Local

Rajoy seguirá aunque haya financiación ilegal en el PP

Justifica su decisión porque asegura que él no ha cometido ninguna ilegalidad.

el 11 ene 2010 / 21:08 h.

TAGS:

Rajoy, junto a Cospedal y Fraga Iribarne, ayer en la Junta Directiva del PP.

El presidente de PP, Mariano Rajoy, aseguró ayer que no dimitiría en caso de descubrirse una trama de financiación irregular en su partido a propósito del caso Gürtel y reiteró que hasta donde él sabe los implicados "jamás dieron un solo euro" a su formación.

En una entrevista en la Cadena SER, Rajoy fue preguntado si pensaría en dimitir si se comprueba que el PP se ha financiado de modo irregular, a lo que sentenció: "No, porque yo no lo he hecho". "Se me puede acusar de muchas cosas pero por esa vía va a ser difícil acusarme", añadió. En este punto, indicó que hasta donde él sabe la trama liderada por Francisco Correa no implicó financiación ilegal en su partido, según le manifestó el entonces tesorero Álvaro Lapuerta. "Jamás estas personas dieron un sólo euro al PP", indicó, para manifestar que él está "muy tranquilo" respecto a este asunto.

"Nunca estamos libres de que haya gente que no se comporte como debe hacerlo", prosiguió, para señalar que el PP es una "gran" organización y manifestar que "la mayoría" de los dirigentes que ha conocido a lo largo de su trayectoria política es "gente honrada" al tiempo que consideró injusto considerar a todo un colectivo dedicado a la actividad política como "sospechoso".

Mientras, en la Junta Directiva Nacional, el máximo órgano entre congresos del Partido Popular, que ayer se celebró para dar el pistoletazo de salida a un año que el Partido Popular ve con optimismo, Rajoy exigió a sus compañeros que deben comportarse con "inteligencia" para evitar crear más dificultades de las que se avecinan, a pesar de que su partido "va bien" en las encuestas y "mejor en la calle".

Así, defendió el estilo de oposición "sensato" de su partido, pues se ha mostrado "duro" en los asuntos que más importan a los ciudadanos (la crisis, el caso del Alakrana) y se ha demostrado, en su opinión, como un partido capaz de llegar a acuerdos (Presidencia europea, ayudas a las entidades bancarias).

Encuestas positivas. El estilo "sensato" de oposición lo avalan las encuestas electorales publicadas recientemente, pues en todas ellas los populares se colocan con ventaja respecto al PSOE, y lo corrobora el clima que se respira en la calle.

El presidente fundador, Manuel Fraga, no obstante, recordó a Rajoy que su valoración personal en esas mismas encuestas sobre intención de voto sigue por debajo de la de Zapatero, por lo que le recomendó que ahora que parece inminente la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut de Cataluña defienda con más énfasis la propia Constitución y la unidad de España.

Rajoy quiso transmitir a sus compañeros un mensaje de movilización, pues aunque el partido vaya bien, los miembros del partido han de "medir bien lo que hacen" y actuar con "inteligencia" para no sumar más "dificultades" a las que se avecinan. En otras palabras, según afirmó el líder del PP, para no crear "dificultades de modo gratuito".

Omitió cualquier referencia explícita al caso Gürtel y a otros asuntos espinosos en el PP, como la guerra del agua entre Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Murcia, pero dejó claro que se avecinan "dificultades".

Más por los problemas que ha generado la realidad de la crisis económica que por los posibles problemas internos, el líder de los populares destacó que su partido se encuentra ante "una enorme responsabilidad". "El Gobierno lo está haciendo rematadamente mal", no sólo en economía, sino también en la configuración territorial del Estado, indicó Rajoy, y en un contexto así, el PP debe actuar con un "nivel de exigencia máximo". "Yo, desde luego, me lo voy a aplicar", sentenció.

Ese nivel de exigencia tiene que acompañar a los integrantes del PP durante todo el año porque previsiblemente en octubre habrá elecciones catalanas, y el año que viene autonómicas y municipales. "Muchos ciudadanos nos están mirando y si hoy se hacen elecciones, seguro que cambian el voto. Para esos ciudadanos hay que trabajar. Los españoles quieren cambios", dijo.

  • 1