Local

Rajoy sabía que el PP pagaba en dinero negro a empresas de Correa

Álvaro Pérez, El Bigotes escribió a Mariano Rajoy para ponerle en conocimiento del impago de una deuda del año 1999

el 27 sep 2009 / 18:47 h.

TAGS:

Rajoy sabía de la relación del PP valenciano con el Gürtel porque El Bigotes le informó del impago de una deuda que el partido debía pagar a las empresas de la trama en dinero negro. Así informó ayer la Cadena SER mientras los populares valencianos cerraban filas en torno a Costa.


La documentación aportada por la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales de la Policía, que ha destapado un entramado de financiación ilegal en el PP valenciano, contiene un documento en forma de carta remitida por Álvaro Pérez, El Bigotes, a Mariano Rajoy para ponerle en conocimiento del impago de una deuda del año 1999 por actos públicos de la campaña de las municipales en Galicia que habían sido organizados por las empresas de la trama.

La deuda reclamada por El Bigotes se refiere a un periodo de tiempo en el que, según la Policía, el PP y la trama pactaron que la mitad de los pagos se realizarían en dinero negro y por tanto sin posibilidad de ser fiscalizados.
El informe policial, al que tuvo acceso la SER, habla de "facturación dual" para referirse a las relaciones de la trama con el PP entre 1996-1999. En esa época Pablo Crespo era el secretario de organización del PP de Galicia y las empresas de Correa estaban detrás de todos los actos que organizaba el partido allí.

La Policía llega a esta conclusión tras el análisis del contenido de una caja de seguridad a nombre de Crespo en una entidad bancaria de Pontevedra.

Cierre de filas. Mientras nuevas informaciones sobre la supuesta financiación ilegal del PP veían la luz ayer, los principales dirigentes valencianos del partido cerraban filas en torno a Ricardo Costa, de nuevo acusado en el informe policial filtrado el pasado viernes. El presidente provincial del PP en Valencia, Alfonso Rus, expresó su "apoyo" y el "de los militantes de Valencia" al secretario general del PPCV, mientras que las secretarias provinciales del PP en Alicante y Castellón, Mónica Lorente y Marisol Linares, respectivamente, ratificaron ese apoyo y denunciaron que existe "una campaña de acoso y filtraciones contra el PPCV".

Todos ellos ratificaron su confianza en Costa en sendos comunicados tras las informaciones aparecidas en medios de comunicación acerca de que algunos militantes del partido exigían la dimisión del secretario general. "No es casualidad que Zapatero ha de tener los peores titulares por la subida de impuestos y resulta que salen este tipo de informaciones, que son totalmente descabelladas", subrayó Rus, quien estimó que "los socialistas deberían de inventarse otras historias porque se les ve el plumero rápidamente". Por su parte, Marisol Linares alabó la labor de Costa y coincidió en denunciar "una campaña de acoso para dañar la imagen del PP".

Mientras tanto, el miembro del Comité Ejecutivo nacional del Partido Popular, Gerardo Camps, aseguró que Costa "cuenta con la confianza de todo el PP" y destacó la "gran" labor desarrollada por éste, una actuación que, en su opinión, "ha levantado las iras de los que intentan articular una campaña contra la imagen del PP y de la Comunidad Valenciana".

"Muchos no asumen que un haya un partido valiente, sin complejos, cuyo único objetivo es el de velar por el presente y el futuro de los valencianos", resaltó Camps.
También los alcaldes de las tres capitales de provincia de la Comunidad Valenciana, Rita Barberá, Sonia Castedo y Alberto Fabra, ratificaron ayer su "respaldo absoluto" al secretario general del PPCV, que "cuenta con la confianza de todo el PP", en palabras de la regidora valenciana.

El propio Costa se pronunció ayer para decir que "a los dirigentes del PP no hace falta que nos digan cuándo hay que dimitir". El secretario general del partido en Valencia presentó ayer una encuesta según la cual, si se celebrasen hoy las elecciones autonómicas, el PPCV obtendría 525.000 votos más que los socialistas, un sondeo al que el PSOE restó credibilidad.

  • 1