eliminar los escollos" a la  creación de puestos de trabajo, que es la "mejor política de empleo"  y "todo lo demás es una caricatura". En este punto, ha cargado contra los socialistas, que usaban las  previsiones para "fantasear, para intentar lucirse" y "no servían más  que para redoblar la desconfianza", y ha señalado que el principal  error del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero fue "cometer la  ligereza de pensar que, sin molestarse en corregir los desequilibrios  era posible estimular el crecimiento". "No estimuló el crecimiento, sino el paro y el gran socavón de la  deuda que estamos intentando tapar. No me pidan que repita ese  disparate, y mucho menos en un clima de estancamiento. Lo que  reclaman los parados no es que tiremos por la ventana todos los  sacrificios, todo el esfuerzo, sino que salgamos cuanto antes del  agujero", ha dicho. NO SE PUEDEN HACER EXPERIMENTOS. Así, ha asegurado que ya se ha "avanzado muchísimo" y se ha  "dejado atrás lo peor" por lo que ahora el Estado tiene la  "obligación moral de no ser frívolo con los intereses de la gente, de  no hacer experimentos con la economía y de perseverar en la misma  dirección" porque "ésa es la ruta que lleva a la corrección" de los  desequilibrios. "Ni el cambio continuo, ni el aparentar que se hace, ni los gestos  para la galería sirven para nada, y son muy caros. Ya los hemos  conocido y todavía no hemos terminado de pagarlos. Sería una  frivolidad que los repitiéramos. Seis millones de parados no merecen  ligerezas de ninguna clase, ni políticas erráticas, sino esfuerzo,  sacrificio, perseverancia, y perseverar en las reformas dando tiempo  para que produzcan su efecto las que ya están en curso", ha  insistido. Finalmente, Rajoy ha reiterado que "nada de esto se debe a la  buena suerte, del mismo modo que nada de lo que antes ocurría era  fruto de la fatalidad", y ha dicho "sin ningún asomo de triunfalismo"  que España está "avanzando en medio de grandísimas dificultades" y  puede "estar orgulloso" de estar poniendo los "cimientos que  sostendrán la recuperación" ahora y en el futuro, para que nuevas  crisis no se materialicen en expulsión de trabajadores del mercado  laboral. "España ya está en una situación nueva, más sólida y con más  futuro que hace un año. Ha sido muy duro pero no ha sido en vano. Es  preciso perseverar y dejar que las medidas actúen y los resultados  lleguen. La política económica ni se improvisa ni se puede variar a  cada paso ni admite recetas mágicas ni entiende de atajos. No existe  ninguna medida que obre milagros de hoy para mañana. Todas exigen su  tiempo y hay que dárselo. A eso se le llama perseverar, sostener la  tarea, no dejar las cosas a medio hacer, no malversar los  sacrificios. Nos queda todavía mucha tarea que atender, pero llegará  la cosecha", ha concluido.

  • 1