lunes, 18 marzo 2019
17:53
, última actualización
Local

Rajoy amaga otra vez con frenar a Sanz y hunde al PP andaluz en el desconcierto

Zoido cancela una cena con los barones provinciales prevista para esta noche pero se mantiene un almuerzo mañana con Cospedal.

el 04 feb 2014 / 17:15 h.

TAGS:

Juan Ignacio Zoido y José Luis Sanz durante la última reunión de la Junta Directiva del PP andaluz, en enero. / Julio Muñoz (EFE) Juan Ignacio Zoido y José Luis Sanz durante la última reunión de la Junta Directiva del PP andaluz, en enero. / Julio Muñoz (EFE) El espectáculo en que se ha convertido la designación del próximo presidente del PP de Andalucía y candidato en las elecciones autonómicas supera ya con creces el esperpento. «Tremendo, es tremendo», murmuraban ayer dirigentes del partido divididos entre la indignación y el desconcierto. El frenazo de Mariano Rajoy al nombre de José Luis Sanz como futuro líder del PP andaluz se ha repetido por segunda vez. Dicen que solo por horas, pero hasta hoy no se sabrá. En diciembre el presidente del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, dio por hecho que se iba a precipitar su relevo y desde la dirección regional apuntaron a Sanz, actual número dos, como el sucesor. Acto seguido, Rajoy mandó frenar la operación y ordenó abrir el abanico de candidatos. Su apuesta era Fátima Bañez, insisten, que se resiste a dejar Madrid por motivos familiares. Después, Rajoy ordenó esperar hasta «después del turrón». Apenas dos meses más tarde ha vuelto a ocurrir. Cuando de nuevo desde la dirección andaluza apuntaban a Sanz como el candidato único y favorito, el presidente del PP ha vuelto a mostrar sus dudas. Casi nadie se explica qué le pasa a Rajoy por la cabeza y desde la cúpula del PP andaluz aseguran que todo estaba hablado y cerrado. Hoy hay prevista una Junta Directiva regional en la que se convocará el congreso previsto para marzo y que cerrará el relevo de Zoido. A la misma acudirá la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Será ella quien se reúna con los presidentes provinciales en un almuerzo en Sevilla. Ni desde Génova ni desde la calle San Fernando quisieron confirmar ayer si de esa reunión saldrá el nombre del futuro candidato del PP a la Junta de Andalucía, como estaba previsto. Tampoco si será Sanz. La perplejidad era ayer el común denominador para la mayoría de los dirigentes del partido consultados por este periódico. Los presidentes provinciales habían recibido el lunes la llamada personal de Sanz para convocarlos a una cena, previa a la Junta Directiva, en la que Zoido pensaba dar por cerrado el nombre del alcalde de Tomares. Ayer fueron desconvocados. El PP de Málaga quiere a Juan Manuel Moreno Bonilla –número dos del Ministerio de Sanidad– y el PP de Cádiz directamente no quiere a Sanz. Detrás están las rencillas internas del PP, con Javier Arenas y Soraya Sáenz de Santamaría tratando de doblar el pulso a Cospedal. El tercer nombre es liza es el de Bañez. Fuentes del PP indicaron que fue Rajoy personalmente el que de nuevo mandó echar el freno ayer mismo por la mañana, cuando todos los titulares de la prensa daban por hecho, de nuevo, a Sanz como favorito. Supuestamente todo había quedado cerrado en la convención nacional celebrada el pasado fin de semana por los populares en Valladolid. El PP andaluz lleva días apuntando que Zoido y Rajoy mantenían una interlocución fluida sobre el futuro del partido en Andalucía. La primera vez ya erraron. El también alcalde de Sevilla lo había cerrado todo con Cospedal pero no directamente con el presidente y no querían que se repitiera el espectáculo. Pero a los periodistas en Madrid, alguien del entorno directo de Rajoy les negó que el presidente hubiera dado el visto bueno en Valladolid y aseguraron que de nuevo estaba molesto porque se había desayunado la elección de Sanz en la prensa. De hecho, el líder del PP se jacta de que a este asunto del candidato de Andalucía no le dedica «ni un minuto». Ya le ha dedicado más de dos, cuando mandó parar la primera vez y ahora una segunda. Nadie del PP andaluz supo explicar ayer qué pasará en la Junta Directiva de hoy aunque siguen dando a Sanz como favorito. Los veteranos del partido aseguran que convocar un congreso sin poner el nombre del futuro líder sobre la mesa sería «inédito» y «una torpeza tremenda». Nunca ha ocurrido en Andalucía ni casi en otra comunidad salvo en Baleares, donde hubo dos candidatos en liza. Hace ya más de un año que Zoido dijo que quería dejar atrás su responsabilidad en el PP andaluz para dedicarse de lleno a su prioridad: Sevilla. En ese tiempo, el liderazgo interino de Zoido ha debilitado al partido que ganó las tres últimas elecciones en Andalucía y sus maniobras para despojarse de su cargo no han tenido éxito. El PP andaluz rehusó ayer dar una versión sobre lo que estaba ocurriendo. Los presidentes provinciales negaron que la cena se hubiera desconvocado por problemas de agenda. Están atónitos.  

  • 1